Magda

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Magda and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
La conversión de María Magdalena, Paolo Veronese (c. 1548)

La maestra ascendida Magda es la llama gemela de Jesús. Su devoción hacia el Cristo y particularmente hacia el maestro Jesús a lo largo de los siglos le ha dado la capacidad de acumular un gran impulso del poder curativo de Jesús. Ella sostiene la llama de la esperanza por todos los que desean superar las tentaciones del mundo.

Dos mil años después de la ascensión de su llama gemela, Magda ascendió desde el Retiro de Lúxor. Ella ha sido una iniciada de Lúxor desde su última encarnación como la evangelista Aimee Semple McPherson (1890–1944).

Encarnaciones

María Magdalena

Magda estuvo encarnada como María Magdalena, de la que Jesús expulso siete demonios. Su victoria atestigua el hecho de que todos los que deseen de verdad ser libres realmente merecen el gran amor del Maestro y pueden invocar en su nombre el poder de Dios que expulsará a los espíritus inmundos que han conseguido entrada en el templo del ser. Realmente la Tierra es una escuela a la que las evoluciones de otros planetas y sistemas solares pueden mirar y ver el gran milagro de la ascensión de aquellos que han descendido hasta las profundidades de la degradación propia antes de llegar a la comprensión del Cristo y, luego, determinar con él la superación de todos los impulsos acumulados negativos que han sido causa de la caída del hombre y la mujer.

Encarnaciones posteriores

En 1974 Magda habló sobre sus encarnaciones posteriores:

Me di cuenta, al igual que en la mañana de Pascua cuando él vino a mí y en el período de comunión en el aposento alto,[1] que su mensaje contenía no solo la palabra liberada sino también el potencial de victoria. Y me di cuenta de que así como él había sido el salvador de mi alma, y de mi vida, yo también podía ser ese instrumento. Como un electrodo gigante, pude enfocar la llama del Cristo y extenderla a todas las generaciones. Y así se me concedió reencarnar una y otra vez en este servicio.

En cada vida sucesiva, conservé el recuerdo de ese precioso momento, esa experiencia cuando la oscuridad desapareció y la luz llenó mi cuerpo. Y descubrí que el Señor me dio la prueba para que yo pudiera dominar, como él lo hacía, cada uno de los centros del ser. Los Señores del Karma me dieron una vida por cada uno de esos centros con el fin de que ganara maestría y victoria. Así fue para que pudiera producir los frutos de la victoria en todos los siete rayos para el glorioso regreso de la ascensión.[2]

Aimee Semple McPherson

Aimee Semple McPherson

Artículo principal: Aimee Semple McPherson

La historia de la vida de Aimee muestra que pasó la vida al servicio de Dios de forma intensa. Con entusiasmo predicó el mensaje de Jesús de curación y salvación por todo el mundo. Miles de personas acudían a sus reuniones de reanimación en las quedaban cautivadas en el embelesamiento de su extraordinaria devoción a su Señor.

En 1917 Aimee dio comienzo a su revista mensual, Bridal Call, escribiendo y editando mientras viajaba al llevar su ministerio de ciudad en ciudad. En 1919, antes de un sermón en Baltimore (Maryland), Jesús le habló sobre su ministerio: «Cuando pongas las manos sobre ellos, yo pondré las mías sobre las tuyas. Y todo el tiempo que estés de pie, yo estaré justo detrás de ti. Y cuando pronuncies la Palabra, yo enviaré el poder del Espíritu Santo. Tú eres sencillamente el micrófono del teléfono. Eres la tecla de la máquina de escribir. Sólo eres una boca por la que el Espíritu Santo puede hablar».

En Oakland (California), en julio de 1922, Aimee dio un sermón, «La visión de Ezequiel», y recibió la inspiración de Jesús de llamar a su mensaje «el Evangelio Cuadrangular» de Jesús el Salvador, Jesús el Bautizador con el Espíritu Santo, Jesús el Sanador y Jesús el Rey Venidero. El 1 de enero de 1923 Aimee abrió el templo Angelus en Los Ángeles, su sede internacional. Allí predicó a miles de personas, algunas veces con una vestimenta diseñada para expresar el tema del sermón. (Por ejemplo, para el sermón sobre la «Ley de Dios» se vistió con uniforme de policía.) Desde 1923 hasta 1926 Aimee se quedó cerca del templo Angelus. Abrió su «24-hour-a-day Prayer Tower» (Torre de oración para las 24 horas del día), «LIFE Bible College» (Universidad Bíblica del Faro de Evangelismo Cuadrangular Internacional), y su estación de radio «KFSG (Kall Four Square Gospel)» (Llame al Evangelio Cuadrangular).[3]

Aimee también sufrió una gran persecución y pasó sola grandes desafíos, pero durante todo su ministerio vivió esperando el día en que Jesús vendría a recibirla como su doncella. Ascendió al término de esa vida, y el 22 de noviembre de 1990, Jesucristo anunció que Magda había saldado finalmente el cien por cien de su karma, más de cuarenta y cinco años después de su fallecimiento.

Reflexiones de su vida como Aimee

La maestra ascendida Magda habló de esto y de su vida como Aimee:

Me regocijo por haber experimentado los arduos años durante los cuales estuve saldando mi karma. Y esos años fueron arduos de verdad, pues no había aceptado la llama violeta que estaba siendo entregada cuando yo prestaba servicio en California.

Así, incluso teniendo el amor de Jesús y todo el servicio que ofrecí por todo el mundo (incluso viajando por barco a Australia y a los más remotos rincones de la Tierra), cuando marché de esta vida, seguía teniendo mi karma con el que lidiar. Y fue entonces que vi y comprendí y acepté la llama violeta.

Pero durante muchas décadas tuve que aplicar la llama violeta, no sólo en mi pasado inmediato sino en muchas vidas anteriores. Y esto era así simplemente porque nunca había recibido el conocimiento de la llama violeta cuando estaba encarnada. El clero del cristianismo, tanto los protestantes como los católicos, jamás aceptaron a Saint Germain ni el regalo de su llama violeta, y así nunca la enseñaron.

¿Os dais cuenta de que presté servicio en el templo Angelus en Los Ángeles al mismo tiempo que Guy y Mama Ballard también predicaban y daban las enseñanzas de la llama violeta?

Qué trágico es que tantas personas se hayan encerrado en la ortodoxia de forma que no pueden abrir su mente y ver los haces de llama violeta que impregnan las auras de los santos que salieron del movimiento YO SOY y que ascendieron precisamente porque aceptaron la llama violeta de Saint Germain.

Así, lo repetiré una y otra vez: ¡Qué maravilloso es invocar la llama violeta mientras estáis en la Tierra! ¡Qué maravilloso es que podáis proyectar la llama violeta hacia el pasado remoto y el lejano futuro! ¡Qué maravilloso es que la llama violeta haya salvado a muchas almas, que haya aligerado su carga y las haya llevado a ese punto en el que pudieron ascender![4]

La misión de Jesús y Magda

Jesús y Magda han explicado:

cada dos mil años hemos venido con un profundo mensaje y sacrificio de nuestra vida para llegar hasta vuestras llamas gemelas, para atraeros de vuelta a los grandes templos de la Hermandad y a la escuela de Maitreya.

Debéis comprender que vuestro padre y vuestra madre, Adán y Eva, son, en un sentido, el patrón arquetípico de muchas llamas gemelas que salieron de la escuela de misterios, seducidas por las tentaciones de gran interés y dominio en los reinos político, económico y social que la Serpiente presentó, representando a ese grupo de ángeles que son los escribas, que son los sofistas, que posan como sabios pero no son verdaderos sabios de Oriente.

Así, siempre habrá la tentación de dominar otra ronda de conocimiento mundano que se percibe como la clave de la iluminación, la clave para resolver los problemas del mundo.

Benditos corazones, la gente ha tenido un gran conocimiento y una gran ciencia e invención durante decenas de miles de años. ¿Han salvado al mundo de la autodestrucción? ¿Han llegado al centro de la vida y del ser? Reconoced una larga, muy larga historia de millones de años de intentar resolver los problemas de la ecuación de la Materia sin la vestidura del templo etérico…

Hemos deliberado, nuestra Madre [la Virgen María] con nosotros –Magda y yo– sobre lo que os podemos dar de entre los más altos y mejores frutos de nuestra sabiduría y experiencia, viendo como vemos la larga continuidad de la evolución de vuestra alma y todo lo que nos hemos encontrado. Benditos, si la cosa no fuera tan peligrosa, la Tierra estaría hoy en una era de oro y vosotros caminaríais como maestros entre los hombres…

Por tanto, este es nuestro compromiso y nuestro regalo: que aquellos que vean que tienen división entre sus miembros, tirando de aquí y de allá –de lo que el apóstol Pablo habló con tanta comprensión, tan personal y conmovedoramente– nos pueden llamar y pedirnos la transferencia de la espiral de fuego.

Observad estas palabras: espiral de fuego; la espiral mía y de mi amada Magda que representan el Alfa, la Omega. Cuando las dos se entrelazan forman el caduceo divino. Estas dos espirales son de oro. Son de oro como visualizaríais alambre de oro de la calidad más pura y fina de un oro sin ninguna aleación.

Así, estas espirales de oro brillante, de fuego solar entrelazadas forman el caduceo de Alfa y Omega. No es grande. Estas espirales miden precisamente lo suficiente para rodear la columna vertebral de cada cual desde la base hasta la coronilla.

Ahora, los que sinceramente deseen pasar por la noche oscura y el plano astral de su karma y los impulsos acumulados descendentes, los que deseen transmutar todo eso mediante el servicio divino y el discipulado, los que deseen hacer el voto de obediencia, castidad y pobreza pueden por tanto apelar por este regalo. Nosotros lo proveeremos.

Y con la espiral de oro, con esta espiral de fuego, amados corazones, y con vuestra búsqueda del sendero del noviciado, del santo hermano y la santa hermana de la orden divina, podéis alcanzar ese punto, con la espiral y el servicio, de transmutación de esos elementos del ser que tiran en todas direcciones como caballos que van hacia esquinas distintas y que no se quieren someter a la disciplina del conductor[5].

Usted puede llamar a Magda. Ella ha vivido en la Tierra y conoce la vía dolorosa. Ha caminado a nuestro lado durante muchos siglos. Ahora dice que está un poquito más adelantada que nosotros en el sendero de la vida. La caridad de Magda no tiene límites. Ella puede ayudarnos a formar una relación con su llama gemela, el amado Jesús. Puede invocar su particular impulso acumulado y su capacidad de elevarse del más humilde estado de conciencia al más alto de la noche a la mañana, el abandono de lo humano con sus conceptos del bien y del mal y aceptar al Cristo que está en el centro del propio templo del Ser. Con total fe en las palabras del Maestro, «tus pecados te son perdonados», ella lleva la antorcha de la esperanza por todos los que buscan el camino superior.

Retiro

Artículo principal: Templo de la Resurrección

Magda presta servicio en el Templo de la Resurrección con Jesús y María.

Véase también

Jesús

Jesús y María Magdalena

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Magda”.

  1. Juan 20:11-23, Hechos 1:12–14; 2:1–12.
  2. Magda, "Toda la energía está llamada a ser devuelta a Dios", Perlas de Sabiduría, vol. 61, núm. 13, 1 de abril del 2018.
  3. Para más información sobre Aimee y su vida, véase Aimee Semple McPherson, This is That (Esto es eso) (New York: Garland, 1985); Aimee: Life Story of Aimee Semple McPherson (Aimee: historia de la vida de Aimee Semple McPherson) (Los Angeles: Foursquare Publications, 1979).
  4. Magda, “Transmute the Past and the Future (Transmutad el pasado y el fututo)”, Perlas de Sabiduría, vol. 40, núm. 36, 7 de septiembre de 1997.
  5. Jesús y Magda, “A Torch of Responsibility (Una antorcha de responsabilidad)”, Perlas de Sabiduría, vol. 27, núm. 62, 26 de diciembre de 1984.