Forma de Pensamiento Curativo

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Healing thoughtform and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
caption
La forma de pensamiento curativo superimpuesta sobre el corazón físico

La forma de pensamiento curativo se compone de tres esferas concéntricas: una esfera blanca en el centro rodeada de una esfera azul y el fuego sagrado del verde esmeralda. Está científicamente creada por el Arcángel Rafael para la curación física y espiritual.

Cómo usar la forma de pensamiento curativo

Cada vez que recéis pidiendo curación, sabed que el llamado obliga la respuesta. Entonces, invocad al Señor y sabed que responderá:

En el nombre de Jesucristo y de su presencia conmigo en la Persona de mi Yo Crístico, invoco al corazón de mi propia amada Presencia YO SOY y a los ángeles de curación para que la bella forma de pensamiento curativo me selle en la perfecta luz de la conciencia que Dios tiene de mi salud, ¡manifestada ahora!

Entonces visualizad esferas de fuego sagrado que descienden como la presencia pulsante del Espíritu Santo. Visualizad el núcleo de fuego blanco centrado en la centelleante llama de azul zafiro, envuelta en los fuegos de color verde esmeralda.

Por medio de vuestro inefable amor por el Espíritu Santo, magnetizad esta forma de pensamiento curativo primero desde la mente de Dios a vuestro corazón y luego a cualquier parte del cuerpo que esté extenuada, desequilibrada o enferma. Incluso podéis ver toda vuestra forma envuelta en la presencia curativa de Dios. El proceso curativo tiene lugar cuando la integridad del Cristo se restablece; primero en vuestra alma (tanto espiritual como emocionalmente), después en vuestra mente (mental y visualmente), y por último en vuestro cuerpo, que siempre reflejará el estado de vuestros vehículos "superiores".

La ciencia de la forma de pensamiento curativo

El núcleo de fuego blanco, siempre en acción recíproca con la llama violeta, es la energía de Alfa y Omega que transmuta las condiciones (físicas, mentales y emocionales) que causan el desorden; es decir, el des-ordenamiento del flujo completamente natural de la armonía en vuestra vida.

La esfera azul —nuevamente en combinación con la llama violeta— es la acción de la voluntad de Dios que por decreto divino convoca a los átomos, las moléculas y las células a que se ajusten al patrón interno del Hijo de Dios, a cuya imagen fuisteis y estáis "hechos prodigiosa y maravillosamente".[1]

La esfera verde —mezclándose con la acción "friccionante y pulidora" de la llama violeta— es el milagro de la Vida inmortal de Dios que restituye el flujo del Espíritu a través de la Materia y lo sana. Ved en el ojo de vuestra mente la forma de pensamiento curativo que se alterna con la palpitante y renaciente llama violeta, y consume toda sustancia que bloquea el flujo de la fuerza vital.

A medida que la forma de pensamiento remolineante (en el sentido de las manecillas del reloj) magnetiza el flujo de vuestra corriente de vida hacia la matriz del diseño original de la Naturaleza, los escombros de sustancia de pensamientos y sentimientos mal cualificados acumulados por siglos son arrojados, por fuerza centrífuga, a la llama violeta, donde son despojados de toda discordia y transmutados por la alquimia del Espíritu Santo en la claridad cristalina del Río de la Vida.

Véase también

Llama de curación

Para más información

Para más información sobre el uso de la forma de pensamiento curativo y las llamas de Dios para la curación, véase Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, La Ciencia de la Palabra Hablada.

Notas

Perlas de Sabiduría, vol. 31, núm. 56.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, La Ciencia de la Palabra Hablada.

  1. Salmos 139:14.