Concepto inmaculado

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Immaculate concept and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português • ‎русский

Concepto o imagen puros del alma que Dios guarda en Su Mente; cualquier concepto puro que guarda cualquier parte de la vida para o en beneficio de otra parte de la vida. Ingrediente esencial para cualquier experimento alquímico, sin el cual no puede realizarse con éxito.

Habilidad para guardar la imagen de la pauta perfecta que se va a precipitar, de tener la visión para que un proyecto se termine, de tener una fotografía mental, de retenerla y de llenarla de luz y de amor y alegría: todas éstas son claves para la ciencia del concepto inmaculado enseñado por la Madre María, así como por el Maestro Alquimista. Ejercitar la visión interna a través del tercer ojo es un proceso de purificación gracias al cual, como Jesús dijo, «si tu ojo es bueno —uno solo, intencionadamente centrado en nuestro Amado Dios— todo tu cuerpo estará lleno de luz»[1] —esto es, estará lleno de la Presencia iluminadora del Cristo.

Dios es quien practica por excelencia la ciencia del concepto inmaculado. Por mucho que se aleje el hombre de su individualidad, Dios siempre contempla al hombre en la imagen de Realidad en la que Él lo creo […]. Todos los ángeles del cielo practican esta ciencia del concepto inmaculado. Es la ley que está escrita en el interior del ser del hombre[2], y la parte más recóndita de su corazón la conoce, pero está alejada de la memoria de su mente externa. Se basa en la visualización de una idea perfecta que luego se convierte en un imán capaz de atraer las energías creativas del Espíritu Santo a su ser para llevar a cabo el diseño que tenía en mente.

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Saint Germain Sobre Alquimia: Fórmulas para la autotransformation.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, El sendero del Yo Superior, pág. 90.

  1. Mateo 6:22.
  2. Jeremías 31:33; Hebreos 8:10.