Poderoso Cosmos

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Mighty Cosmos and the translation is 96% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português

El Poderoso Cosmos es un ser cuya conciencia de sí mismo en Dios incluye la totalidad del cosmos, de ahí su nombre. Tiene el encargo recibido del Logos de animar los rayos secretos, energías del núcleo ígneo del ser, energías para la iniciación en los misterios del Christos.

The release of the secret rays to the earth

Abarcando la cosmoconcepción, la conciencia del propio universo, el Poderoso Cosmos fue encargado por Alfa y Omega para que viniera a la Tierra en 1939 con dos de los cinco rayos secretos, que él afianzó en una acción y emisión de luz cósmicas en el Polo Norte y en el Polo Sur.

Siendo consciente del cosmos, está profundamente sintonizado con el tono original de los patrones vibratorios de las evoluciones de la Tierra, sintonizándolos con el sonido de la creación. Manteniendo la cosmoconcepción del patrón y la frecuencia de luz de cada corriente de vida, envuelve el cordón cristalino de cada persona con la acción de su llama del corazón. Cuando la luz de la Presencia desciende al campo energético individual de la mónada en evolución, Cosmos la carga con el patrón divino de la perfección de esa corriente de vida. Así, incluso antes de que entre en la conciencia del hombre y antes de que pueda ser cualificada erróneamente, esa energía recibe la imposición del recuerdo del plan divino.

El Poderoso Cosmos ha ofrecido este servicio a la humanidad voluntariamente con el fin de que con cada latido, la persona pueda sentir el patrón de su Presencia Electrónica y así desear llegar a ser esa perfección. El Poderoso Cosmos es el científico entre los científicos, y debería ser reverenciado como el gran mentor de nuestra liberación mediante el conocimiento de la Ley Universal en operación. En el campo de la ciencia, nadie le sobrepasa en excelencia.

La acción de los rayos secretos afianzada por el Poderoso Cosmos en los polos procede de dos de las cinco franjas en el centro del cuerpo causal, donde sus patrones de color e identidad permanecen sin desvelar. La apariencia de los dos rayos secretos es de una radiación azul cristalino, pero esto es sólo el reflejo de la funda en la que esos rayos están sellados para que ningún ojo destructivo pueda explorar su identidad o acción. Estos dos rayos, junto con los siete representados para la Tierra por los chohanes, los Elohim y los arcángeles, invocan el poder del tres por tres, o el mágico número nueve.

El rayo secreto afianzado en el Polo Norte irradia hasta más allá del ecuador, siguiendo las líneas longitudinales del trópico de Capricornio, concentrando el rayo masculino de la Divinidad. El rayo secreto afianzado en el Polo Sur irradia a lo largo de las líneas longitudinales, más allá del ecuador, hasta el trópico de Cáncer, concentrando el rayo femenino de la Divinidad. Así, existe una intensa actividad de los rayos secretos que concentran la acción equilibrada de Alfa y Omega en las regiones tropicales, entre los trópicos de Capricornio y de Cáncer.

Hay un foco de los rayos secretos en el Templo de la Paz, sobre las islas Hawái, que equilibra la actividad masculina en el hemisferio norte y la actividad femenina en el hemisferio sur. El ataque a Pearl Harbor (7 de diciembre de 1941) fue un intento por parte de las fuerzas oscuras de interrumpir la acción de los rayos secretos que mantienen el equilibrio a medida que la Tierra entra en la era de oro.

La acción de los rayos secretos

Los cinco rayos secretos en su totalidad fueron entregados a la Tierra por el Poderoso Cosmos el 8 de abril de 1973. Esta entrega marcó el comienzo de la iniciación de la crucifixión para la Tierra y fue el principio de la gran espiral de transición desde Piscis a Acuario y la venida de la era de oro. Con esa entrega, Cosmos explicó la acción de estos rayos secretos.

¿Habéis pensado en el hecho de que existe una conciencia y percepción de Dios en el núcleo del ser que es la llama trina, y en el fuego blanco, que es el corazón de cada átomo del ser del hombre? Por eso, YO SOY esa conciencia; y vosotros sois esa conciencia si elegís animar el fuego blanco.

Os pongo sobre aviso para que no saltéis hacia la llama sin comprender que todo lo que es humano, todo lo que es inferior a lo divino en vosotros, debe ser consumido cuando deis ese salto. Pienso en cómo las personas se acercan cautelosamente a las aguas del mar y meten un dedo del pie, y lo sacan rápidamente porque el agua está demasiado fría. Bien, puede que hagáis lo mismo porque está demasiado caliente. Pero el calor sólo se genera por la fricción de vuestra conciencia en la llama.

Por tanto, primero despojaos de la conciencia de vosotros mismos como seres separados de Dios, separados de su preeminencia; y luego considerad la totalidad que es el hombre como la manifestación de Dios. Daos cuenta de que esa totalidad sólo puede ser el fuego consumidor. Y ahí, ahí permanecéis. Dad un paso y entrad en la Llama, porque así de cerca está la Llama. Así de cerca está la perfección divina. Y así de irreal es la vanidad de las vanidades.[1] Sólo un paso, y salís de la imperfección hacia la perfección…

Y así, he aparecido para entregar, a petición de los Señores del Karma, una extraordinaria ayuda mediante el impulso acumulado de los rayos secretos que descienden ahora desde el corazón de Alfa y Omega, desde el corazón de los poderosos Elohim y sus consortes celestiales, que envían el aspecto masculino, el aspecto femenino de los rayos secretos. Y en espirales, van alcanzando la manifestación por el plano etérico, el mental, el emocional y en el plano físico del planeta Tierra…

»Los rayos secretos son un refugio para los benditos. Que todos se retiren en los rayos secretos y en la conciencia que YO SOY. Porque YO SOY Cosmos y yo animo al cosmos con el poder de los rayos secretos. Y no hay parte alguna de este Huevo Gigantesco a donde podáis ir donde no encontréis mi Autopercepción de los rayos secretos cósmicos que salen del corazón del Todopoderoso. Y me hallaréis en la roca y en el agua, en el manantial de la vida, en el corazón del hombre, en el corazón de una flor, en las nubes de lo alto, y en la estratosfera, y en toda percepción solar; porque YO SOY Cosmos, y YO SOY la precipitación de los rayos masculino y femenino de Alfa y Omega…

Entonces, el poder del Poderoso Cosmos es victorioso hoy «como Arriba, así abajo». Y los ciclos de visión Divina son emitidos desde el corazón de la Tierra, desde el corazón de los cuatro seres de los elementos; y los ajustes planetarios comienzan. Porque el SEÑOR Dios exige este día que los cuatro cuerpos inferiores del planeta Tierra se alineen y que la conciencia de Cosmos se manifieste en el norte, el sur, el este y el oeste para la rectificación de los polos y del eje en manifestación física. Así se emite la espiral y así la manifestación será clara a la hora y en el momento que el SEÑOR nombre[2].

El Poderoso Cosmos dio una dispensación el 1 de julio de 1995, con la cual añadió sus rayos como agujas para reforzar la Tierra. Él dijo que estos rayos como agujas «sólo se pueden comparar al fuego cristalino, fuego cristalizado como alfileres, alfileres tan diminutos que ni siquiera se pueden medir… Os agradezco los llamados dirigidos a mí. Porque mis rayos secretos son parte del mantener unido el núcleo en el centro» de la Tierra.[3]

Véase también

rayos secretos

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Cosmos, Poderoso”.

  1. Eclesiastés 1:2.
  2. Poderoso Cosmos, “The Secret Rays Are Released to the Earth from the Heart of Alpha and Omega (Los rayos secretos son entregados a la Tierra desde el corazón de Alfa y Omega)”, Perlas de Sabiduría, vol. 16, núm. 22, 6 de junio de 1973.
  3. Poderoso Cosmos, 1 de julio de 1995.