Señor Maitreya

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Lord Maitreya and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
Lord Maitreya
Señor Maitreya

El Señor Maitreya ocupa el cargo de Cristo Cósmico y Buda Planetario. Su nombre significa "bondad", y él concentra la radiación del Cristo Cósmico para las evoluciones de la Tierra. Protector del planeta Tierra desde Venus, sucedió al Señor Gautama como Cristo Cósmico cuando éste se convirtió en Señor del Mundo durante la ceremonia en el Royal Teton el 1 de enero de 1956. Bajo el cargo del Cristo Cósmico, el Señor Maitreya observa los posibles cambios terrestres así como las idas y venidas de los ángeles caídos y el progreso de los Cristos encarnados.

En la historia del planeta ha habido numerosos Budas que han prestado servicio a las evoluciones de la humanidad mediante los pasos y las fases del sendero del bodhisattva. El Señor Maitreya, el Cristo Cósmico, ha pasado las iniciaciones del Buda. Ha salido a escena en esta época para instruir a todos aquellos que se han desviado del camino del Gran Gurú Sanat Kumara, de cuyo linaje descendieron tanto él como Gautama.

El histórico Maitreya

Maitreya es adorado en Tibet, Mongolia, China, Japan y por toda Asia, donde es reverenciado por los budistas como "el Ser Compasivo" y como el Buda que ha de venir. Aunque Maitreya es aceptado por todos los budistas, asume una gran variedad de roles en distintas culturas y sectas religiosas. Entre otros roles está el de protector y restaurador del Dharma; intercesor y protector; un gurú que comulga personalmente con sus devotos, iniciándolos y enseñándoles; un mesías que desciende cuando el mundo se encuentra en estado de agitación; un mensajero enviado por la Madre Divina para rescatar a sus hijos; y el Buda sonriente zen.

El erudito budista Evans-Wentz describe a Maitreya como el "Mesías budista, que regenerará al mundo con el poder del amor divino e inaugurará una Nueva Era de Paz y Hermandad Universal. Actualmente está en el Cielo Tushita, de donde descenderá y nacerá entre los hombres y se convertirá en el Buda futuro, para revelar de nuevo, como hizo Gautama y la larga Dinastía de Budas pasados, el Sendero que conduce a la Gran Liberación. [1]

El bonzo del fardo

The Hemp-bag Bonze lying on a sheet being held up by four children
El “bonzo del fardo” Japón, siglo XVII

En el budismo chino, el Señor Maitreya es representado algunas veces como el "bonzo del fardo". (Un "bonzo" es un monje budista")En este rol, Maitreya aparece como un Buda sonriente, rechoncho, alegre y barrigón. Con frecuencia es representado sentado, sosteniendo un fardo, con niños felices subiéndose a él por todas partes. Para los chinos representa prosperidad, riqueza material y satisfacción espiritual; los niños representan la bendición de una familia grande.

El erudito budista Kenneth Ch’en escribe sobre su representación de Maitreya:

Un rasgo de su apariencia lo hacía destacar: llevaba un fardo allá donde iba. En ese fardo depositaba cualquier cosa que recibía y por este motivo el fardo se convirtió en objeto de una intensa curiosidad, especialmente entre los niños. Ellos lo perseguían y se subían a él, y lo forzaban a abrir su fardo. En ocasiones así, él ponía el fardo en el suelo, vaciaba el contenido, una cosa a la vez, e igual de metódico las volvía a meter en el fardo. Las expresiones que se le atribuían eran todas enigmáticas y exhibían características [zen]...Una vez un monje le preguntó sobre el fardo, él contestó poniéndolo en el suelo. Ante la pregunta de qué significaba eso, se echó el fardo al hombro y se marchó. Una vez le preguntaron lo viejo que era el fardo y él contestó que era tan viejo como el espacio.[2]

Este fardo demuestra el misterio del espacio y el milagro del espacio bajo el dominio del Buda. Su atemporalidad muestra la maestría del Buda sobre los segmentos de la eternidad, de ahí la eternidad misma, mediante la llama de la Madre.

El linaje de Sanat Kumara

Señor Maitreya

El Señor Maitreya y el Señor Gautama fueron los primeros entre la humanidad en responder al tirón magnético de Sanat Kumara que llevaba a mirar a Dios y a regresar a ese estado divino en el que el hombre ha sido creado en un principio y que está destinado a exteriorizar en el mundo de la forma.

El momento llegó en que aquel que había servido a la Tierra como Buda Planetario eligió regresar a su propia cadena planetaria, dejando una vacante en el cargo para que alguien de entre los protectores de la Tierra lo llenara. El Señor Maitreya solicitó recibir las iniciaciones necesarias para estar cualificado para este cargo. Siglos de auto disciplina, preparación, devoción y maestría hicieron falta para que Maitreya lograra su actual cargo. Su colega a lo largo de todas estas clases de experiencia fue el Señor Gautama, que consiguió primero, por un pequeño margen, el grado búdico, mientras que el Señor Maitreya se le concedió el cargo que seguía: el de Instructor del Mundo.

Como instructor del mundo su misión era la de diseñar para cada ciclo de dos mil años el tipo de instrucción espiritual específico más necesario para la raza humana durante ese período. Cuando hubiera un instrumento listo y dispuesto, Maitreya tendría que actuar de mediador, polarizando los átomos de los cuatro cuerpos inferiores de esa corriente de vida de manera que el plan divino de la Fuente YO SOY individualizada del individuo pudiera fluir hasta su instrumento, exteriorizando en el mundo de la forma las obras de un Cristo.

El Señor Maitreya es el instructor de Jesús quien, junto con Kuthumi, actualmente ocupa el cargo de Instructor del Mundo. Maitreya demuestra para una humanidad en evolución la conciencia del Cristo en todos los ámbitos del empeño humano y su universalidad por todo el cosmos. Es conocido como el Gran Iniciador y fue, de hecho, el iniciador de Jesús cuando este hubo de individualizar la llama Crística en su última encarnación como salvador del mundo y ejemplo del camino, la verdad y la vida para todos los aspirantes que se encuentran en el sendero de Cristeidad personal.

La escuela de misterios de Maitreya

El propio Maitreya fue chela del Señor Himalaya (manú de la cuarta raza raíz) y tiene su propio Foco de la Iluminación en las Montañas del Himalaya. Fue el gurú de las llamas gemelas en el jardín del Edén, que era una escuela de misterios de la Hermandad. La Escuela de Misterios de Edén, localizada en Lemuria, cerca de la actual ciudad de San Diego, fue la primera escuela de misterios del planeta Tierra. Y Maitreya, denominado en Génesis el Señor Dios, fue su primer jerarca.

Desde la expulsión del hombre y la mujer del jardín del Edén debido al abuso del fuego sagrado en la incorrecta aplicación del libre albedrío, la Gran Hermandad Blanca ha tenido escuelas de misterios y retiros que han servido como depósitos del conocimiento del fuego sagrado que es concedido a las llamas gemelas, una vez que estas han demostrado la necesaria disciplina para mantener el camino del Árbol de la Vida. La communidad de los Esenios fue un depósito de ciertos antiguos misterios igual que lo fue la escuela de Crotona, dirigida por Pitágoras.

Tras el hundimiento de Lemuria y de la Atlántida, las escuelas de misterios que se habían establecido allí fueron trasladadas a China, India y Tibet así como Europa, las Américas y el anillo de fuego del Pacífico, donde fueron mantenidas durante miles de años hasta que, una a una, fueron invadidas por las hordas de la oscuridad.

Allí donde estas escuelas han sido destruídas, los maestros ascendidos que las patrocinaron retiraron sus llamas y santuarios sagrados llevándolos a sus retiros en el plano etérico. Allí, sus discípulos reciben preparación entre encarnaciones y en sus cuerpos sutiles (cuando duermen o durante samadhi) con el fin de que puedan alcanzar el divino Autoconocimiento que, hasta que Saint Germain una vez más lo presentó en el siglo XX, no había estado disponible para la humanidad en masa en el plano físico durante siglos. Maitreya ha explicado que esta vez el propio mundo exterior se ha convertido en el retiro en el que cada hombre pasará por sus iniciaciones y, habiéndolas superado, habrá conseguido su libertad eterna, su ascensión en la luz.

La Escuela de Misterios abre de nuevo

Artículo principal: La escuela de misterios de Maitreya

Maitreya, el muy esperado "Buda venidero", realmente ha venido para abrir de nuevo su Escuela de Misterios con el fin de ayudar a Saint Germain y Porcia, llamas gemelas del séptimo rayo y jerarcas de Acuario, para dar entrada a la Nueva Era. El 31 de mayo de 1984 Maitreya dedicó el Corazón del Retiro Interno y todo el Rancho Royal Teton al sendero y la enseñanza del Crsito Cósmico para que los que abandonaron su tutela, tomando el camino de las Serpientes (los ángeles caídos que desviaron a Eva), puedan ser restaurados y los niños de la luz puedan seguir al Hijo de Dios en su regeneración.

Un clíper

Retiros

Artículo principal: El Centro de la Iluminación

Retiro de Maitreya sobre Tianjín (China)

Además de su foco de Iluminación, Maitreya tiene un retiso etérico sobre Tentsin, China, al sureste de Pekin. Con el Señor Gautama, también instruye a los estudiantes que quieren graduarse de la escuela de la Tierra en Shambala oriental y Shamballa occidental así como en el Retiro Royal Teton.

Como patrocinador de llamas gemelas, Maitreya es amigo de todos los iniciados del fuego sagrado. Cuando es llamado, trae la iluminación del Cristo y la fortaleza de la Palabra para pasar las iniciaciones que llegan con su patrocinio.

Su estandarte es la forma de pensamiento de un gran clíper que viene con las mareas vespertinas para buscar y llevar las almas de la humanidad a otra orilla. Su nota clave musical es "Oh, dulce misterio de la vida".

Para más información

Elizabeth Clare Prophet, Maitreya on Initiation (Maitreya sobre iniciación)

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Maitreya, Señor”.

  1. W. Y. Evans-Wentz, ed., El libro tibetano de la Gran Liberación (London: Oxford University Press, 1954) pág. xxvii.
  2. Kenneth K. S. Ch’en, Budismo en China: Un estudio histórico (Princeton, N.J.: Princeton University Press, 1964), pp. 405–6.