Arcturus y Victoria

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Arcturus and Victoria and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español

Arcturus y Victoria, los Elohim del séptimo rayo, concentran las energías del chakra de la sede del alma del planeta desde su retiro, en el reino etérico, cerca de Luanda, en Angola (África). Este retiro está dedicado a la libertad y la victoria del planeta. También concentran la llama de la misericordia, el perdón y la alquimia. Los latidos de la llama violeta desde los corazones de Arcturus y Victoria producen el ritmo y el ritual de la aplicación a través del servicio y la reverencia por la vida.

Arcturus utiliza la llama morada para concentrar la acción científica y la esencia transmutadora de la libertad, mientras que Victoria irradia la llama violeta (del color de las orquídeas), representando la misericordia y el amor por la libertad.

El servicio de Arcturus hoy

El servicio de los Elohim del séptimo rayo a este planeta se ha intensificado a partir del siglo XX como resultado de la dispensación recibida por Saint Germain en la década de 1930 de entregar al mundo exterior las enseñanzas del YO SOY. Anteriormente esta instrucción sólo se había dado en los retiros de la Hermandad.

Por tanto, a la apertura del Century of Progress Exposition en Chicago, en 1933, Arcturus dio comienzo a la acción específica de la llama de la libertad como ayuda a las Américas. Durante esa década, otros seres cósmicos salieron del Gran Silencio (Nirvana) para ayudar a Saint Germain en esta enorme empresa en pos de las evoluciones del planeta. Esta ayuda ha sido aumentada e intensificada en años recientes, y el continuo patrocinio de la Gran Hermandad Blanca, las huestes ascendidas y los seres cósmicos queda evidente en las dispensaciones que se han producido.

El milagro de la llama violeta

Arcturus y Victoria han hablado frecuentemente sobre los beneficios de la llama violeta:

Los problemas del mundo son más grandes que nosotros dos y que todos nosotros. No son más grandes que los Elohim de Dios, pero son más grandes que nosotros cuando no tenemos a nadie con quien entrar en contacto en la Tierra que haga el llamado a la llama violeta gracias al cual podamos interceder.

La llama violeta, por tanto, es la solución del momento para que las cosas marchen… en todos esos sitios que veis cuando os sentáis delante del televisor y os quedáis mirando sorprendidos las atrocidades que se cometen. Sin embargo, ¿habéis saturado la zona con la llama violeta?… Sean cuales sean los problemas que veáis cuando miréis vuestra vida en el hogar, vuestra familia, vuestros hijos, ¡sabed que la llama violeta puede marcar la diferencia, y que lo hará!…

Muchos de vosotros habéis visto la película Aladdín y os habéis dicho, «eso es justo lo que necesito, ¡necesito un genio!»… Pues bien, Saint Germain también es un genio. Así que tenéis vuestros genios. ¡De hecho, tenéis diez mil veces diez mil genios! Mirad a todos los maestros ascendidos y huestes del SEÑOR que, cuando oyen tan sólo una orden vuestra, cuando esa orden está cualificada por la voluntad de Dios, responden a vuestra llamada y actúan por vosotros siempre y cuando lo que pidáis sea la voluntad de Dios y esté de acuerdo con el plan cósmico para ese acontecimiento… ¡Nosotros, Arcturus y Victoria, tenemos alegría y estamos siempre listos para salvar el planeta Tierra en respuesta a vuestra orden![1].

Arcturus y Victoria nos lanzan este desafío:

¡Vosotros decidiréis si la llama violeta será para vosotros el trampolín de vuestra victoria!…

¡Vosotros decidiréis qué será la llama violeta como factor x al darle un giro a vuestra vida, a vuestra economía, a vuestra perspectiva!

¡Todo lo que os ocurra en este mundo se puede alterar con la llama violeta! Sólo vosotros podéis decidir…

De alguna manera esta mente humana que lleva el molde del morador del umbral y del «no yo» no acaba de creerse, incluso en las mentes y corazones de los chelas, que la llama violeta puede hacerlo todo, todo lo que necesitéis que se haga… Sí, amados corazones, ver significará creer. Y nos aseguraremos de que en algún nivel de vuestro ser, tanto consciente como inconsciente, reconozcáis los milagros de la llama violeta que invoquéis.

Cuando un alquimista va a su laboratorio, si no realiza el experimento, si no hace alquimia, no ocurre nada. ¡Pues bien, si vosotros no hacéis nada, no veréis nada! Por tanto, el experimento debe incluir vuestra invocación de la llama violeta durante cierto tiempo, todos los días, hasta que tengáis un impulso acumulado en vuestra aura…

La llama violeta es la medicina milagrosa del siglo. ¡Es la llama milagrosa! Y puede marcar la diferencia en cuanto al camino al que se dirija el planeta Tierra. No me importa si silbáis la llama violeta, si cantáis la llama violeta, si saltáis y bailáis con la llama violeta, si danzáis en círculos con toda vuestra música para la llama violeta, si creáis nueva música para los decretos de llama violeta.

No me molesta que hagáis cualquier cosa. ¡Haced juegos con ella! ¡Haced maratones con ella! Pero hagáis lo que hagáis, amados, tenéis que poneros manos a la obra con métodos fascinantes e innovadores para llevar la llama violeta a todos los ámbitos de vuestra vida y para llevarla al punto en el que cuenta, junto con la ciencia de la Palabra hablada: vuestra palabra, vuestra lengua, vuestras cuerdas vocales y vuestros chakras[2].

Retiro

Artículo principal: Retiro de Arcturus y Victoria

Su retiro es en el reino etérico cerca de Luanda en Angola, África.

Existen otros focos de Arcturus y Victoria que tienen llamas (pero no retiros) sobre Australia, el Polo Sur, los Pirineos, Siberia, la isla Victoria, en el norte de Canadá, y el punto más al sur de Suramérica.

Véase también

Elohim

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Arcturus y Victoria”.

  1. Arcturus y Victoria, “Rub the Violet Flame Lamp and See What Happens (Frotad la lámpara de la llama violeta y ved lo que pasa)”, Pearls of Wisdom, vol. 36, no. 30, 25 de julio de 1993.
  2. Ídem.