Miguel y Fe

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Michael and Faith and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
El Arcángel Miguel

Miguel es el arcángel del primer rayo de protección, fe y la voluntad de Dios. Es el Príncipe de los Arcángeles y de las Huestes Angélicas, el Defensor de la Fe, el Ángel de la Liberación. El libro de Daniel lo llama «el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo»[1]. Su complemento divino es la Arcangelina Fe.

Relatos históricos

El Arcángel Miguel figura como el más grande y reverenciado de los ángeles en las escrituras y tradiciones judía, cristiana y musulmana. En la tradición popular musulmana es el ángel de la naturaleza que proporciona al hombre tanto alimento como conocimiento. En la tradición mística judía, el Arcángel Miguel se identifica con el ángel que luchó con Jacob, destruyó los ejércitos de Senaquerib y salvó a los tres muchachos hebreos del horno de fuego. El Arcángel Miguel fue el ángel que se apareció a Josué cuando este se preparaba para liderar a los israelitas en la batalla de Jericó.

El apóstol Juan habla del Arcángel Miguel en el libro del Apocalipsis, donde narra que fue Miguel quien arrojó al demonio y sus ángeles del cielo a la tierra.[2] Gracias a esto sabemos que los ángeles caídos han encarnado y que los enemigos del Cristo están en el mundo de la forma. Por tanto, es el Arcángel Miguel y las legiones del relámpago azul, que prestan servicio con él, quien defiende a los hijos de Dios del enemigo, el Anticristo.

Su espada y armadura

El Arcángel Miguel y sus legiones descienden todos los días al plano astral completamente ataviados con su poderosa armadura azul, llevando sus escudos y espadas de llama azul. Allí ellos liberan a quienes han abandonado la pantalla de la vida y no son capaces de elevarse hacia las octavas superiores de servicio y los retiros de los maestros.

Él y sus ángeles de la liberación trabajan las veinticuatro horas del día en estos niveles, rescatando almas de la acumulación de su propia creación humana a lo largo de los siglos y también de las proyecciones de los oscuros. Han prestado servicio ahí durante muchas eras y Miguel dice que está decidido a no rendirse nunca, hasta que el último niño de la luz de este planeta se haya elevado hasta la Fuente Divina mediante el ritual de la ascensión.

Como ayuda en la liberación de los portadores de luz de los enredos astrales, el Arcángel Miguel tiene una espada de llama azul que ha sido forjada a partir de la pura sustancia de luz. Esta espada de llama azul es una vara de poder de llama azul que él ha utilizado para la protección de la humanidad desde el descenso de los rezagados y los luciferinos al plano de la tierra. Miguel nos dice que esta espada es la espada de Dios. Proviene del Gran Sol Central, un regalo desde el corazón de Dios mismo, y le ha sido transferida por el poderoso Elohim Hércules. Cuando esta espada de llama azul resplandece sobre una manifestación negativa, nada puede oponerse a ella.

Usted también puede pedir esta espada de llama azul. Visualícela de un azul eléctrico chispeante como el de la llama azul de una estufa de gas. Tome esta espada en su mano derecha. Pásela a su alrededor todos los días mientras hace los decretos dinámicos para liberarse de todo lo que le ate y le impida conseguir la victoria. Luego maximice sus decretos incluyendo llamados por la libertad de todos en el planeta e incluso la salvación del planeta mismo. Los llamados diarios al Arcángel Miguel por protección y su impulso acumulado de fe y devoción a la voluntad de Dios asegurarán la protección de aquellos que en su nombre y servicio van como defensores de la fe.

Los estudiantes también pueden llamar al Arcángel Miguel pidiendo el manto de invisibilidad, invencibilidad e invulnerabilidad y la poderosa armadura azul cuando vayan a batallar contra las fuerzas del mal. El Arcángel Miguel forma parte de la fraternidad de portadores de luz conocida como «Escudo», cuyos miembros sirven las veinticuatro horas del día para proteger la imagen del Cristo en todo hombre, toda mujer y todo niño encarnados en este planeta.

0000191 archangel-michael-slaying-dragon-2237AX 600.jpeg

El servicio del Arcángel Miguel

El Arcángel Miguel es un ángel muy especial para nosotros. Junto con sus legiones de luz, se ha dedicado durante miles y miles de años al resguardo, la seguridad, el perfeccionamiento de nuestra alma y a nuestra protección; interesándose por nosotros, patrocinándonos, reprendiéndonos, enseñándonos el camino de la santa voluntad de Dios, haciéndonos entender que todos tenemos un arquetipo en la vida, que tenemos un plan divino. El amor de Dios por nosotros es muy tierno y está muy presente, y él nos lo hace saber especialmente de la manera más personal, por medio de sus ángeles.

La Diosa de la Libertad dice: «El Arcángel Miguel está a vuestro lado y responde a vuestra llamada, y lo hace mejor cuando mantenéis a diario un impulso acumulado» de oraciones dedicadas a él. «Vuestra llamada de ayuda recibirá respuesta instantáneamente cuando hayáis acumulado este impulso»[3]. El Arcángel Miguel se ha comprometido con todos y cada uno de nosotros de forma que si hacemos los decretos y cantamos las canciones dedicadas a él durante veinte minutos al día, él pondrá un ángel a nuestro lado hasta la hora de nuestra victoria.

El Arcángel Miguel también nos ofrece su impulso acumulado de fe, como él mismo dice: «Dadme vuestras dudas. Dadme vuestros cuestionamientos. Yo os daré mi fe. Y mi fe es un poder de transformar y dirigir hacia el mundo el gran amor de relámpago azul del Padre infinito de todo. Este poder y esta fe son reales».[4]

Algunas veces lo único que hace falta para que pasemos con éxito por un momento difícil de prueba es saber que tenemos amigos de luz que nos apoyan y rezan por nuestra superación. in embargo, cuando el arcángel ofrece su fe a la humanidad, es responsabilidad nuestra aceptar su regalo, invocar su llama y su intercesión, y hacer que ello forme parte de nuestra vida. «Cuando se obtiene la vista», dice Miguel, «¿qué necesidad hay de fe? Por tanto, no soy yo quien necesita fe –excepto para regalarla–, sino que sois vosotros quienes la necesitáis»[5].

En la mayoría de los casos, la batalla de la vida no se gana con decisiones trascendentales, sino en las pequeñas experiencias del día a día con las cuales, cuando dirigimos el corazón hacia Dios con fe y confianza, recibimos la gracia que nos libera de los aspectos negativos de la vida en los que la conciencia ha quedado momentáneamente atrapada. Podemos visualizar el sendero de fe como una «poderosa y reluciente cinta de sustancia de luz que conecta al individuo con su Presencia Divina»[6]. A veces una simple forma de pensamiento como esta es todo lo que se necesita para liberarnos de las facetas negativas de la vida.

El Arcángel Miguel nos ha ofrecido otro gran regalo de su corazón de amor, una dispensación dada en Boston, el 22 de abril de 1961:

Benditos y amados, algunos de vosotros estáis avanzados en años y no queda mucho para que abandonéis vuestro templo corporal. Algunos de vosotros lo haréis mediante la ascensión y otros entrarán en los reinos de nuestro mundo de la otra forma, llamada muerte… Os voy a hacer una promesa: si me llamáis en lo secreto de vuestro corazón y me pedís que venga en ese momento, yo, Miguel, me materializaré para vosotros en el momento en que fallezcáis y me veréis como YO SOY. Y os prometo que os ayudaré a liberaros de las restantes partes de vuestro karma y os ayudaré a entrar en los reinos de luz con menos dolor de lo que normalmente produce el miedo humano al fallecer.

Esto es un privilegio y un regalo que os doy desde mi corazón. Lo vierto sobre toda la gente de Boston y sobre toda la gente de todo el mundo que tenga la fe de aceptar y comprender que Dios camina y habla con los hombres hoy de la misma forma que lo hacía antaño. YO SOY Miguel, Príncipe de los Arcángeles, prestando a la Tierra un servicio cósmico[7].

Retiro

Artículo principal: Templo de Fe y Protección

El retiro etérico del Arcángel Miguel se encuentra en las Rocosas canadienses, en Banff, cerca del lago Louise. También tiene un foco de luz sobre Europa central. Su nota clave es «El himno de la Marina» («Eternal Father, Strong to Save» [Padre Eterno, fuerte al salvar]). La música de la «Marcha nupcial» de Lohengrin también se puede usar para invocar la radiación de los arcángeles y las huestes angélicas.

El Arcángel Miguel es el patrocinador de los departamentos de policía y las agencias dedicadas a hacer cumplir la ley de todo el mundo.

Véase también

Para saber más sobre el ser cósmico Fe, véase Fe, Esperanza y Caridad

Rosario al Arcángel Miguel

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Miguel y Fe”.

  1. Daniel 12:1.
  2. Apocalipsis 12:7–9.
  3. Elizabeth Clare Prophet, “How Angels Help You to Protect Yourself and Those You Love (Cómo le ayudan los ángeles a protegerse a sí mismo y a las personas queridas)”, 21 de febrero de 1993.
  4. Arcángel Miguel, “Hail, Children of the White-Fire Sun (Salve, hijos del Sol de fuego blanco)”, 4 de julio de 1971.
  5. Arcángel Miguel, “When the Heart Cries Out to God (Cuando el corazón clama llamando a Dios)”, Perlas de Sabiduría, vol. 13, núm. 35, 30 de agosto de 1970.
  6. Ídem.
  7. Arcángel Miguel, “A Divine Mediatorship (Una mediación divina)”, Perlas de Sabiduría, vol. 25, núm. 45, 7 de noviembre de 1982.