Enoc

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Enoch and the translation is 71% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
The translation of Enoch, illustration from Figures de la Bible (1728)

El libro de Génesis dice que Enoc era el séptimo desde Adán, que «caminó con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios[1].

Enoc era un sacerdote del fuego sagrado y un sacerdote de la Orden de Melquisedec.

Enoc ha hablado de los desafíos de aquella vida:

Jamás me arrepentí del paso que di, ni de los que precedieron, que me llevaron al borde de la debacle humana cuando mi propia vida, según mi prójimo, fue juzgada como un fracaso. Y sin embargo, ante los maestros, antes los grandes Hermanos de Luz, fui juzgado digno de ascender y de dejar de ser, pues Dios me llevó. Y no me arrepiento de ello, porque los breves momentos en los que la humanidad se arriesgó a mofarse de mí pasaron rápidamente y la gloria del futuro en reinos de luz ha sido tan maravillosa que incluso en un momento de esa gloria, todo el dolor y la angustia de la censura humana quedaron borrados y pasaron[2].

He caminado con Dios. Durante muchos siglos he caminado por las vías y los caminos del mundo, llevando su llama como emisario de la Gran Hermandad Blanca. Oh, el caminar con Dios en la tierra y en las ciudades celestiales de los reinos de nuestro Señor para sembrar las semillas del Cristo para que pudieran brotar en el corazón de todos los hombres. Vosotros también podéis caminar con Dios si tan sólo pensáis en el hecho de que al dedicaros a vuestras tareas diarias, mundanas como puedan ser, estáis involucrados en un caminar con Dios, y ese caminar se vuelve más cercano, una comunión interior, el ritmo de sus pasos y su latido del corazón, de su aliento de fuego[3].

Tan completamente absorbido en su Individualidad Divina estaba Enoc, que el ritual de la ascensión tuvo lugar en uno de aquellos caminares con Dios. También puede tener lugar para cualquiera que acumule el impulso del fuego sagrado con cada paso, cada latido del corazón. Porque con cada inhalación del fuego sagrado desde el trono de Dios, uno puede acercarse un poquito más a la meta de la unión con él.

Enoc y los ángeles caídos

Existe cierta cantidad de escritos atribuidos a Enoc. El más conocido es el Libro de Enoc, cuyo tema principal es el juicio final de cierto grupo de ángeles caídos a quienes Enoc llamó los «Vigilantes» y su progenie. En uno de los primeros capítulos del libro, Enoc fue enviado a los Vigilantes para transmitir el mensaje de Dios de que no tendrían ni paz ni perdón por sus pecados contra él. Los Vigilantes, aterrorizados y temblorosos, pidieron a Enoc que suplicara a Dios por ellos, algo que Enoc hizo. Sin embargo, el juicio de Dios permaneció contra los Vigilantes: «Jamás ascenderéis al cielo». Enoc escribió este libro para darnos sabiduría, una advertencia y un aviso.

Podemos llamar al maestro ascendido Enoc para que juzgue a los ángeles caídos y los orígenes del mal. Enoc nos dice:

Amados míos, he suplicado al Padre poder hablaros desde mi corazón y en nombre de Saint Germain. Algunos de vosotros estuvisteis conmigo cuando fui Enoc. Algunos de vosotros visteis la Atlántida conmigo. Recordáis vívidamente las tentaciones de los ángeles caídos, que habían empezado hacía mucho, en Lemuria. Amados, sabéis que esos ángeles caídos han llevado a la humanidad en esta hora a las profundidades de una degradación que no se pensaba fuera posible.

Por tanto, ciertamente, todo lo que he escrito sobre el juicio de los Vigilantes ha de suceder. Que los que saben, los que están bien enseñados por los mensajeros, entiendan cómo dirigir el fuego sagrado y las legiones de Astrea hacia la Tierra para que arranquen las raíces de maldad y karma de estos caídos que son atados y eliminados, y después de fallecer, son retirados claramente del plano astral y del planeta[4].

The closeness of Enoch to us

Lord Maitreya has spoken of our relationship with Enoch:

The treasure of the book and the many books written by your Father Enoch is still held within the very heart of the earth. Three hundred sixty-six books did Enoch write in the presence of God when he was taken up to the highest heaven.[5] But after this, the Flood came and no one yet has found these lost books of Enoch. Yet, they were read by his children before the coming of the Flood.

I desire you to understand that all of heaven has conspired together to deliver the Word of God, which God gave to Enoch, through these two witnesses. For this teaching to Enoch was for you personally—for all the descendants of light who came through Adam and reincarnated again, for every embodied angel who embodied for the rescue of the lightbearers. And these teachings now published in these publications are the very message which God secured to Enoch before his ascension into heaven.

I pray that you will pursue a study of this text of the Secrets of Enoch and that you will realize how close you are to that ascended master[6] and how dearly he loves you as Father and father figure in your midst, and how determined he is to promote your calling, your mission, and the spreading of the Word of these books and teachings until all for whom they have been secured may have them and make the choice to ascend to God as he did.

There is great fervor among all the hosts of the LORD, but there is no greater fervor in any than the fervor of your Father Enoch to deliver to you the writings which he himself wrote in the presence of God as his messenger. Do you see how you were all born to be messengers of Shamballa, to carry some portion of that Word—to live it, to internalize it, to be it as a pulsating light on earth? Remember the calling.[7]

Para más información

El Libro de Enoc y otros textos de Enoc, con comentarios de Elizabeth Clare Prophet, se encuentran en el libro Ángeles caídos y los orígenes del mal: por qué los Padres de la Iglesia suprimieron el Libro de Enoc y sus sorprendentes revelaciones.

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Enoc”.

  1. Génesis 5:24.
  2. Enoc, “Transfigured by Christ’s Immortality (Transfigurado por la inmortalidad de Cristo)”, 17 de junio de 1962.
  3. Enoc, “The Walk with God (El caminar con Dios)”, 5 de abril de 1969.
  4. Enoc, “I Have Chosen to Walk the Earth... (He elegido caminar por la Tierra…)”, Perlas de Sabiduría, vol. 30, núm. 9, 1 de marzo de 1987.
  5. See The Book of the Secrets of Enoch 23:1–3; 36; 47:1–4; 68:2, 3, in Elizabeth Clare Prophet, Fallen Angels and the Origins of Evil, pp. 431, 443, 450–51, 466.
  6. For your meditation on the message of Enoch: Enoch’s Rosary MP3 audio album (M10027), which includes every dictation by the ascended master Enoch, the “Enoch Rosary,” readings from works by and about Enoch including The Book of the Secrets of Enoch, and a lecture by Mark L. Prophet, “The Mysteries of Enoch and the Meaning of Arhatship”; and Enoch music CD (D99010).
  7. Lord Maitreya, “The Living Book,” Pearls of Wisdom, vol. 59, no. 5, March 1, 2016.