Karma yoga

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Karma yoga and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español

"'Karma yoga'" es el camino de equilibrar el yugo del karma - de causas y efectos puestos en movimiento en esta y en vidas anteriores; el camino de las buenas obras evidenciado en pensamientos, sentimientos, palabras y hechos puros; la disciplina de los cuatro cuerpos inferiores con énfasis en la acción física para el cambio alquímico; ejercicios espirituales / físicos que incluyen la invocación del fuego sagrado (agni yoga) en la entrega de llama violeta decretos (mantra y japa yoga); desapego al fruto de la acción o a su recompensa.

El final del camino del karma yoga es la libertad de la ronda de renacimiento a través del Amor y la Gracia que todo lo consume del Espíritu Santo, y la reunión con Dios, la Poderosa Presencia YO SOY, en el ritual de la ascensión.

Es posible alcanzar grandes alturas espirituales, pero dejar sin hacer aquello que debe hacerse: saldar totalmente el karma. Mediante ejercicios y devoción puedes lograr estados exaltados de conciencia. Es como subir por una escalera. Pero poco a poco debes bajar, emprender el sendero del karma yoga, arremangarte, ponerte a trabajar y saldar tu karma.

El karma yoga corresponde a la línea de las nueve del Reloj Cósmico, el cuadrante físico. Este es el sendero de la salvación para quienes gustan de entrar en acción.

La enseñanza de Krishna

Como explica Krishna en el Bhagavad Gita:

No está bien dejar sin hacer el trabajo sagrado que debe realizarse. Una renuncia así a la acción sería una ilusión de la oscuridad. Y aquel que abandona su deber por temor al dolor, su renuncia es… impura y, en realidad, no tiene recompensa.

Pero, Arjuna, quien realiza el trabajo sagrado porque este debe hacerse y renuncia al egoísmo y a pensar en la recompensa [o en las alabanzas], su trabajo es puro, y es paz. Un hombre así ve y no tiene dudas: renuncia, es puro y tiene paz. El trabajo, ya sea placentero o doloroso, para él es una alegría.

Porque no hay hombre en la Tierra que pueda renunciar completamente al trabajo viviente, pero aquel que renuncia a la recompensa por su trabajo es en verdad un hombre de renuncia. Cuando el trabajo se realiza esperando una recompensa, a su debido tiempo este produce placer o dolor o ambos; pero cuando un hombre realiza el trabajo en la Eternidad, la Eternidad es su recompensa[1].

Al trabajar por una ganancia personal y la gratificación del ego, nos estaremos apegando a este mundo y a los frutos de nuestras acciones. Si trabajamos por el bien de los demás o para gloria de Dios, nos estaremos liberando de karmas pasados.

En el mundo pero no de él

Cuando la gente abandona su trabajo y el servicio a Dios para meditar, contemplar y realizar otras actividades espirituales, entra en una situación peligrosa. Tales personas no han aprendido que el trabajo del corazón, la cabeza y la mano es un cáliz para la verdadera meditación, contemplación y el verdadero contacto con Dios.

El sendero del karma yoga nos enseña a estar en el mundo, pero sin pertenecer al mundo. Nos enseña a dejar de meternos cada vez más en la ciénaga del ego humano y, en cambio, trabajar para llegar a ser un cristal puro a través del cual Atman pueda brillar sin obstrucciones.

Los yoguis del karma yoga deben obedecer unas reglas morales básicas, jamás tener malos pensamientos, controlar sus deseos y pasiones y no hacer daño a nadie mental o físicamente. Este yogui no debe realizar nunca ningún trabajo motivado por el egoísmo o sintiendo que está haciendo un sacrificio o un gran esfuerzo. Krishna dice que un trabajo así es impuro. Debemos utilizar el trabajo para desapegarnos del mundo.

Véase también

Yoga

Notas

Jesús y Kuthumi, Corona Class Lessons: For Those Who Would Teach Men the Way.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, The Masters and the Spiritual Path (Los Maestros y el sendero spiritual).

  1. Juan Mascaro, trad., The Bhagavad Gita (New York: Penguin Books, 1962), págs. 115, 16.