Democracia

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Democracy and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español

El 6 de julio de 1980, en una conferencia titulada "Creo en los Estados Unidos de América", Elizabeth Clare Prophet hizo el siguiente comentario sobre la democracia. Si bien la forma de gobierno de los Estados Unidos generalmente se describe en términos generales como una democracia, con más precisión se trataría de "una democracia en una república".[1]


La mayor parte de los americanos creen que los Estados Unidos es una democracia. No lo es. Varios de ellos se sorprenderían de saber que en el momento de la Guerra de la Independencia, la “democracia” denotaba la forma más baja de gobierno y estaba asociada con el desorden civil y la asunción temprana del poder por parte de un dictador.

John Adams habló por muchos de los primeros patriotas cuando dijo:

Siempre estuve a favor de una república libre, no de una democracia, que es un gobierno tan arbitrario, tiránico, sangriento, cruel e intolerable como ha sido representado el toro de Falaris.[2] Robespierre es el ejemplo perfecto del carácter del primer líder en una democracia.[3]

¿Por qué se oponían tanto a la democracia? La democracia viene de la palabra griega demos, para “el pueblo”. Esto implica una regla basada en las decisiones de la mayoría con la plena participación de todas las personas.

Si bien esto suena encantador y sensiblemente práctico, el sistema nunca ha funcionado. No funcionó en los estados de la ciudad griega, y esto lo sabían nuestros antepasados. Una democracia pura es difícil de manejar: 250 millones de personas no pueden gobernarse a sí mismas. ¿Cómo pueden millones de personas votar sobre todos y cada uno de los temas, o incluso informarse lo suficiente como para emitir el voto adecuado?

Los redactores reconocieron que una democracia pura no era realmente nada más que una multitud, y las multitudes son fácilmente manipuladas por demagogos, es decir, los Nefilín, los caídos. Esa es la razón por la que los caídos apoyan la democracia. En una democracia pura, hay una tendencia natural de que un dictador manipule al pueblo y luego asuma el poder. Una de las razones de esto es que la gente realmente no quiere la responsabilidad de autogobernarse. Siempre están listos para seguir a alguien que va a decir: “Lo haré por ti”.

Hoy en día, muchos de los peores estados totalitarios son democracias: democracias populares, así se les llama. Son estados comunistas en los que, por doctrina, el gobierno existe para obtener su poder del proletariado o de los trabajadores. En la práctica, sin embargo, son dictaduras que prestan servicio a la gente y obtienen su poder del cañón de una pistola. Los líderes soviéticos le dicen al pueblo de Rusia que el comunismo es la regla del pueblo. En Estados Unidos, nuestros líderes nos dicen lo mismo. Pero, de hecho, una élite de poder gobierna tanto a la Madre Rusia como a la Madre América.

La única democracia que funcionará es una democracia en una república, que es simplemente una democracia representativa. No todos podemos gobernar juntos, entonces nombramos representantes; nosotros votamos por ellos Al igual que una democracia, una república es un gobierno establecido con un poder conferido en el pueblo, pero a diferencia de una democracia, el poder se queda con el pueblo. Esto se logra mediante la elección de representantes, quienes se unen a los intereses de las personas en el Congreso con otros representantes. Al incorporar esta estructura jerárquica, se logra un equilibrio entre una tiranía de unos pocos, que es una oligarquía, y una tiranía de los muchos, que es una democracia.

Entonces, la gente retiene el poder porque pueden revocar a los representantes del oficio que no hacen lo que prometieron hacer, o lo que se les ordenó hacer cuando fueron enviados a ese oficio. Así en una república, el pueblo retiene el poder; en una democracia, se hacen cargo.

Para los Padres fundadores de América, un gobierno republicano significaba la delegación de poderes del pueblo a un pequeño número de ciudadanos “cuya sabiduría puede discernir mejor el verdadero interés de su país, y es menos probable que sacrifiquen su patriotismo y amor a la justicia por una consideración temporal o parcial”.[4]

Cuando cada individuo sigue el sendero de la Cristeidad, entonces cada individuo tiene acceso a la inspiración de Dios Todopoderoso. Es entonces cuando funciona una democracia en una república, cuando el individuo ejerce su derecho. Y solo funciona si está ejerciendo el derecho de su conciencia Crística: la libertad de elegir ser un hijo de Dios.

Véase también

gobierno-Divino

Notas

Elizabeth Clare Prophet, I Believe in the United States of America... [DVD]

  1. Del Credo Amercano, por William Tyles Page.
  2. Falaris fue el legislador de Acragas (ahora Agirgento) en Sicilia, aproximadamente del 570 al 554 AC. Él fue sumamente reconocido por su excesiva crueldad, que incluía quemar a sus víctimas vivas dentro de una olla con forma de bovino.
  3. Carta de John Adams a Mercy Otis Warren, 30 de julio de 1807. https://founders.archives.gov/documents/Adams/99-02-02-5199
  4. James Madison, Los documentos federalistas, no. 10.