K-17

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page K-17 and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português

«K-17» es el nombre en código del maestro ascendido que encabeza el Servicio Secreto Cósmico. Sus miembros son devotos del Ojo Omnividente de Dios que utilizan su visión Divina para avisar a los ciudadanos del cosmos de las amenazas a la seguridad de la individualización de la llama Divina; amenazas a la vida y la libertad, amenazas a los gobiernos del mundo y a la familia como unidad básica de la sociedad de Acuario.

Tanto K-17 como su hermana fueron capaces de mantener la vida en sus cuerpos físicos durante más de trescientos años antes de ascender, en la década de 1930. Continuando su evolución y servicio por la humanidad encarnada, ahora tienen una villa en París así como focos en otras partes del mundo para la preparación de chelas no ascendidos.

K-17 visita con frecuencia las oficinas ejecutivas del Gobierno de los Estados Unidos en un cuerpo físico y trabaja de cerca con miembros del FBI. Está igualmente familiarizado con el Kremlin, aunque ellos no son conscientes de su verdadera identidad.

El trabajo del Servicio Secreto Cósmico

Los miembros del Servicio Secreto Cósmico son los protectores del destino de libertad de los Estados Unidos de América y de todas las naciones de la Tierra. Debido a la naturaleza de su servicio, K-17 y sus compañeros de trabajo se encuentran muy cerca de la octava física. Con frecuencia aparecen con forma física como protectores de la acción correcta en medio del caos y las crisis al ayudar a los miembros de las varias agencias de seguridad de las naciones del mundo. Algunas veces trabajan encubiertos, asumiendo la apariencia de aquellos en cuyas filas y organizaciones quieren penetrar.

K-17 explica que sus legiones «se han dedicado a ser esos miembros de la jerarquía que están más cerca de la octava física y su vibración física… Se ha dicho de mí que realizo más apariciones físicas en los salones de los gobiernos y entre los líderes de las naciones que cualquier otro maestro ascendido. Esto se debe a la dispensación de las legiones del Servicio Secreto Cósmico que les permite trabajar tan cerca de la humanidad que esta puede verdaderamente sentir la presencia de esa ayuda celestial, que siempre está disponible allá donde haya dedicación a la llama del honor»[1].

K-17 emplea un campo energético protector conocido como un «anillo no pasa», que es en realidad un anillo de fuego blanco que puede estar teñido con los colores de los rayos según sea la necesidad del momento. Él traza un círculo de llama viva alrededor de personas y lugares para proteger y sellar la identidad y el campo energético de aquellos que están dedicados al servicio a la luz.

Trabajar con K-17

En 1973 K-17 describió el trabajo de sus legiones y cómo nosotros podemos ayudarles. Él dijo:

Mis legiones son agentes del Cristo Cósmico y están siempre alerta con el fin de buscar aquellas manifestaciones subversivas contra el Cristo y el desarrollo de la conciencia Búdica en la humanidad… Mis legiones tienen computadoras que graban toda clase de información de todo tipo de personas, pues debemos estar preparados ya que prestamos servicio, junto con el Guardián de los Pergaminos, para proveer a cualquier maestro ascendido en cualquier momento lo que vosotros denominaríais un dossier sobre la corriente de vida.

Los maestros ascendidos utilizan esta información para determinar la aptitud de una persona determinada para un trabajo específico que le asignen.

Tenemos puestos vacantes en nuestras filas para quienes deseen participar, mediante el uso del Ojo Omnividente de Dios y con la ayuda de Ciclopea, en la llamada de atención a la jerarquía sobre las personas y condiciones, las organizaciones y los sucesos que no guardan la Ley y que son… una amenaza para el avance de la luz en el planeta. Sabéis que Dios es omnisciente. Pero la omnisciencia de Dios se manifiesta a través de su percepción de sí mismo en el hombre. Dios usa vuestras manos y pies. También usa vuestros ojos. Y así, no es improcedente que los que están encarnados llamen la atención de la jerarquía sobre situaciones que se están gestando y que están planificadas, las cuales necesitan el sello de fuego blanco: el anillo no pasa.

También deseo daros a conocer el hecho de que en vuestro servicio con las legiones de K-17, podéis llevar puesto el manto de invisibilidad. El manto de invisibilidad es un campo energético que puede haceros invisibles mientras camináis por peligrosos pasajes y por las avenidas al servicio de la Hermandad. Pero os pido que recordéis cuándo deseáis ser vistos… que solicitéis a vuestro Ser Crístico que os quite el manto de invisibilidad…

Con certeza hay momentos, como aprenderéis de mis legiones, cuando es importante caminar por la Tierra de incógnito. Cuando comprendáis que os encontráis en el campo del enemigo y que estáis ahí para reunir información y enteraros de lo que podáis por la luz, entonces debéis permanecer en los pliegues del manto de invisibilidad y vuestra conciencia y alma os dirán que el silencio es oro, que una retirada a tiempo es una victoria[2].

Hay muchas personas encarnadas que prestan servicio con el Servicio Secreto Cósmico. Esto se debe a que muchos maestros ascendidos que prestan servicio en los consejos de la Gran Hermandad Blanca no han estado encarnados recientemente. Una vez que ascienden, no siguen en contacto con la situación del mundo y con la sociedad contemporánea en la misma medida que cuando estaban encarnados en la Tierra. Aunque poseen el poder de sintonizarse con la humanidad, no emplean más energía que la necesaria para realizar su servicio.

La rama no ascendida del Servicio Secreto Cósmico reúne información sobre casos específicos, redacta informes sobre las situaciones del mundo y ofrece opiniones sobre lo que debería hacerse en ciertos temas. Los informes de los varios agentes son reunidos y examinados. Los maestros comparan sus propias perspectivas con las sugerencias de los agentes no ascendidos. En la mayoría de los casos entregan los resultados en forma concisa al Consejo Kármico. Las acciones finales de la Hermandad están basadas, por tanto, en cierto grado, en la información reunida por los que están encarnados.

Lanello y K-17

En 1977, Lanello desveló que había trabajado con K-17 durante muchos siglos antes de ascender. Estos dos maestros continúan trabajando juntos y en 1966 ofrecieron un informe sobre la situación mundial, solicitando que los estudiantes hicieran llamados a Ciclopea para desenmascarar y evitar ataques a la nación de los Estados Unidos.

Pueden solicitar ser parte del Servicio Secreto Cósmico, y una forma de hacerlo es escribir cartas a Lanello y K-17. Puede escribirles todas las noches y quemar la carta. Los ángeles llevarán esa carta al Retiro Royal Teton, donde se encuentran los Señores del Karma, y pueden dar toda clase de información de la que tengan conocimiento que deba ser subsanada. Pueden indicar cuál es el problema y luego presentar qué servicio y decretos o cualquier otro servicio podría contribuir a la curación de esa condición en la sociedad o qué cosa de lo que tengan conocimiento puede ser una amenaza muy importante para el gobierno de esta nación o para otras naciones.

K-17 y las legiones a sus órdenes deberían ser llamadas para desenmascarar, por el poder del Ojo Omnividente, aquellas fuerzas y complots que quieren socavar el plan que Saint Germain tiene para el gobierno Divino en la era de oro. Su llama es de un color verde azulado y blanco. Con frecuencia le llaman simplemente «Amigo».

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “K-17”.

Perlas de Sabiduría, vol. 46, núm. 5, 2 de febrero de 2001.

  1. K-17, “Agents for the Cosmic Christ (Agentes para el Cristo Cósmico)”, Perlas de Sabiduría, vol. 17, núm. 11 y 12, 17 y 24 de marzo de 1974.
  2. Ídem.