Arcángel Uziel y su llama gemela

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Archangel Uzziel and his twin flame and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português

El Arcángel Uziel y su llama gemela son el arcángel y la arcangelina del octavo rayo. Aunque conocemos los nombres de los siete arcángeles, los de los demás, incluyendo los de los cinco rayos secretos, no han sido revelados, excepto el de Uziel del octavo rayo. Uziel significa «fortaleza de Dios».

Uziel nos dice:

YO SOY el ángel que vuela en medio del cielo, teniendo el Evangelio Eterno.[1] Pues ese evangelio, amados míos, es la integración de los siete rayos de la Cristeidad, y las siete iglesias, y las religiones del mundo, y los siete sellos del Libro de la Vida, y los siete sellos de los chakras del hombre y la mujer[2].

YO SOY la entrada al octavo rayo por el cual Oriente y Occidente son uno solo. Soy el que lleva el Evangelio Eterno para que los ciento cuarenta y cuatro mil puedan predicarlo a los hombre, mujeres y niños de la Tierra[3].

El Arcángel Uziel nos ayuda a transitar de los siete rayos a la maestría de los cinco rayos secretos. Él trae la luz del chakra del octavo rayo, la cámara secreta de ocho pétalos del corazón.

En 1977 el Arcángel Uziel dijo:

YO SOY Uziel. Os traigo la transición hacia vuestra maestría de los cinco rayos secretos. Antes de que paséis de los siete a los cinco, debéis someteros a la vara de la disciplina de los maestros del octavo rayo, lo cual incluye al maestro Gautama Buda y la Madre. Porque este es el rayo de los Budas y las Madres que vienen en nombre de la Virgen Cósmica.

Os preguntaréis por qué habéis recibido la disciplina del Buda y la Madre y, algunas veces, al exasperaros, os preguntaréis si esa disciplina se acabará alguna vez. Bien, se acabará cuando hayáis pasado las pruebas y hayáis llegado a ser la realización de la disciplina misma. Y entonces, en ese momento, podréis recibir el diploma y pasar a la escuela del Poderoso Cosmos, que os presentará a los maestros de los cinco rayos secretos.

La humanidad aún ha de vérselas con los siete rayos y, por tanto, no habéis oído hablar de los señores de los cinco rayos secretos. Pero para entrar en contacto con ese nivel de maestría, podéis pronunciar el nombre del Anciano de Días, Sanat Kumara, y los siete santos Kumaras. Y podéis pedir que la luz de los rayos secretos adquieran una mayor prominencia en la Tierra mientras que vosotros invocáis vuestra propia maestría del octavo rayo.

Vuestro amado Lanello pasó por esta iniciación del octavo rayo, después de pasar siete años en Colorado Springs, a través del ritual de la ascensión. Muchas almas no ascendidas que han perfeccionado el camino en los siete rayos lo hacen de esta forma. Pero os suplico que os esforcéis para conseguir la maestría vencedora del octavo rayo y que permanezcáis encarnados, lo cual me lleva a mi premisa inicial.

Puesto que el octavo rayo contiene una intensidad tan fuerte de los fuegos de la ascensión, para mantener el octavo rayo y seguir encarnados ¡debéis expandir vuestro chakra del corazón! ¡Debéis abrir el chakra del corazón de los Estados Unidos! Debéis entrar en contacto con el pueblo estadounidense con la enseñanza, que hará posible que protejan el corazón, especialmente de todas las disonancias y las formas populares de música que son tan destructivas para el latido del corazón, pues ese latido es el eco del corazón cósmico. Debéis enseñar a la gente de este país a apagar los televisores, a apartarse del ruido y el bombardeo a los sentidos físicos, ya que todo eso supone una conmoción para el corazón y sus energías.

Y por tanto, el corazón desarrolla esa dureza como una incrustación, como un encerramiento, como una sustancia densa. De otra forma, no podría soportar la conmoción desde la cuna. Y por tanto, allá donde las personas no tienen la luz, su corazón se ve rodeado de oscuridad. Y la oscuridad, en lugar de la luz, se convierte en la defensa del chakra del corazón. ¡Ábrase el corazón!

Esta mañana podríamos enviar el rayo, la esencia del octavo rayo, para destruir esa calcificación alrededor del corazón de este pueblo. Pero ¿qué lograríamos? Dejaríamos su corazón desnudo y sin defensa. Y entonces se volverían tan sensibles a las conmociones del mundo que muchas de esas personas abandonarían la pantalla de la vida.

Y por eso la enseñanza debe ir antes. Por eso el núcleo debe ir antes. Por eso el corazón de llama violeta, el corazón purpúreo de fuego de Saint Germain, es la dispensación del Dios de la Libertad en esta era. Por esta razón oís hablar del Sagrado Corazón de María, del Sagrado Corazón de Jesús y de este corazón purpúreo de fuego de Saint Germain. Es porque esta generación de portadores de luz ha aparecido para dominar las energías del corazón por todos sus hermanos y hermanas que tienen un amor tal y que, sin embargo, por ignorancia no saben lo que hacen cuando pisotean las tiernas leyes que gobiernan el flujo de la energía a través de este centro sagrado en el hombre y la mujer.

Como veis, pues, aunque las huestes de luz pueden realizar milagros, si la humanidad no puede conservar el milagro, ello no resulta económico para la energía cósmica. De ahí, la clave de la era; de ahí, la clave del octavo rayo, la enseñanza, la propia enseñanza, el dhamma[4] del Buda, el Sermón de la Montaña del Cristo, la ponderación en el corazón de María, la Madre, la enseñanza, hilo por hijo y perla por perla, ley por ley; esto es el refuerzo de la luz de vuestro corazón.

Convertíos, por tanto, en devotos de la sabiduría para poder expandir la enseñanza, llegar a ser la enseñanza y transferirla de corazón a corazón.

Soy Uziel. Mi morada en la Tierra se encuentra en la cámara secreta del corazón de aquellos devotos que han practicado la meditación de la cámara secreta y que han purificado el lugar para mi venida. Por consiguiente, si deseáis recibirme en vuestro templo, preparad vuestra isla en el mar esmeralda.[5] Preparad vuestra isla, y dejad que yo venga a adorar con vosotros[6].

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 2, “Uziel y su llama gemela”.

  1. Apocalipsis 14:6.
  2. Apocalipsis 1:4, 11, 20; 5:1, 2, 5, 9; 6:1; 20:12.
  3. Arcángel Uziel, “The Sign of the Coming of the Eighth Ray of Integration (La señal de la venida el octavo rayo de la integración)”, 30 de diciembre de 1979.
  4. Dhamma [equivalente pali del sánskrito dharma]: ley cósmica; la enseñanza del Buda.
  5. Véase en Kuthumi y Djwal Kul, El aura humana: Como activar y energizar tu aura y tus chakras, págs. 158-67, una meditación en la cámara secreta del corazón en la cual el devoto visualiza una «isla enjoyada en un mar reluciente» y allí venera a su Señor.
  6. Arcángel Uziel con Clara Louise, “You Must Open the Heart Chakra of America (Debéis abrir el chakra del corazón de los Estados Unidos)”, 8 de abril de 1977.