Manú Vaivasvata

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Vaivasvata Manu and the translation is 94% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português

El Manú Vaivasvata y su consorte son los manús de la quinta raza raíz. Como manús, sostienen el patrón arquetípico para esa raza raíz y patrocinan el sendero Crístico para todas las almas de esa evolución. Los manús y sus complementos divinos representan al Dios Padre-Madre para sus respectivas razas raíz. Los miembros de una raza raíz encarnan juntos y poseen un único patrón arquetípico, plan divino y misión a realizar en la Tierra.

Eastern teachings

Vaivasvata es una palabra sánscrita que significa «nacido del sol», nacido del Gran Sol Central. En las enseñanzas hindúes, Vaivasvata es un poeta, sabio y gurú. También es uno de los manús, o legisladores, que guían las vidas de la humanidad. Los hindúes creen que es el manú de la era actual.

En la mitología hindú, Vaivasvata aparece como el Noé indio, y varias leyendas narran cómo fue salvado de un gran diluvio. Helena Blavatsky lo llama «el progenitor de la quinta raza, salvándola del diluvio que casi exterminó a la cuarta raza». Precisando más, ella dice que cada manú «debe llegar a presenciar uno de los cataclismos periódicos y recurrentes (alternativamente por fuego y por agua) para cerrar el ciclo de cada Raza raíz»[1].

En su libro The Masters and the Path (Los maestros y el sendero), C. W. Leadbeater describe a Vaivasvata como «una figura real… el más alto de todos los Adeptos, de seis pies y ocho pulgadas de altura y perfectamente proporcionado. Es el Hombre Representativo de nuestra raza, su prototipo, y cada miembro de esa raza ha descendido directamente de Él. El Manú posee un rostro impresionante de gran poder, con una nariz aguileña, barba castaña completa y suelta y ojos castaños, y una magnífica cabeza de pose leonina… Actualmente vive en las montañas del Himalaya»[2].

Su servicio hoy

El Manú Vaivasvata tiene un foco en los Himalayas. La llama concentrada en su retiro magnetiza a las almas que evolucionan en la quinta raza raíz hacia el patrón de la conciencia Crística que él sostiene por ellas. El amor de Vaivasvata hacia sus hijos es tan grande que cuando entran en contacto con la llama de su cáliz del corazón en su altar, son liberados de las imposiciones de la civilización que son contrarias a su destino como miembros de la esa raza raíz. Su patrón electrónico es una filigrana compleja pero delicada, un antahkarana que rodea la Tierra y se conecta con la llama del corazón de todos los miembros de su familia.

La pronunciación de ciertas entonaciones con vocales en ciertos tonos sintoniza la conciencia con el antahkarana (o red de luz), y por tanto con el enorme poder Divino de Vaivasvata. Los estudiantes deberían pronunciar el llamado para sintonizarse con este antahkarana tanto si son de la quinta raza raíz como si no lo son, porque él dirige corrientes poderosas que aparecen como estrellas fugaces que cruzan las grandes regiones del planeta, dirigiéndose hacia el corazón de quienes prestan servicio con él.

El Manú Vaivasvata ha dicho:

Aprended esta lección de un gurú que ha tenido cientos de miles de chelas victoriosos: la obediencia absoluta al instructor garantiza la maestría instantánea. Cuando penséis que estáis solos, separados, que sois incomprendidos, difamados, acordaos del Manú Vaivasvata y llamad pidiendo que aparezca mi patrón. Pedid que aparezca vuestro patrón. Y sabed que YO SOY en el centro de cada patrón como la conciencia del núcleo de fuego blanco.

YO SOY la conciencia del núcleo de fuego blanco de la semilla y el vástago, de la encina y la secoya, de la flor, la estrella, los pájaros que cantan, las campanas de las iglesias que repican, el sonar del reloj, el reloj cósmico que da la hora de la iniciación, de la victoria, del amor. Recorro con vosotros cada paso del camino, porque voy tras los hijos del amanecer, los hijos de mi raza raíz. Y así, de ahora en adelante, quisiera haceros llegar velozmente, con alas de luz, el ímpetu de nuestra luz y de nuestro amor para que vosotros también podáis emitir la gran llamada al origen que envía el Dios Padre-Madre a nuestros hijos, «Venid a casa, venid a casa, venid a casa». Me retiro al corazón de los rayos secretos, y cuando invoquéis esos rayos, yo iré y colocaré sobre vosotros mi Presencia Electrónica para elevaros hacia el patrón de la identidad Divina[3].

El complemento divino del Manú Vaivasvata sigue encarnado para afianzar sus llamas gemelas en la forma.

Véase también

Retiro del Manú Vaivasvata en los Himalayas

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 2, “Vaivasvata, Manú”.

  1. Helena Blavatsky, Collected Writings (Obras completes), vol. 4: 1882-1883 (Wheaton, Ill.: Theosophical Press, 1969), págs. 577, 578.
  2. C. W. Leadbeater, The Masters and the Path (Los maestros y el sendero) (Adyar, Madras, India: Theosophical Publishing House, ca.1959), págs. 40-41.
  3. Vaivasvata Manu, “Nurturing the Souls of a Planet (Nutrir las almas de un planeta)”, 12 de octubre de 1973.