Hércules y Amazonia

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Hercules and Amazonia and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
Estatua romana de Hércules (c. 80 d. C.)

Hércules y Amazonia son los Elohim del primer rayo del poder, la fe y la voluntad de Dios. Las auras de Hércules y Amazonia están cargadas de un relámpago azul y tienen un revestimiento de un rosa intenso.

Hércules en la mitología griega

Hércules era el más famoso de los héroes de la mitología griega. El origen de las figuras de la mitología griega yace en un remoto recuerdo del alma y un entendimiento decadente de que hubo grandes seres de luz que caminaban y hablaban con la humanidad durante eras de oro del pasado. Los maestros ascendidos caminaron y hablaron con la humanidad en la Atlántida, pero gradualmente se retiraron con la caída en conciencia de la humanidad.

Para los antiguos, Hércules era uno de sus más ilustres ancestros, un intermediario entre hombres y dioses. Su nombre significa «gloria del aire». Hércules presidía sobre todos los aspectos de la enseñanza helénica. En este aspecto del héroe-atleta, los Juegos Olímpicos le fueron adscritos a él.

Se dice que por orden del oráculo de Delfos, Hércules pasó doce años a las órdenes de Euristeo, que le impuso doce «trabajos» arduos y aparentemente imposibles. Los estudiantes de los misterios más profundos entienden que la historia de los trabajos de Hércules es ilustrativa del alma que necesita el sendero de iniciación para lograr la maestría sobre sí misma de las energías de las doce jerarquías solares.

El servicio de los Elohim

El maestro ascendido Hércules es miles de años más antiguo que la mitología griega. Cuando Dios ordenó que se formara este sistema solar, se emitió el fíat «hágase la luz», y hubo luz. Fue Hércules quien convocó a los poderosos Elohim, los Constructores de la Forma, para que aparecieran y precipitaran el plan divino de los Logos Solares. Su gran fortaleza procede de su obediencia al amor a la voluntad de Dios. En respuesta a las llamadas de la humanidad pidiendo fuerza y dirección, él da protección de relámpago azul y su impulso acumulado de voluntad-energía-acción.

Hércules nos ha dicho que en muchos casos, debido a su cargo entre los Siete Elohim, él es el único representante de la Divinidad que puede colocarse entre la humanidad y su karma que regresa. En 1974 dijo: «Dondequiera que haya cataclismo, inundaciones, incendios, tormentas o sequía, os pido que me llaméis, para que pueda interceder con el gran poder que Dios me ha dado… Llamad pronunciando el nombre de Hércules, día y noche»[1].

Según la ley del libre albedrío, los maestros, los Elohim y los ángeles no pueden interceder en nuestro mundo a menos que se lo pidamos. En 1995, Hércules dijo:

Jamás ha habido una dispensación así para utilizar nuestro decreto con el fin de concentrar en la Tierra las cintas de fuego azul y relámpago blanco con las que se produce una literal desintegración de la sustancia humana mal cualificada.

Os prometo que todas y cada una de las veces que me llaméis en múltiplos de nueve, tendréis una multiplicación que no habéis visto desde mi primera presencia física en la Tierra. Podéis utilizar este decreto para convocar a los Grandes Equipos de Conquistadores que trabajan con nuestras legiones. La nuestra es una dispensación muy específica. Porque somos los únicos que tenemos permitido ser tan físicos en la Tierra en esta época[2].

En 1996, Hércules dijo: «Para mantener el mundo en paz es imperativo que nos llaméis… Hacedme llamados todos los días, aunque sólo me ofrezcáis tres decretos Hércules. Eso basta, amados. Pero pronunciad mi nombre, y me otorgaréis el poder de trabajar en vuestros niveles»[3].

Hércules quiere que nos concentremos en detener el terrorismo nacional e internacional, los cambios en la Tierra y todos los desafíos al gobierno Divino. Al hacer estos llamados, usted puede visualizar cómo los Elohim vierten su luz en este mundo con el cáliz de los Elohim afianzado sobre el Corazón del Retiro Interno. Visualice fuego blanco y relámpago azul deteniendo el terrorismo nacional e internacional y todo lo que se opone al gobierno Divino. Haga las visualizaciones tan específicamente como sea posible. Cuanto más específicas sean, más eficaces serán los decretos, porque usted estará dirigiendo la luz de Dios, como un rayo láser, junto al centro de una situación.

Hércules matando al león de Nemea, una de las doce labores (c. 500 A. C.)

Las labores de Hércules

En agosto de 1989 la mensajera solicitó a El Morya que diera tareas de decretos para realizar «actos meritorios» que ayudaran a la Gran Hermandad Blanca, a El Morya y a los portadores de luz del mundo. Durante las conferencias de otoño de 1989, el Arcángel Miguel anunció que Hércules y los siete Elohim habían venido a darnos labores espirituales. «Vienen a daros aquellas labores», dijo, «por los cuales este mundo puede ser liberado de ciertos incrementos de karma y ciertas manifestaciones de los caídos a quienes se les ha acabado el tiempo»[4].

Durante las conferencias, la mensajera y los chelas trabajaron en los doce trabajos espirituales correspondientes a los doce trabajos de Hércules de la mitología griega. El amado Hércules y El Morya nos han dado trabajos periódicamente para atar las fuerzas astrales y los ángeles caídos que atacan a los portadores de luz. Estas tareas de decretos también son una penitencia, una iniciación y sirven para saldar karma.

La encarnación de Hércules en la Tierra

Morya nos ha dicho que el motivo de que nuestro amado Hércules esté tan cercano a la octava física es que una vez se ofreció a encarnar en la Tierra:

En la historia de la Tierra llegó un momento en que el mal estaba tan difundido, y había naves espaciales y extraterrestres, y realmente había gigantes en la Tierra y había dioses,[5] tanto que el propio Hércules se ofreció a encarnar para lidiar con esos Vigilantes, para lidiar con su creación mitad animal, mitad humana. Y por tanto, descendió en otra era. Y todos sus días y todas sus horas se dedicó a desafiar a esos caídos.

Y por tanto, hubo un tiempo en que, con corazón, mente, alma y espíritu llenos de determinación, Hércules sacó del apuro al planeta Tierra en una era del pasado. Y salvó la Tierra para vosotros, amados, para estar aquí otra vez en esta época. Y ahora él agradece que hayáis decidido invocar su Presencia Electrónica y caminar por la Tierra no sólo como chelas de Morya, chelas de Miguel, sino también como chelas de Hércules y Amazonia[6].

Benditos, los mitos que escucháis son en realidad mitos, historias que se cuentan muchas veces y son retocados una y otra vez. Pero en la semilla y en el núcleo se encuentra la verdad, y se encuentra la realización de un ser tan grande de luz que pudo recibir en realidad la dispensación de Dios Todopoderoso de encarnar y después se comprometió a lidiar con el Mal encarnado, tanto como para crear karma, y estar atrapado también por ese bombardeo de creación humana y de creación de los Nefilín y con toda clase de manipulación de la ciencia sagrada de manera que tuvo que reencarnar tres veces para expiar el karma en el que había incurrido para literalmente rodar en el fango de la tierra con estos caídos.

Aquí podéis comprender el sacrificio de un ser tan amado. Aquí podéis comprender un corazón que no podía permanecer al margen y observar la infamia de estos caídos en el planeta Tierra y renunció a las octavas de perfección, luz y al dominio Divino. Y por eso veis que por el clima planetario de oscuridad y engaño, incluso tal persona puede desviarse y hacer karma.

Por tanto, no os reprendáis por vuestros errores sino aprended de sus sacrificios y sus victorias y sabed también que cuando un maestro ascendido o un ser del cosmos deciden voluntariamente entrar en encarnación física es con un riesgo calculado. Y muchos se han encontrado en esta misma situación amados y para regresar al hogar han tenido que recorrer el largo y difícil camino del karma yoga hasta la venida de Saint Germain y Porcia y del amanecer de la era de Acuario y de la dispensación de la llama violeta.

Y por tanto os digo, la lucha de Hércules con monstruos físicos ahora se convierte para vosotros en el exorcismo por el Rayo Rubí del Espíritu Santo de sus contrapartes astrales. Y aunque sería muy arduo trabajo y cierto estrés y tensiones físicas, emocionales y mentales, amados, cuando tengáis esa victoria, conoceréis una paz de un nuevo nivel de victoria, de un nuevo nivel de paz. Y cada vez que tengáis la victoria aquel fuego sagrado del kundalini estará aumentando, experimentaréis un cielo nuevo; y poco a poco vuestras almas se estarán mezclando con la octava etérica hasta el punto que la transición llamada muerte será nada en absoluto porque vosotros ya habréis estado viviendo en esa octava en cuerpos físicos durante décadas. [7]

Las Amazonas

El 16 de diciembre de 1962, Amazonia vino desde el Gran Sol Central para hablar de las antiguas civilizaciones de Suramérica y de una raza gigante de magníficas mujeres que una vez habitaron allí, cuando ella misma «se manifestó físicamente en este planeta». Sin embargo, las Amazonas «se volvieron personas depravadas que utilizaron su enorme fortaleza para hacer una guerra destructiva incluso contra el sexo opuesto, degenerando en simples tribus».

Amazonia entonces nos recordó las muchas conmociones por cataclismos que han ocurrido a lo largo de la historia con el fin de «llamar vuestra atención sobre los peligros inherentes al erróneo pensar y el erróneo vivir, así como el juzgar y dirigir mal vuestra energía». Ella explicó que la Gran Hermandad Blanca anhela ver una era de paz y abundancia en Suramérica, «ver los antiguos templos erigidos otra vez». Pero Amazonia advirtió que «el poder de la libertad debe ser conservado en el corazón de los Estados Unidos para que las semillas germinales de luz puedan transmitirse de forma segura hasta Suramérica en una poderosa unión Panamericana».

Half Dome, Parque nacional de Yosemite, California

Retiro

Artículo principal: Retiro de Hércules y Amazonia

El retiro de Hércules y Amazonia se encuentra en el plano etérico en y sobre Half Dome, en el parque nacional Yosemite, en el norte de California.

Amazonia tiene también un foco en la parte sur de Suramérica.

Véase también

Elohim

Trabajos de Hércules

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Hércules y Amazonia”.

  1. Hércules, “Brace Yourself to Carry the Earth (Preparaos para llevar la Tierra)”, Perlas de Sabiduría, vol. 17, núm. 4, 27 de enero de 1974.
  2. Hércules y Amazonia, 29 de junio de 1995, citado en Elizabeth Clare Prophet, “The Empowerment of Elohim (El otorgamiento de poder de los Elohim)”, Perlas de Sabiduría, vol. 41, núm. 42, 18 de octubre de 1998.
  3. Hércules y Amazonia, “Our Primary Concern: To Remove the Fallen Ones from the Planet (Nuestro principal interés: eliminar a los caídos del planeta)”, Perlas de Sabiduría, vol. 45, núm. 51, 22 de diciembre de 2002.
  4. Arcángel Miguel, “Hail, Excalibur! (¡Salve, Excálibur!)”, Perlas de Sabiduría, vol. 32, núm. 45, 1 de noviembre de 1989.
  5. Génesis 6:4; Números 13:32–33; 1 Enoc 7–16, 68:1–20, 39–41, 105:16; Libro de los Secretos de Enoc (2 Enoc) 18:1–4; Libro de los Jubileos 5:1–3, 7:21–23; Testament of Reuben (Testamento de Rubén) 2:18, 19.
  6. El Morya, “I Am Unbenched! (¡Estoy libre!)”, Perlas de Sabiduría, vol. 32, núm. 33, 13 de agosto de 1989.
  7. El Morya, “I Am Unbenched! (¡Estoy libre!)”, Perlas de Sabiduría, vol. 32, núm. 33, 13 de agosto de 1989.