Jardín del Edén (la escuela de misterios del Señor Maitreya)

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Garden of Eden (the mystery school of Lord Maitreya) and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español
"El jardín del Edén con la caída del hombre", Figuras de Peter Paul Rubens, paisaje y animales de Jan Brueghel el Viejo (c. 1615)

El "'Jardín del Edén'", ubicado en Lemuria cerca de donde está San Diego hoy, fue la primera escuela de misterios en el planeta tierra después de la Caída del hombre. Fue fundada por Señor Maitreya para entrenar a los Hijos e Hijas de Dios para que se conviertan en adeptos espirituales, iniciados del más alto orden, para que puedan salir de la escuela de misterios para elevar la conciencia de los hijos de Dios y hacer el enseñanzas del camino espiritual disponibles para ellos y, finalmente, para toda la humanidad.

El Jardín del Edén simboliza la conciencia pura de Dios: E-Don, esto es, sabiduría divina o Elohim Dominion, Dominio de los Elohim.

El establecimiento de la escuela de misterios

Está escrito en el libro del Génesis que «el SEÑOR Dios plantó un huerto en Edén, al oriente».[1] El Jardín del Edén era un campo energético de iniciación protegido que estableció el Señor Maitreya al este del continente de Lemuria; el este, símbolo del lugar donde el hombre y la mujer realizan la conciencia Crística.

Por tanto, el jardín era el lugar preparado, el sitio en la Tierra Madre apartado para la redención de la humanidad, que había perdido el estado edénico mucho antes. Ahí, en el primer retiro exterior establecido por la Gran Hermandad Blanca, después de que la humanidad de Mu sucumbiera a los luciferinos, el Señor Maitreya patrocinó a Adán y a Eva, llamas gemelas de Venus. Estos amados hijos se habían ofrecido para encarnar en la Tierra con el fin de redimir a la humanidad caída, como muchos otros maestros, avatares, profetas, mensajeros y seres Crísticos de Venus habían hecho antes y han hecho desde entonces.

El Paraíso descrito en Génesis estaba en la octava etérica en algún lugar entre el cielo y la tierra. Adán y Eva, las llamas gemelas arquetípicas, y muchos otros conjuntos de llamas gemelas estudiadas allí bajo la dirección del Señor Maitreya, quien es nombrado en Génesis como el Señor Dios.

El camino de la iniciación en el Edén

El segundo capítulo del Libro del Génesis describe la creación de la esfera de la Materia y la llegada del Señor Maitreya, el Buda, como el Iniciador de aquellos que habitarán esa esfera. También retrata la creación del hombre y la mujer para que puedan enfrentar los desafíos de la iniciación en sus respectivos caminos para convertirse en la vara del poder de la sabiduría en la llama del Buda y en la llama de la Madre.

El surgimiento de este poder a través del dominio de los siete planos de la conciencia de Dios era su única razón para estar en el Jardín del Edén. Si hubieran aceptado el pacto que estableció Maitreya, la elevación de las energías del fuego sagrado habría formado la corona de gloria que es la corona de la Madre del Mundo y la corona del Buda.

En lugar de desnudez y vergüenza, culpa e impiedad, se habrían llenado de la gloria de su Señor, su Gurú. Trabajando a través de su propia autorrealización del YO SOY EL QUE SOY, él les habría transferido el halo que es la corona de la vida, la fuerza vital sagrada de aquellos que han preservado las energías del fuego sagrado. mientras caminan por el sendero de la iniciación.

"Adán y Eva son expulsados del Edén" (Génesis 3: 1–6,13–24), Gustave Doré (1866)

Desobediencia al gurú

Aquí, en este escenario tan especial, protegido por la matriz de la Madre, sostenida dentro de las matemáticas del Padre, se les enseñó al hombre y a la mujer los fundamentos del Camino. Se les dio conocimiento del cuerpo causal, la Presencia YO SOY y el Ser Crístico. Se les enseñó paso a paso los ejercicios de conciencia del alma que Maitreya les daría desde las doce jerarquías del Sol a través de los doce árboles "agradables a la vista y buenos para comer". [2]

Cuando fue tentado por la Serpiente a comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal, muchos de los estudiantes de Maitreya lo desobedecieron. A pesar de que el Señor les había dicho que "el día que de él comieres, ciertamente morirás", estos estudiantes de la Escuela de Misterios creyeron en el equívoco de la Serpiente, "ciertamente no morirás", y participó del fruto prohibido. [3]

Todos los que participaron en este acto de desobediencia pagaron el precio máximo: la llama de su inmortalidad se apagó. Por lo tanto, sabían que sus almas se habían desnudado y que ahora eran mortales. Apesadumbrados, salieron del Edén, literalmente expulsados por el Señor Dios, "no sea que Adán extienda su mano y tome también del Árbol de la Vida y coma y viva para siempre" [4] en su estado caído.

Consecuencias kármicas

Y así, Adán y Eva y muchos conjuntos de llamas gemelas fueron consignados al plano terrestre y a los cuerpos terrestres. A ellos el Señor Dios declaró: “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra; porque de él fuiste tomado; porque polvo eres, y al polvo volverás ”. [5] El Señor Dios nunca ha dictado una acusación mayor contra su pueblo.

Si no hubiéramos comprometido nuestras almas, si hubiéramos permanecido en la Escuela de Misterios, sometiéndonos a nuestras iniciaciones en orden divino, pasando nuestras pruebas diarias, nos hubiéramos graduado de la Escuela de Misterios y salido para llevar las enseñanzas de Maitreya al mundo. Además, habríamos caminado por la tierra vivos con la llama de nuestra inmortalidad y vestidos con el cuerpo solar inmortal. Hoy, como mortales, debemos tejer nuestro cuerpo solar inmortal mediante la espiritualización de la conciencia, el sacrificio, la entrega, la abnegación y el servicio.

Cuando Adán y Eva encarnaron en la Tierra, ya habían alcanzado un nivel iniciático gracias al cual ya no se los llamaba niños de Dios, sino que se habían elevado al nivel de hijo e hija de Dios. Como tales, estaban listos para ser recibidos como iniciados del fuego sagrado en la primera escuela de misterios establecida después de la Caída de la humanidad en Lemuria.

El karma que recibieron Adán y Eva fue el resultado del juicio correspondiente al nivel de responsabilidad de los elegidos de Dios. Eva, la Madre de todos los vivientes, había llegado a la Tierra para guardar la llama de la Madre del Mundo, para dar el ejemplo de la femineidad para todas las mujeres, para dar el ejemplo del aspecto femenino de Dios, para dejar un registro de los treinta y tres pasos iniciáticos para quienes deseen recorrer el sendero del logro y realizar el Yo como Madre de Dios.

Está escrito en la ley kármica que cada uno de los treinta y tres pasos iniciáticos que el iniciado logre en el sendero de la derecha recibirá el desafío por parte de un ser de igual logro en el sendero de la izquierda. En la Serpiente, Eva no encontró a alguien superior, encontró a su igual. La Serpiente fue a desafiar su derecho a llevar la corona de la Madre del Mundo.

De la misma manera, antes de alcanzar la iluminación, Gautama recibió la denuncia y el ataque de Mara, que desafió su derecho a sentarse en meditación bajo el árbol Bo. Sin embargo, Gautama permaneció decidido a lograr la iluminación según los requisitos del sendero de iniciación Búdica. Y Jesús fue tentado por Satanás, que con tres exigencias desafió su derecho a vestir la conciencia Crística y, como Hijo de Dios, a reencender la llama trina en muchos que la habían perdido.

Ese hijo e hija de Dios falló en la oportunidad de redención en el Jardín del Edén. Por desobediencia a las leyes de Dios y la dirección del Gurú, fueron expulsados de la Escuela de Misterios. Debido a la maldad de la humanidad y su fracaso en la oportunidad de redención, el Señor Maitreya les dijo que tendrían que esperar miles de años para otra oportunidad y que la oportunidad vendría a través de la encarnación del Verbo en el Hijo amado, el Cristo.

La oportunidad de redención en el Jardín del Edén se dio mucho después de que la oscuridad había aparecido en la tierra. Después de este episodio, se produjo el hundimiento del continente de Lemuria y el hundimiento del continente de Atlántida, que está registrado en la Biblia como el Diluvio.

Vuelve la Escuela de Misterios

Template:Principal

En su discurso del Día de la Ascensión del 31 de mayo de 1984 pronunciado en el Corazón del Retiro Interno, el amado Jesús anunció la dedicación del Retiro Interno como la Escuela de Misterios de Maitreya en esta era.

Véase también

Para otros usos del término, vea Jardín del Edén.

Para más información

Se puede encontrar un relato detallado del Jardín del Edén y las iniciaciones de Adán y Eva en Mark L. Prophet and Elizabeth Clare Prophet, The Path of Self-Transformation.

Notas

Elizabeth Clare Prophet, Maitreya on Initiation (Maitreya sobre iniciación)

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Saint Germain Sobre Alquimia: Fórmulas para la autotransformation.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, The Path of Self-Transformation (El sendero de la autotransformación).

Template:POB-es.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, The Path to Immortality (El sendero hacia la inmortalidad).

  1. Génesis 2:8.
  2. Gen. 2: 9.
  3. Gen. 2:17.
  4. Gen. 3:22.
  5. Gen. 3:19.