Máximus

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Maximus and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
100271J-medres.jpg

Máximus (que significa «Dios es grande») es la autoridad en el Sol detrás del sol de la Gran Luz Maxin, que es la primera causa tras el efecto al que hemos llamado el Huevo Cósmico.

En un dictado de 1977 Máximus explicó la naturaleza de su servicio y el significado de su nombre:

«La palabra posee muchas connotaciones y es un punto para centrar la conciencia en cierta luz de la Madre: la MA del cosmos y la I de la individualización, y de nuevo la confirmación de la Madre en el nosotros [en inglés, US es nosotros] de los Elohim, las llamas gemelas, y de Alfa y Omega. Y el gran factor X en el centro dela palabra es el nexo del cambio de los ciclos para la integración del flujo del Buda y la Madre sobre el patrón de la figura en forma de ocho.

Observaréis que el signo de la X es la abreviación del signo de la figura en forma de ocho. Sólo hay que borrar las curvas y nos queda la X en el centro. ¡Máximus! [MA-X-I-M-US] Es la representación de la dedicación a la Madre de la vida entera y a todo lo que está suspendido dentro de su vientre.

YO SOY una luz, una luz que enciende mundos. Mi servicio a la vida está en el centro de la Flamígera Yod. Mi servicio hacia la vida está en el centro de los Elohim. Y cuando digo “mi”, incluyo en mi conciencia de mí mismo a una serie de seres cósmicos, todos ellos dedicados a esa llama, esa llama de conocimiento del todopoderoso Máximus[1].

En 1979 Máximus explicó que ha venido por dispensación en respuesta al llamado:

Alfa y Omega me prometieron hace eones, en el mismísimo momento de la gran rebelión, que cuando ciertos hijos e hijas de luz aceleraran y desenmascararan esa rebelión, cuando ciertos grupos de santos comulgaran e hicieran sonar la Palabra, cuando esa Palabra se oyera en los mundos lejanos y cuando el poder y el impulso de esa Palabra alcanzara cierta intensidad, entonces me enviarían a seguir el sonido hasta su fuente para deshacer allí el abuso que han hecho de la propia luz de Máximus. Por eso vengo. Pero es una dispensación limitada.

Máximus emitió el sonido del tono de Alfa y Omega en la Tierra.

Es un escarceo de luz. Llevará a cabo su trabajo… Sonrío porque sé qué es el supremo fin y principio del sonido. Sé cómo resonará en los corazones tocando un acorde de amor. Lo sé, porque soy Máximus, y he sido Máximus por mucho, mucho tiempo y espacio y por una muy grande eternidad.

Lo sé, porque he hecho sonar el sonido de la Palabra en otros sistemas de mundos. Con la Palabra, los mundos se formaron. Con la Palabra, se desforman. Con la Palabra, y sólo con la Palabra, la creación luciferina deja de existir. Ellos me conocen igual que os conocen a vosotros. Han conseguido posponer el sonar del sonido de la Palabra al echar sus redes, oscuras redes. Pescan por la noche mientras los niños duermen, y capturan a las almas y las llevan por el plano astral, programando a las almas dormidas para su beneficio.

Pero eso ya no existe, porque con el despertar del Buda Gautama, con el despertar de la luz del Cristo Cósmico, con el punto de contacto en el corazón de los pocos, los ciclos pasan y la hora señalada toca[2].

El Arcángel Miguel dice de Máximus lo siguiente:

Podéis solicitarle “la Luz Maxin”. Pero debéis comprender el sendero del discipulado y recibir la corrección interior de la mente Crística y recibir a todos los emisarios de Dios, de las huestes celestiales y de los mensajeros de abajo, para que podáis responder rápidamente y no resistiros a la voluntad de Dios que está en el corazón de la Luz Maxin[3].

Esta es la gran luz que han llevado los grandes como Melquisedec, y fue la luz que ardió sobre el altar del Incalithlon, el gran templo central de la Atlántida.

La Virgen María enseña que podemos llamar a Máximus para ratificar y maximizar una anterior victoria en el escenario del mundo:

Una victoria se puede magnificar, se puede multiplicar, se puede maximizar mediante el corazón de Máximus para el máximo beneficio de aquellas personas que aún no han tenido el arqueo de esa exteriorización de la llama trina que ha producido una victoria en una zona del globo[4].

También podemos maximizar nuestros llamados cuando rezamos unos por otros. Por ejemplo, si rezamos por un hijo de Dios al que le asedia el suicidio y los demonios del suicidio, podemos maximizar nuestras oraciones y pedir por todos los niños de la luz que están abrumados con pensamientos suicidas. Dios es infinito y se puede multiplicar mil millones de veces.

Véase también

Luz Maxin

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Máximus”.

  1. Máximus, “The Energy of the Great Central Sun (La energía del Gran Sol Central)”, Perlas de Sabiduría, vol. 20, núm. 29, 17 de julio de 1977.
  2. Máximus, “I AM Maximus (YO SOY Máximus)”, 11 de agosto de 1979.
  3. Arcángel Miguel, “The Chela of the First Ray (El chela del primer rayo)”, Perlas de Sabiduría, vol. 30, núm. 35, 30 de agosto de 1987.
  4. Virgen María, “Light of My Heart, I Give to Thee (La luz de mi corazón, te la doy a ti)”, Perlas de Sabiduría, vol. 24, núm. 58, marzo de 1981.