Ra Mu

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Ra Mu and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
Monte Shasta

Ra Mu significa rayo de Mu o rayo de la Madre. El maestro ascendido Ra Mu es el Maestro de la Hermandad del Monte Shasta, parte de la Gran Hermandad Blanca. También es conocido como el «maestro de la montaña ». Es el defensor del rayo femenino, alojado tanto en el hombre como en la mujer.

Registros de la Patria

Los miembros de la Hermandad del Monte Shasta provienen de una antigua jerarquía de portadores de luz, disciplinados sacerdotes y sacerdotisas que cuidaban de la llama de la Madre en los altares de Lemuria, o Mu, antes de que se hundiera. Son maestros ascendidos y no ascendidos que guardan la llama de la pureza en la montaña y reciben a los chelas que llegan a la medida de su vara. Son devotos del Buda y su luz. Son monjes zoroastrianos, confucianistas, taoístas y zen. Entonan el sagrado AUM y conocen muy bien los misterios del Cristos en el YO SOY EL QUE YO SOY. La Hermandad del Monte Shasta patrocinó a Godfré Ray King y sus iniciaciones con Saint Germain.

En el monte Shasta, en 1975, el maestro ascendido Ra Mu habló en nombre de la Hermandad del Monte Shasta. Vino a afianzar la luz de la Tierra Madre, la antigua religión de devoción a la Madre eterna como luz blanca. Él enciende en nosotros la luz de la antigua enseñanza de Lemuria, la luz del cuarto rayo que teníamos antes del hundimiento de ese continente.

En 1997 Ra Mu nos exhortó a que hiciéramos la llama violeta para limpiar los registros de Lemuria. La depuración de estos registros debajo del Pacífico es necesaria para equilibrar las costas así como los sistemas planetarios. Ra Mu y los sacerdotes del fuego sagrado prometieron igualar la cantidad de decretos de llama violeta que nosotros hiciéramos, multiplicándola por el poder del diez.

Ra Mu también nos pidió que hiciéramos decretos de llama violeta para la transmutación de los registros del asesinato de la Madre Divina en Lemuria. Explicó que este registro del asesinato de la representante más alta de la Madre Divina en aquella época supone una carga para nuestra civilización. Este registro debe ser purificado antes de que las mujeres puedan elevarse realmente a la plena talla de la Cristeidad y la femineidad.

La ciencia de la Palabra de Lemuria

En 1981 Ra Mu vino a poner ante nuestra conciencia los antiguos cánticos de Lemuria y la ciencia de la Palabra hablada que allá se practicaba. Él dijo:

Entonad el nombre de Ra Mu. Sabed que YO SOY el Hijo de la Madre y que acudo a todos los que también quieran conocerla como el amado Hijo amado conoce a la amada Madre. Mucho se ha escrito sobre la Madre, tanto en Oriente como en Occidente. Podéis leerlo si queréis. Pero yo deseo familiarizaros con el sendero interior de la vida donde la Kundalini viaja, donde la resurrección es una perpetua fuente del Ser. Deseo sacaros del dolor a la vez que os pediría que siguierais siendo sensibles al dolor del mundo, ya que compartís el cargo de la Madre del Mundo.

Os daría un manto de alegría y un ramo de sabiduría. Os daría sandalias doradas y el Libro de la Ley. Lo escribiría en vuestro corazón. Grabaría al aguafuerte un ígneo soneto de amor por vuestra llama gemela y por vuestro Yo. Haría todas esas cosas, pero debo pediros que deis el primer paso: que pongáis a un lado las anteriores vestiduras y estéis listos para poneros las nuevas.

Os pediría que dierais el segundo paso, el de no volver jamás a permitir que vuestra voz quede silenciada por la presión sobre vosotros de cualquier y de todas las formas de odio a la Palabra misma. La Palabra que fluye de vuestra boca es Madre. La Madre es un fuego devorador, pero no lo temáis, pues vosotros también sois Madre.

Quisiera ver que dierais el tercer paso de integración con el Uno, de discipulado diligente ante el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo. Con la nueva vestidura de conciencia, con el vertido del fuego de la Madre procedente de la boca de vuestro Dios y con la Trinidad como el camino hacia la maestría propia, iréis lejos, muy lejos con Saint Germain. ¡Y yo estaré ahí! Y estoy ahí, apoyando su causa y sacando a la luz el recuerdo de Mu y todas las enseñanzas de la Madre en el templo que lleva su nombre.

¡Movámonos hacia adelante!… Que nuestros discípulos de la Madre del Mundo se vuelvan conscientes de la evolución de las almas en este planeta y de la historia de la Tierra desde el principio.

Llevemos adelante, pues, todo lo que merezca la pena guardar. No escatimemos esfuerzo alguno en construir su templo. Consignemos a la llama los restos que no producen fruto. ¡Escuchemos la llamada de Ra Mu desde el Retiro Interno![1]

El monte Shasta

El monte Shasta fue una vez el chakra de la coronilla de Lemuria. Dentro de la montaña se encontraba el retiro físico de la Hermandad del Monte Shasta. En 1988 Sanat Kumara anunció «la retirada de la Hermandad del Monte Shasta del retiro físico del monte Shasta. Toda esta Hermandad, por tanto, se retira y transfiere su campo energético y foco tanto al Grand Teton como a otra zona de las Rocosas del norte»[2].

Los libros de Godfré Ray King, Phylos el Tibetano y otros se han referido a la Hermandad del Monte Shasta, y mucha gente va allí en peregrinaje buscando a los maestros ascendidos. Es importante saber que el retiro de esta Hermandad ya no se halla dentro de la montaña y, desgraciadamente, los que viajan allí con frecuencia encuentran a quienes profesan proteger las fortificaciones de los misterios y de la Presencia YO SOY, pero que los alejan de los verdaderos maestros y sus enseñanzas.

Véase también

Hermandad del Monte Shasta

Para más información

Godfré Ray King, Misterios revelados

Phylos el tibetano, Un habitante de dos planetas

Fuentes

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 2, “Ra Mu”.

  1. Ra Mu, “You Becoming the All—For Thou Art Mother Also (Tú, convirtiéndote en el Todo: porque también eres Madre)”, Perlas de Sabiduría, vol. 24, núm. 76, noviembre de 1981.
  2. Sanat Kumara, “The Warning (La advertencia)”, Perlas de Sabiduría, vol. 31, núm. 4, 24 de enero de 1988.