Ave María

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Hail Mary and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português • ‎한국어
The Virgin Mary holding the globe of the earth in her hands
La Virgen del Globo
 
Parte de una serie de artículos sobre la
Ciencia de
la Palabra hablada



   Articulo principal   
Palabra hablada



   Formas de la Palabra hablada   
Afirmación
Llamado
Salmodia
Decreto
Fíat
Invocación
Mantra
Plegaria



   Formas orientales   
AUM
Bhajan
Bija mantra
Mantra Dorado
Om mani padme hum



   Formas occidentales   
Ave María
Rosario



   Rituales específicos   
El círculo de luz de la Madre María
El Decimocuarto Rosario
Rosario al Arcángel Miguel
Ritual de la Llama de Resurrección
Rosario de cristal de Kuan Yin



   Temas relacionados   
Llama violeta
Decretos de llama violeta
Balance de decretos de llama violeta y llama azul
Pranayama
Ejercicio de respiración de Djwal Kul
 

Un saludo que significa "Dios te salve, rayo madre"; una afirmación de alabanza a la llama Madre en cada parte de la vida.

Cada vez que decimos el Ave María, estamos saludando al rayo Madre dentro de nuestro propio ser, a la energía, la luz blanca pura de Dios, que está enfocada en el chakra de la base de la columna vertebral.

Cuando decimos "Dios te salve, rayo madre", se activa ese campo de fuerza, y poco a poco, incremento a incremento, se eleva lentamente, de forma natural y en consonancia con las leyes de Dios, sin ser forzado y sin poner en peligro la evolución del alma.

Orígenes de la oración

La primera parte del Ave María es el saludo angelical de Gabriel, "Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo". (Lucas 1:28.) A esto se añadió el saludo de Elizabeth a María: "Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre". (Lucas 1:42)

La tercera parte del Ave María se inspiró en el Concilio de Éfeso en A. D. 470. La oración “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”, zanjó la herejía nestoriana que surgió de la boca de Anastasio: “Nadie llame a María madre de Dios, porque María era un ser humano; y que Dios nazca de un ser humano es imposible ”.[1] Con esta afirmación adicional, el Concilio de Éfeso afirmó la Maternidad de Dios para toda la cristiandad.

El significado de "Madre de Dios"

Madre María explicó su llamado como Madre de Dios:

SOY una madre cósmica, y tanto tu madre como soy la madre del amado Jesús. Algunos seguidores de la fe cristiana me llaman Madre de Dios. Para los de la rama protestante del cristianismo ortodoxo, esto parece un sacrilegio; porque los hombres bien pueden preguntar, "¿Quién es digno de ser la Madre de Dios?"

Pero este concepto, cuando se entiende que significa la madre de la encarnación del Espíritu Divino, revela la gloriosa verdad de que toda madre que entiende lo que se dijo: “y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”[2] —que sea la Madre de Dios.[3]

Ser madre significa dar a luz, dar a luz, cuidar y proteger. Por lo tanto, ser madre de Dios es dar a luz, dar a luz, cuidar y proteger Su Llama en la tierra. Engendrar la Llama del Espíritu en el plano de la Materia es el llamado del Rayo Femenino tanto en el hombre como en la mujer.

Afirmando nuestra victoria en lugar de nuestra muerte

La tercera parte del Ave María logró afirmar la Maternidad de Dios; sin embargo, también asignó al hombre el papel de pecador y enfatizó la muerte como el fin de la vida del pecador. La Madre María ha dicho que los Guardianes de la Llama no deben afirmar su naturaleza pecaminosa, sino su herencia legítima como hijos e hijas de Dios; ni deben detenerse en la hora de la muerte, sino más bien en la hora de la victoria.

Por lo tanto, la Madre de Jesús pidió que oremos por su intercesión “ahora y en la hora de nuestra "victoria" sobre el pecado, la enfermedad y la muerte”, llamando así su atención sobre la hora de la victoria sobre todas las condiciones del tiempo y del espacio que su bendito Hijo probó en su vida y en la hora de su victoriosa ascensión. Afirmó que la "hora de nuestra victoria" es la undécima hora en la que se requiere la mayor vigilancia para contrarrestar la reacción de la cola del dragón representado por San Juan el Revelador como enojado con la Mujer y saliendo para hacer guerra con el remanente de Su Simiente.

Ella prometió ayudar a Guardianes de la Llama, discípulos de Cristo y devotos de la Llama Madre a ganar su victoria y la victoria para toda la humanidad si le oraban así:

Ave María, llena eres de gracia
el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, hijos e hijas de Dios,
ahora y en la hora de nuestra victoria
sobre el pecado, la enfermedad y la muerte.

Propósito del Ave María

Cuando decimos: "¡Dios te salve, María!" saludamos a la Mujer vestida de sol, el principio femenino de la Deidad, a quien conocemos y amamos con certeza y sobre todo en la hermosa Madre de Cristo, pero que también reside, aunque dormida, en el hombre, en la mujer y como la luz en nuestro ser más íntimo. La esfera blanca de la Madre está sellada en el sacro, o sagrado, chakra base hasta que la amamos lo suficiente como para magnetizarla, para realmente persuadirla de subir la escalera de caracol y encontrarnos con nuestras almas en el corazón de nuestro corazón. Aquí, en el Lugar Santísimo, rezamos el Ave María con ella, la entronizamos como nuestra Madre amada y ella nos reúne con la Trinidad, la llama triple de la vida. Ella nos toma de la mano y nos conduce hasta la cima del Ser, la corona de coronas donde Dios es el Todo-en-todo.

La Madre María nos ha asegurado que el camino del Kundalini yoga es de hecho una parte de la tradición occidental. Y es por eso que se apareció a varios de los santos con el método sano y salvo de elevar la luz de la Madre a través del rosario. Es por eso que los santos han sido retratados con una luz blanca sobre sus cabezas, porque han abierto los chakras de la corona y han entrado en unidad directa con la Presencia YO SOY. Han entrado en la bienaventuranza de Dios.

Véase también

Rosario

Para más información

Template:MMN-es.

Fuentes

Elizabeth Clare Prophet, Inner Perspectives, chapters 50 and 55.

Template:MMN-es, preface.

Template:MMN-es, parte 2, "Las formas de oración cristiana y la evolución del rosario".

  1. Encyclopaedia Britannica, 1949, s.v. “Nestorio”.
  2. Juan 1:14.
  3. María, “Una carta de la Madre María”, Guardianes de la Llama Lección 16, pág. 9.