Changes

Jump to navigation Jump to search
no edit summary
Line 18: Line 18:  
Cuando el alma va ante el Consejo Kármico para dar cuentas al final de cada encarnación, el Guardián de los Pergaminos o uno de sus representantes lee a los Señores del Karma los registros sacados del Libro de la Vida. El Guardián de los Pergaminos también lee los registros de aquellas corrientes de vida que han llegado al Juicio Final en la Corte del Fuego Sagrado, en Sirio, y ocupando ese puesto, sólo él tiene permitido ponerse enfrente del trono del Todopoderoso.
 
Cuando el alma va ante el Consejo Kármico para dar cuentas al final de cada encarnación, el Guardián de los Pergaminos o uno de sus representantes lee a los Señores del Karma los registros sacados del Libro de la Vida. El Guardián de los Pergaminos también lee los registros de aquellas corrientes de vida que han llegado al Juicio Final en la Corte del Fuego Sagrado, en Sirio, y ocupando ese puesto, sólo él tiene permitido ponerse enfrente del trono del Todopoderoso.
   −
Cuando llega la hora de que se termine la ronda de encarnaciones y que el alma ascienda, el Guardián de los Pergaminos o uno de sus ayudantes lee los registros de la corriente de vida en honor a sus logros. El Guardián de los Pergaminos, actuando en conjunto con el Ser Crístico de la persona, prende fuego a los registros de involucración mortal que han atado al alma a la Tierra. Después, dice él, «en los registros eternos de Dios sólo quedará el registro de la perfección eterna; y así, en la futura corriente de vida, una perfecta exteriorización individualizada de manifestación Divina, hecha por el hombre a imagen y semejanza de Dios»<ref></ref>.
+
Cuando llega la hora de que se termine la ronda de encarnaciones y que el alma ascienda, el Guardián de los Pergaminos o uno de sus ayudantes lee los registros de la corriente de vida en honor a sus logros. El Guardián de los Pergaminos, actuando en conjunto con el Ser Crístico de la persona, prende fuego a los registros de involucración mortal que han atado al alma a la Tierra. Después, dice él, «en los registros eternos de Dios sólo quedará el registro de la perfección eterna; y así, en la futura corriente de vida, una perfecta exteriorización individualizada de manifestación Divina, hecha por el hombre a imagen y semejanza de Dios»<ref>Ídem.</ref>.
    
== Notas ==
 
== Notas ==

Navigation menu