Pecado original

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Original sin and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español

Para apoyar sus decretos oficiales que elevaban a Jesús a su estatura única como Dios, la jerarquía de la iglesia cristiana primitiva desarrolló varias doctrinas corolarias. Uno de ellos es la doctrina del 'pecado original' . Esta doctrina, tal como se enseña ahora en la Iglesia Católica Romana, establece que como resultado de la caída de Adán, todo miembro de la raza humana nace con un defecto moral hereditario y está sujeto a la muerte. Debido a esta mancha heredada del pecado, ningún hombre es capaz de lograr su decencia o su destino sin un acto salvador de Dios. Esto se logra, según la iglesia romana, mediante la muerte y resurrección de Jesucristo.

Lo que hizo la iglesia romana con su doctrina del pecado original es condenar a toda la raza humana al fracaso excepto a través de la gracia salvadora de Jesucristo, que es una ley que no es una ley de Dios y no puede cumplirse como ellos lo han declarado.

Orígenes de la doctrina

San Agustín, de Simone Martini (1320-1325)

En su mayor parte, apenas hay rastro del concepto de pecado original entre los primeros padres apostólicos, quienes creían que ningún pecado podía impedir que el hombre eligiera el bien sobre el mal por su propia voluntad.

Los primeros teólogos habían jugado con la idea de que el lamentable estado de cosas del hombre está relacionado de alguna manera con la Caída de Adán y Eva en el Jardín. Pero fue San Agustín (A.C. 354–430) quien lo convirtió en lo que sigue siendo una piedra angular de la teología cristiana: el pecado original.

A las personas buenas les suceden cosas malas porque todas las personas son malas por naturaleza, argumentó Agustín, y la única oportunidad que tienen para superar esta iniquidad natural es acceder a la gracia de Dios a través de la Iglesia. Como escribió Agustín, "Nadie será bueno si no fue primero que todo malvado".[1]

Aunque desde entonces la Iglesia ha rechazado algunos de los argumentos de Agustín, el catecismo católico todavía nos dice: "No podemos alterar la revelación del pecado original sin socavar el misterio de Cristo". [2] El pecado original está tan estrechamente ligado a Cristo, sostiene la Iglesia, porque es Cristo quien nos libera del pecado original.

Agustín creía que Adán y Eva vivían en un estado de inmortalidad física. No habrían muerto ni envejecido si no hubieran probado el fruto prohibido y así hubieran perdido el privilegio de la gracia de Dios. Después de su Caída, la gente comenzó a experimentar sufrimiento, vejez y muerte.

Según Agustín, cuando Cristo vino, ofreció a las personas la oportunidad de ser restauradas al estado de gracia. Actuaría como mediador entre el Padre y una creación desobediente. Aunque la intercesión de Cristo no los salvaría de la muerte física, les permitiría regresar al estado de inmortalidad física a través de la resurrección corporal. La gracia no evitaría que les pasaran cosas malas en la tierra, pero garantizaría su inmortalidad después de la muerte.

La implicación más importante del pecado original es que debido a que somos descendientes de Adán, cargamos con su naturaleza defectuosa permanentemente. "El hombre ... no tiene el poder de ser bueno", escribe Augustine. [3] Creía que no somos más capaces de hacer el bien de lo que lo es un mono de hablar. Podemos hacer el bien solo a través de la gracia.

Puntos de vista de Agustín sobre el sexo

La visión de Agustín sobre el sexo también ha dejado una profunda huella en nuestra civilización. Él, más que nadie, fue el responsable de la idea de que el sexo es inherentemente malo. Lo llamó la indicación más visible del estado caído del hombre. Como dice la erudita Elaine Pagels, él vio el deseo sexual como la "prueba" y el "castigo" por el pecado original.[4]

A lo largo de los siglos, muchos grupos como los estoicos, pitagóricos y neoplatónicos habían enseñado que el control del impulso sexual ayudaba al alma a romper las cadenas de la esclavitud del cuerpo. Pero Agustín adoptó el punto de vista extremo de que el sexo, incluso en el matrimonio, es malo.

Según Agustín, el deseo sexual, incluso el que conduce a la procreación, es malo. La lujuria y la muerte entraron al mundo al mismo tiempo, creía Agustín. Adán nunca habría muerto si no hubiera pecado. Y el castigo por su pecado no fue solo envejecer y morir, sino también experimentar una lujuria incontrolable. El deseo sexual fue, pues, el resultado directo de esta Caída.

Agustín creía que todos los descendientes de Adán estaban manchados por su lujuria. Como él mismo dijo, la "concupiscencia carnal" (lujuria) de Adán corrompió a "todos los que provienen de su estirpe". En otras palabras, la lujuria de un hombre convierte a todos los bebés en pecadores.[5]

A través de esta enseñanza surge la idea de que el matrimonio, la procreación y los bebés mismos están contaminados por el pecado original. Al decirnos que nacemos pecadores porque fuimos concebidos a través del acto sexual, la Iglesia nos está poniendo a cada uno de nosotros bajo el peso de la condenación. Esta culpa nos afecta a niveles subconscientes y agobia a muchos católicos y ex católicos, sin mencionar a algunos protestantes que la absorbieron a través del pensamiento de Martín Lutero y Juan Calvino, líderes de la Reforma Protestante.

Cuando la Iglesia exime a Jesús del pecado original, lo aleja aún más del resto de nosotros. Al decir que somos pecadores y que Jesús nunca lo fue, nos roba nuestro potencial para convertirnos en Hijos de Dios mientras caminamos en las huellas de Cristo.

Adán y Eva, Tiziano (c. 1550)

Heredar el pecado de Adán

Agustín encontró el principal apoyo bíblico para su doctrina en Romanos 5:12. En la nueva traducción estándar revisada moderna, el versículo dice: "El pecado entró en el mundo por medio de un hombre, y la muerte vino por el pecado, y así la muerte se extendió a todos porque todos pecaron".

Pero la versión de Agustín de este versículo contenía una mala traducción. Agustín no leyó griego, el idioma original del Nuevo Testamento, por lo que usó una traducción latina que ahora se llama Vulgata. Traduce la última mitad del versículo como “y así la muerte se extendió a todos los hombres, por un solo hombre, en quien todos pecaron”.[6] Concluyó que "en quién" se refería a Adán y que de alguna manera todas las personas habían pecado cuando Adán pecó.

Hizo de Adán una especie de personalidad corporativa que contenía la naturaleza de todos los hombres futuros, que transmitía a través de su semen. Agustín escribió: "Todos estábamos en ese hombre". Aunque todavía no teníamos forma física, “ya estaba allí la naturaleza seminal de la cual íbamos a ser propagados”.[7]

Por lo tanto, todos los descendientes de Adán son corruptos y están condenados porque estaban presentes dentro de él (como semen) cuando pecó. Agustín describió el pecado como algo que está "contraído"[8] y pasó por la raza humana como una enfermedad venérea. Jesús estaba exento del pecado original ya que, según los ortodoxos, fue concebido sin semen.

Agustín concluyó que, como resultado del pecado de Adán, toda la raza humana es un "tren de maldad" que se dirige a la "destrucción de la muerte segunda". [9] Excepto, por supuesto, aquellos que logran acceder a la gracia de Dios a través de la Iglesia

El Sínodo de Orange

En el siglo V, el pecado original se convirtió en el centro de una controversia que finalmente fue resuelta en 529 por el Sínodo de Orange. El sínodo decretó que el pecado de Adán corrompió el cuerpo y el alma de toda la raza humana; el pecado y la muerte son el resultado de la desobediencia de Adán. El sínodo también declaró que debido al pecado, el libre albedrío del hombre está tan debilitado que “nadie puede amar a Dios como debe, ni creer en Dios, ni hacer nada bueno por Dios, a menos que la gracia de la misericordia divina venga primero. a él." Afirmaron que por la gracia que viene a través del sacramento del bautismo, todos los hombres, si trabajan en ello, pueden ser salvos. Por lo tanto, la gracia y no el mérito humano fue primordial para la salvación.

Había mucho en juego en el resultado del debate sobre el pecado original. La controversia amenazaba con socavar el papel de la Iglesia en la vida del comulgante. La Iglesia enseñó que el bautismo era la forma en que los fieles eran iniciados en la Iglesia y se les presentaba la gracia, y que los sacramentos sostenían una vida de gracia. Si el sacramento del bautismo ya no fuera necesario para lavar el pecado original y alcanzar la salvación, entonces la Iglesia y su clero serían prescindibles.

Los católicos de hoy creen que aunque el sacramento del bautismo lava el pecado original, todavía permanece en el hombre la tendencia al pecado. Esta es una auto-contradicción. ¿De qué poder es el bautismo de Jesucristo sin que sea plenamente capaz de librarnos del sentido del pecado?

La Enciclopedia Católica de hoy dice bajo su entrada sobre "Pecado original" que "el término pecado original designa una condición de culpa, debilidad o debilidad encontrada en los seres humanos históricamente ..., antes de su propia libertad opción por el bien o el mal ... Este es un estado del ser más que un acto humano o su consecuencia.”[10]

Una perspectiva más amplia sobre la caída del hombre

El hombre y la mujer, andróginos en el núcleo de fuego blanco de su inocencia, conocían la plenitud en la conciencia edénica. Debido al abuso de la Llama Crística, perdieron su plenitud y se vieron desnudos ante el SEÑOR Dios. Así, el pecado original de los luciferinos, que provocó la primera caída de la humanidad y después la Caída de Adán y Eva, fue el abuso de la llama trina: la perversión de Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Inmediatamente, el abuso de la llama trina por parte de Adán y Eva formó una espiral negativa que produjo el cinturón electrónico. El núcleo de fuego blanco de la pureza (la fuente de energía en la Materia, el origen de la llama trina) se selló en el chakra de la Madre, protegido por querubines «y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del Árbol de la Vida».[11]

La pérdida de la plenitud mediante el abuso de la trinidad masculina de la energía de Dios fue lo que relegó al hombre y la mujer a la esfera de la Materia. Al haber perdido la pureza de su contacto con su polaridad interior del Espíritu, ya no tuvieron la conciencia andrógina de Dios en la llama trina. Debido a esta pérdida de plenitud, dejaron de ser capaces de procrear mediante la proyección de rayos de luz, como lo practicaban las evoluciones de Venus que estaban más avanzadas, las cuales no habían descendido del plano etérico.

La búsqueda de la integridad

A menos que el hombre y la mujer, hijo e hija, contengan en el corazón una llama trina equilibrada como foco de la esfera del Espíritu de su propia identidad Divina, no pueden experimentar, y en efecto no experimentan, la naturaleza andrógina de Dios en el plano de la Materia. La pérdida de la plenitud en la Materia por parte de Adán y Eva dio como resultado el karma del deseo de Eva por su marido y el deseo de Adán por su mujer. Así, se necesitan dos en la Materia para experimentar la totalidad del Dios Padre-Madre.

La necesidad de plenitud, el anhelo que siente el alma por la conciencia andrógina del Edén, produce el deseo en la Materia. El deseo por Dios y por la reunión con Dios como Padre o como Madre es un deseo santo. La manifestación de este deseo se convierte, por tanto, en un componente necesario de la procreación fuera del Jardín del Edén.

El Génesis (4:1) dice que Adán conoció a su mujer por primera vez. La relación sexual no es el pecado original. El pecado original es el abandono de la conciencia Crística por desobediencia al Ser Crístico interior individualizado y a la Presencia del Cristo Universal manifestada en el Gurú. La procreación a través del sexo es solo una entre una variedad de condiciones de la alianza adánica, condiciones relativas a la vida del hombre caído y la mujer caída fuera del Jardín del Edén.

El sexo, por tanto, tal como se practica actualmente en la Tierra, es el efecto y no la causa del pecado original. El sexo no es pecaminoso en sí mismo. Pero la humanidad ha convertido los abusos del fuego sagrado con el sexo en el mayor de los pecados desde su descenso de la gracia del jardín. Lo ha hecho al profanar voluntariamente el fuego sagrado en todos los centros sagrados de la percepción Divina (los chakras), al satisfacer las lujurias de la carne desobedeciendo los Diez Mandamientos.

Los siete sacramentos de la Iglesia y el octavo sacramento de la ley de la integración son un medio por el cual el hombre y la mujer pueden expiar los abusos de los siete rayos. En el hombre y la mujer redimidos, la relación sexual se convierte en un ritual sagrado perteneciente al sacramento del matrimonio. Este ritual se puede purificar limpiando la mancha del pecado original de desobediencia, así como del pecado secundario de la profanación lujuriosa de este ritual, restaurando la conciencia Crística en el hombre y la mujer.

El reencuentro divino

Cuando las siete iniciaciones de los siete chakras han sido superadas y los treinta y tres pasos han sido realizados, el hombre y la mujer regresan a la plenitud del Uno interior. Cuando ambos están libres de la separación del Todo y han entrado en ese estado de plenitud, su deseo ya no está basado en lo incompleto, sino que es tan solo ese deseo santo que proviene de la unidad con el Dios Padre-Madre.

En esta unión no hay pecado. Es la representación de la reunión divina, del matrimonio alquímico del alma con el Espíritu. Antes de la ascensión, esta reunión divina puede expresarse entre el hombre y la mujer con la unión de corazón, alma, cuerpo y mente para gloria de Dios en los siete chakras. De esta unión ya no surge «una clase de hombre» (las genealogías de la mente carnal o la descendencia de la carne), sino los arquetipos de la conciencia Crística, de los cuales conocemos al más alto, que es Jesucristo.

Este amado Hijo de Dios nació de la unión santificada del alma de María con el Espíritu de Dios a través del iniciado más alto del Espíritu Santo, Saint Germain (encarnado como José). Jesús fue el fruto de la mujer redimida. María se había convertido en Ma-Ray, el rayo de la Madre. Ella había pasado la prueba del diez, que Eva había fallado. Su virginidad era obediencia al Cristo interior y al Cristo Cósmico. Él le envió a ella instrucciones e iniciaciones, primero por medio de sus devotos padres, Ana y Joaquín, y por medio de sus hermanas en el templo esenio, donde recibió su primera preparación, y después por medio del Arcángel Gabriel.

El nacimiento virginal

Main article: Virgin birth

Puesto que el pecado original no es el sexo en sí mismo, el nacimiento virgen sigue siendo un nacimiento virgen con o sin la relación sexual. La conciencia virgen de María es la elevación de la esfera blanca de la Madre que, en el hombre y la mujer no redimidos, permanece encerrada en el chakra de la base de la columna.

Cuando esa luz de la Madre se eleva, restablece la luz de la Trinidad en cada chakra; sucesivamente, regenera la llama trina equilibrada en el corazón, resucita la plenitud de Alfa y Omega como núcleo de fuego blanco en los siete planos de conciencia de Dios y encierra esa esfera en el tercer ojo, al completar el caduceo.

A través de esa espiral de energía, santificada y purificada por el Cuerpo (la Materia) y la Sangre (el Espíritu) de Cristo, que «antes que Abraham fuera, YO SOY», el Hijo de Dios se convirtió en la Palabra encarnada: Jesucristo había nacido.

Si fuera cierto que Jesús era puro porque su madre, María, no tuvo contacto sexual con su padre, nosotros jamás podríamos ser puros. La malinterpretación del nacimiento virgen de Jesús es una mentira de los luciferinos que hace que los niños de Dios sigan condenándose a sí mismos y hace que los farisaicos sigan condenando a quienes están obligados a tener relaciones sexuales para traer niños al mundo.

El verdadero pecado original

Los maestros ascendidos enseñan que los ángeles caídos son los pecadores originales, que cometieron el pecado original contra Dios al desafiar a la Madre Divina y al Divino Varón. Han llevado a los hijos de Dios por caminos de pecaminosidad para convencerlos de que son “pecadores” y, por lo tanto, indignos de seguir los pasos de Jesucristo.

Los luciferinos postularon la mentira de que el sexo es el pecado original con el fin de mantener la luz de la humanidad velada en la conciencia de pecado, para mantener su atención (por consiguiente, la fuerza serpentina) constantemente centrada en el sexo como el fruto prohibido. Los luciferinos no querían que la humanidad supiera que lo que les provocó la caída fue su rechazo al Cristo. Porque si la humanidad lo supiera, podría aceptar la redención de Jesucristo, del Ser Crístico y del Iniciador Señor Maitreya, y así lo haría. Por tanto, la humanidad volvería a la gloria que conoció en el principio, antes de que el mundo existiera.

Los ángeles caídos han ocultado a los hijos de Dios el verdadero entendimiento de que Dios ha dotado a cada uno de ellos con la Imagen Divina; en lugar de eso, les han enseñado que están manchados para siempre por el “pecado original” y que nunca podrán llegar a ser semejantes a Cristo ni darse cuenta de su propio potencial crístico. Los ángeles caídos han promulgado así la falsa doctrina de que porque los hijos de Dios son pecadores, solo pueden ser salvos por la gracia, dispensada por la Iglesia, negando así la necesidad de que cada uno "haga las obras del que me envió". como Jesús declaró de su propia misión.[12]

Dios nos ha llamado a abandonar la vida pecaminosa de los ángeles caídos y dejar atrás la sensación de ser pecadores para siempre. Esto es posible gracias a la gracia de Jesucristo, que restaura nuestra unidad con él y con nuestro propio potencial crístico interior. Esta gracia nos brinda la oportunidad de expiar nuestras fechorías y errores y seguir nuestro propio camino de cristianismo individual.

La irrealidad del pecado original

Hace muchos años, la Diosa de la Libertad pronunció el mandato de que el pecado original no tiene una realidad última, ya que su origen no está en Dios:

Queridos míos, habéis oído hablar de la doctrina del pecado original. Soy el portavoz del Consejo Kármico, y les digo, amados, que no existe el pecado original; porque Dios no lo creó, los Maestros Cósmicos no lo crearon, y creo que nunca ha sido creado. El pecado original, amados, es una invención de la imaginación humana. Lo que es original es la pureza, es la ley de la vida, es la ley de la perfección eterna, y es lo que estaba destinado a actuar en el mundo del hombre como actúa en el universo.[13]

Y Madre María trae la visión de nuestro origen no estando en el pecado, sino en Dios:

Oh amados, no importa cuando llegue el momento, siempre y cuando llegue rápidamente para que digan: "¡He aquí, soy engendrado del Señor!" Deje que esa declaración anule el registro de condenación del pecado original sobre su alma, y sepa que el origen de su ser está en la inmaculada concepción de Alfa y Omega. Esta es tu vida original, esta es tu virtud original, este es tu amor original; y Dios te ama con esa pureza con la que te amó en la hora de la concepción de tu alma en el corazón del Gran Sol Central.[14]

Véase también

Virgin birth

Ascensión

Bautismo

Para más información

Template:RML-es, capítulo 20.

Template:PUC-es, págs. 134–40.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, The Path of Self-Transformation (El sendero de la autotransformación), págs. 143–50.

Fuentes

Elizabeth Clare Prophet, 10 de diciembre de 1988.

Template:RML-es, págs. 225–27, 374, 228–29.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, The Path of Self-Transformation (El sendero de la autotransformación), págs. 145–49.

Pearls of Wisdom, vol. 33, no. 41, October 21, 1990, endnote.

Template:PUC-es, págs. 137–38, 139–40.

  1. Agustín, Ciudad de Dios 15.1, en Schaff, Philip, ed., A Select Library of Nicene and PostNicene Padres de la Iglesia Cristiana, 1er ser. (Reimpresión. Grand Rapids, Michigan: Wm. B. Eerdmans Publishing, 1979–80), 2:285.
  2. "Catecismo de la Iglesia Católica" 389, pag. 98.
  3. Augustine, On Free Choice of the Will 3.18, citado en T. Kermit Scott, Augustine: His Thought in Context (Nueva York: Paulist Press, 1995), págs. 136-37.
  4. Elaine Pagels, Adam, Eve, and the Serpent (Nueva York: Random House, 1988), pag. 112.
  5. Augustine, On the Merits and Forgiveness of Sins, and on the Baptism of Infants 1.10, in Nicene and PostNicene Fathers, 5:19.
  6. Rom. 5:12, citado en Pelikan, "El surgimiento de la tradición católica", p. 299.
  7. Agustín, Ciudad de Dios 13.14, en Padres Nicenos y Post Nicenos, 1ª ser., 2:251.
  8. Agustín, "Contra Julián" 3.3, trad. Matthew A. Schumacher, "Los padres de la Iglesia", vol. 35 (Washington, D.C .: Prensa de la Universidad Católica de América, 1957), pág. 113.
  9. Agustín, "Ciudad de Dios" 13.14, en "Nicea". and PostNicene Fathers , 1ra ser., 2:251. Ver también Apocalipsis 21: 8.
  10. C. J. Peter, “Original Sin”, en New Catholic Encyclopedia (Nueva York: McGraw Hill, 1967), pág. 777.
  11. Génesis 3:24.
  12. Juan 9:4.
  13. Diosa de la Libertad, 1 de abril de 1962.
  14. Madre María, 26 de octubre de 1977.