Difference between revisions of "Holy Spirit/es"

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
(Created page with "Para ver la enseñanza sobre el Espíritu Santo en y a través de la Naturaleza, véase {{CHM-es}}, págs. 324–26, 343–71, 461–66.")
Line 18: Line 18:
 
== Para más información ==
 
== Para más información ==
  
Para ver la enseñanza sobre el Espíritu Santo en y a través de la Naturaleza, véase {{CHM-es}}, págs. 324–26, 343–71, 461–66.
+
Para ver la enseñanza sobre el Espíritu Santo en y como la Naturaleza, véase {{CHM-es}}, págs. 377–79, 399–431, 536–542.
  
 
== Notas ==
 
== Notas ==

Revision as of 14:08, 29 May 2020

Other languages:
English • ‎español • ‎português

La Tercera Persona de la Trinidad; la ominipresencia de Dios; las lenguas hendidas que concentran al Dios Padre/Madre, también llamado el fuego sagrado; las energías de Vida que colman el cosmos. En la Trinidad hindú de Brahma, Vishnu y Shiva, el Espíritu Santo corresponde a Shiva, conocido como el Destructor-Liberador porque su Amor que todo lo consume, cuando se invoca en los planos de la Materia, ata las fuerzas del mal y transmuta la causa y efecto de las creaciones erróneas del hombre, liberándolo de la prisión de su karma y de los seres oscuros que la habitan.

El prana es la esencia del Espíritu Santo que ingerimos con el aliento del fuego sagrado a través de los chakras para nutrir a los cuatro cuerpos inferiores. El Espíritu Santo concentra el equilibrio del Dios Padre/Madre en el núcleo de fuego blanco del ser. El exorcismo de los espíritus malignos y de las entidades impuras se realiza mediante el fuego sagrado del Espíritu Santo en el nombre del Cristo y del YO SOY EL QUE YO SOY. Los nueve dones del Espíritu Santo son poderes que se otorgan a los siervos del Señor para atar a la muerte y el infierno y realizar Sus obras en la Tierra.

La Persona y la Llama del Espíritu Santo es el Consolador que Jesús prometió que vendría cuando nuestro Señor nos dejara: a iluminarnos, instruirnos y hacernos recordar todas las cosas que el amado Jesús nos ha enseñado, tanto en la Tierra como en el cielo.[1] Cada vez que un hijo o hija de Dios asciende a la Presencia del YO SOY EL QUE YO SOY, el Espíritu Santo desciende para llenar el vacío y magnificar la Presencia del Señor en la Tierra. Es éste el ritual del descenso del Espíritu Santo prometido por Jesús a sus discípulos cuando el Maestro dijo: «quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto»[2], cosa que ocurrió en Pentecostés.

Los nueve dones del Espíritu Santo son: 1) la palabra de sabiduría, 2) la palabra de conocimiento, 3) fe, 4) curación, 5) el don de hacer milagros, 6) el don de la profecía, 7) discernimiento de espíritus, 8) diversas clases de lenguas, 9) la interpretación de lenguas.[3]

El representante de la llama del Espíritu Santo para las evoluciones de la Tierra es el Maestro Ascendido que ocupa el cargo de Mahá Chohán. El Espíritu Santo es la Impersonalidad Personal de la Divinidad y está ubicada en el lado occidental de la Ciudad Cuadrangular.

Véase también

Gráfica de tu Yo Divino

Mahá Chohán

Para más información

Para ver la enseñanza sobre el Espíritu Santo en y como la Naturaleza, véase Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, El sendero del Yo Superior, págs. 377–79, 399–431, 536–542.

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Saint Germain Sobre Alquimia: Fórmulas para la autotransformation.

  1. Juan 14:16, 26, 16:7.
  2. Lucas 24:49, 51.
  3. I Cor. 12:1, 4:11.