Rey de la Nieve y Reina de la Nieve

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Snow King and Snow Queen and the translation is 65% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
Aerial view of Greenland

El Rey de la Nieve y la Reina de la Nieve gobernaron una antigua civilización donde actualmente tenemos a Groenlandia. Son llamas gemelas que representaron el principio Padre-Madre como gobernantes de aquella civilización, que alcanzó su punto álgido mucho antes de la glaciación.

Gautama Buda habló del Rey y la Reina de la Nieve, diciendo esto:

Estas llamas gemelas una vez gobernaron una antigua civilización, de naturaleza tropical, que se encontraba donde actualmente está Groenlandia y abarcaba gran parte del Polo Norte. Benditos, cuando las eras cambiaron y tuvieron lugar las inversiones, fueron recordados así por el final de su período como el Rey y la Reina de la Nieve.

Así, comprenderéis cómo la luz de fuego blanco también puede bajar y lo que una vez fue verde, exuberante y hermoso como un jardín del Edén, como un paraíso lemuriano, podría quedar cubierto por la energía de fuego blanco-fuego azul del sol. Y así, la era de la nieve llega como una purificación del plano etérico, depurando incluso el cuerpo físico y preparándose una vez más para un nuevo orden.

Así, todas las cosas en sus ciclos tienen un propósito cósmico. Y aquello que una vez fue nieve puede volver a florecer y llegar a ser el rosa y el oro y los tonos violeta, y el azul celeste y la luz de muchos mundos centelleando, chispeando en aguas tropicales que muestran todo tipo de oportunidad para formas de vida que se mueven hacia el sol[1].

Their “cosmic snow”

En 1979 los Elohim Pureza y Astrea también hablaron de su servicio:

El poderoso Rey y la Reina de la Nieve, que guardan la llama de la pureza cristalina desde el Polo Norte al Polo Sur y sostienen el equilibrio de Alfa y Omega, ahora mantienen en la Tierra el manto de luz blanca allá donde nuestros chelas estén presentes. Por tanto, la poderosa luz de Dios emite ahora sus rayos. Y tenemos la bendición de haber empezado con vosotros este día un ciclo de veinticuatro horas, desde la medianoche hasta la medianoche, en que todas las huestes del cielo están reunidas, engalanando a la Tierra con flores blancas de todas clases, rosas, lirios, lirios del valle y gardenias, la luz jazmín[2].

El Rey y la Reina de la Nieve trabajan con los seres de los elementos para sostener el equilibrio en la naturaleza y en los cuatro cuerpos inferiores del planeta. Su «nieve» reluce con el brillo a veces rosa, a veces oro, a veces azul, violeta o verde, dependiendo de la acción que deseen llevar a cabo a través de los focos de pureza de este planeta.

Son seres cósmicos de gran talla y logro, que sienten un gran amor por las evoluciones a las que sirven. Poseen un enorme impulso acumulado de pureza que se puede invocar para cubrir toda una zona con un resplandeciente brillo blanco de la llama de la pureza. Este manto se puede utilizar para detener los disturbios, la guerra, la opresión, la revolución y las masas fuera de control. Su foco de la pureza con frecuencia se manifiesta como nieve física.

Sanat Kumara speaks of the “cosmic snow” they release:

May I introduce the twin flames, the mighty Snow King and the Snow Queen, whose Light has graced in ancient time the land known as Greenland, beloved ones. And thus they ruled there in an era when all was tropical and beautiful, and therefore the name remained.

Beloved hearts, dwelling in the white fire core of the holy purpose of this ancient civilization, these twin flames release in this hour the light of a cosmic snow which comes upon earth as a cloud of infinite energy such as you call forth according to the alchemy and ritual of Saint Germain.

Therefore, beloved, know that this light of cosmic snow has the same absorptive quality of the cloud of infinite energy. It comes to earth, then, in a release of light, clearing the debris for the descent further and further into the physical octave of the etheric body of Light, the swaddling garment given to earth thirteen months ago.[3]

Blessed ones, this cosmic snow is to absorb ten thousand times the weight of each particle in human creation and substance of the astral plane. Such is the quality of this light. Throughout the world, then, a new purity of light goes forth and a clearing action that comes in answer to your calls to the violet flame.[4]

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 2, “El Rey de la Nieve y la Reina de la Nieve”.

  1. Gautama Buda, “Making Choices (Tomar decisiones)”, Perlas de Sabiduría, vol. 26, núm. 39, 25 de septiembre de 1983.
  2. Pureza y Astrea, 30 de diciembre de 1979.
  3. See Sanat Kumara, December 31, 1984, “The Turning Point of Life on Earth: A Dispensation of the Solar Logoi,” Pearls of Wisdom, vol. 28, no. 6.
  4. Sanat Kumara, “The Ancient Mantle Is Restored,” Pearls of Wisdom, vol. 29, no. 24, June 9, 1986.