Zaratustra

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
This page is a translated version of the page Zarathustra and the translation is 100% complete.
Other languages:
English • ‎español • ‎português
Zaratustra

Este cargo de la jerarquía lo ocupa actualmente alguien que estuvo encarnado como el fundador del zoroastrismo en la antigua Persia. Es el iniciado del fuego sagrado más alto en el planeta y la autoridad que gobierna las energías del fóhat. Está por encima de los sacerdotes del fuego sagrado y del sacerdocio de Melquisedec.

Todos los miembros de la Gran Hermandad Blanca prestan servicio en la Orden de Melquisedec igual que sirven al fuego sagrado, pero sólo los que alcanzan cierto nivel iniciático pueden ser llamados Sacerdotes de la Orden de Melquisedec. Otros miembros contribuyen a los propósitos de la Orden pero no tienen el título de sacerdotes. Zaratustra tiene muchos discípulos que sirven debajo de él y cuando el más avanzado de ellos alcance cierto logro, estará cualificado para el cargo y el instructor avanzará hacia un servicio cósmico.

El registro histórico

El zoroastrismo es una de las religiones del mundo más antiguas. Zaratustra, su fundador, fue un profeta que hablaba con su Dios cara a cara.

Mary Boyce, profesora emérita de estudios iraníes en la Universidad de Londres, señala:

El zoroastrismo es la más antigua de las religiones del mundo reveladas, y probablemente ha tenido más influencia en la humanidad, directa e indirectamente, que cualquier otra fe.[1]

Según R. C. Zaehner, ex profesor Spalding de Religiones y Ética Orientales en la Universidad de Oxford, Zarathustra fue

... uno de los más grandes genios religiosos de todos los tiempos ... [Él] fue un profeta, o al menos se concibió a sí mismo como tal; habló con su Dios cara a cara ... [Sin embargo] sobre el Profeta mismo no sabemos casi nada que sea auténtico.[2]

Zaratustra vivió en una sociedad analfabeta, cuyo pueblo no dejó nada escrito. Sus enseñanzas fueron transmitidas por tradición oral y mucho de lo que se escribió más tarde sobre su vida y sus enseñanzas se ha perdido o destruido. Aquello que los eruditos han podido reunir sobre él proviene de tres fuentes: el estudio del entorno histórico anterior y contemporáneo a la época en que se cree que vivió Zaratustra, la tradición y los diecisiete cantos sagrados «Gathas». Los eruditos están de acuerdo en que Zaratustra compuso estos cantos. Los Gathas están contenidos en el Avesta, las escrituras sagradas del zoroastrismo.

Escenas de la vida de Zaratustra

Se cree que Zaratustra nació en lo que hoy es el este de Irán central, pero no es seguro. La fecha de nacimiento de Zaratustra es aún más difícil de establecer. Los eruditos la sitúan entre 1700 a.C. y 600 a.C. El consenso es que vivió alrededor de 1000 a.C. o antes.

The Gathas are the key to determining Zarathustra’s approximate year of birth. They are linguistically similar to the Rigveda, one of the sacred texts of the Hindus. According to Boyce:

El lenguaje de los Gathas es arcaico, y cercano al del Rigveda (cuya composición ha sido asignada a alrededor de 1700 D.C. en adelante); y la imagen del mundo que se obtiene de [los Gathas] es correspondientemente antigua, la de una sociedad de la Edad de Piedra ... Por lo tanto, sólo es posible aventurar una conjetura razonada de que [Zaratustra] vivió en algún momento entre 1700 y 1500 D.C.[3]

Otros eruditos que trabajan con la misma evidencia sitúan su nacimiento entre 1400 y 1200 D.C.

Los Gathas dicen que Zaratustra era de la familia Spitama, una familia de caballeros. El nombre griego de Zaratustra es Zoroastro, que significa "Estrella Dorada" o "Luz Dorada". Fue uno de los sacerdotes que formuló mantras.

Zaratustra también fue un iniciado. Según Boyce, “Él ... se describe a sí mismo [en los Gathas] como un 'vaedemna' o 'uno que sabe', un iniciado que posee una sabiduría divinamente inspirada.”[4] Pero ante todo, Zaratustra fue un profeta, y él es un profeta y vive hoy entre nosotros como un maestro ascendido.

Los Gathas lo representan hablando con Dios. Ellos dicen:

Él es "el Profeta que alza la voz en veneración, el amigo de la Verdad", el amigo de Dios, un "verdadero enemigo de los seguidores de la Mentira y un poderoso apoyo para los seguidores de la Verdad".[5]

Llamando como profeta

La tradición sostiene que a la edad de veinte años Zaratustra dejó a su padre, su madre y su esposa para ir en busca de la Verdad. Diez años más tarde tuvo la primera de muchas visiones.

Boyce escribe:

Según la tradición, Zoroastro tenía treinta años, en el momento de la sabiduría madura, cuando finalmente le llegó la revelación. Este gran acontecimiento se menciona en uno de los Gathas y se describe concisamente en una obra de Pahlavi [persa medio]. Aquí se dice que Zoroastro, estando en una reunión [llamada] para celebrar un festival de primavera, fue al amanecer a un río a buscar agua.

Vadeó para sacar [el agua] del medio de la corriente; y cuando regresó al banco ... tuvo una visión. Vio en la orilla un Ser brillante, que se reveló a sí mismo como Vohu Manah "Buena [Mente]"; y este Ser llevó a Zoroastro a la presencia de Ahura Mazda y otras cinco figuras radiantes, ante las cuales "no vio su propia sombra sobre la tierra, debido a su gran luz". Y fue entonces, de esta gran heptada [o grupo de siete seres], que recibió su revelación ”.[6]

Podemos conjeturar que los siete seres de esta gran heptada no eran otros que los Siete Sagrados Kumaras.

Ahura Mazda significa «Señor sabio». Zaratustra reconoció a Ahura Mazda como el único Dios verdadero, el Creador del universo.

No se puede exagerar la importancia de esto. Zaratustra pudo haber sido el primer monoteísta de la historia registrada. Zaehner señala, “El gran logro del Profeta iraní [fue] que eliminó a todos los dioses antiguos del panteón iraní, dejando solo a Ahura Mazdah, el 'Señor Sabio', como el Único Dios Verdadero”.[7]

Algunos estudiosos afirman que Zaratustra no era un monoteísta estricto sino un henoteísta, es decir, uno que adora a un Dios pero no niega la existencia de otros. Ésta es una distinción técnica. Como señala David Bradley, autor de Una guía de las religiones del mundo, “[Zaratustra] era un monoteísta practicante de la misma manera que lo era Moisés”.[8] Bradley piensa que Moisés sabía de la existencia de dioses menores pero insistió en la necesidad de ponerse del lado del Dios verdadero en contra de todos los demás dioses.[9]

Poco después de su primera visión, Zaratustra se convirtió en el portavoz de Ahura Mazda y comenzó a proclamar su mensaje.

Según Simmons, Zaratustra instituyó una reforma religiosa que fue de mayor alcance y más radical que el desafío de Martín Lutero a la Iglesia Católica Romana.[10]

La reforma de Zaratustra tuvo varias facetas. Su principal objetivo era acabar con el mal. Comenzó a condenar las doctrinas religiosas de sus compatriotas.

La antigua religión, lo mejor que podemos decir, tenía dos clases de deidades: los "ahuras" o "señores" y los "daevas" o "demonios". Según Zaehner:

Son ... los daevas específicamente a quienes ataca Zoroastro, no los ahuras a quienes prefiere ignorar ... lado. En cualquier caso, concentró todo el peso de su ataque en los daevas y sus adoradores que practicaban un ritual de sacrificio sangriento y eran enemigos de la comunidad pastoral establecida a la que pertenecía el Profeta.[11]

Zaratustra y Vishtaspa

Difundiendo su mensaje

Al principio Zaratustra tuvo poco éxito en la diseminación de su mensaje. Zaehner observa, “Es obvio por los Gathas que Zoroastro se encontró con una oposición muy dura de las autoridades civiles y eclesiásticas cuando una vez proclamó su misión”.[12] Fue perseguido por los sacerdotes y seguidores de los daevas. Según la tradición, intentaron matarlo varias veces.

Pasaron diez años antes de que Zaratustra obtuviera su primer converso, su primo. Entonces fue guiado divinamente a la corte del rey Vishtaspa y la reina Hutaosa.

Vishtaspa era un monarca honesto y sencillo, pero estaba rodeado por los «karpan», un grupo de sacerdotes egoístas y manipuladores. Convocaron un consejo para desafiar las revelaciones del nuevo profeta y conspiraron exitosamente para que lo metieran en la cárcel. Como cuenta la historia, Zaratustra consiguió su libertad al curar milagrosamente el caballo negro favorito del rey. Vishtaspa le dio permiso para que enseñara la nueva fe a su consorte, la reina Hutaosa. La bella Hutaosa se convirtió en uno de sus mayores partidarios y le ayudó a convertir a Vishtaspa.

Tras dos largos años, el monarca finalmente fue convertido. Pero Vishtaspa exigió una última señal antes de aceptar completamente la fe. Pidió que se le mostrara qué papel jugaría en el mundo celestial. Como respuesta, Ahura Mazda envió tres arcángeles a la corte de Vishtaspa y Hutaosa. Aparecieron como caballeros resplandecientes vestidos con armadura completa, montados a caballo. Según un texto, llegaron con tal gloria que «su radiación en esa noble residencia parecía… un cielo de luz completa, debido a su gran poder y triunfo… cuando por tanto [los] miró, el exaltado rey Vishtaspa tembló, todos sus cortesanos temblaron, todos sus comandantes quedaron confundidos»[13].

Irradiando una luz cegadora y el sonido del trueno, anunciaron que habían llegado en nombre de Ahura Mazda con el fin de que el rey pudiera recibir la totalidad del mensaje de Zaratustra. Prometieron a Vishtaspa una longevidad de 150 años y que él y Hutaosa tendrían un hijo inmortal. Los arcángeles advirtieron, sin embargo, que si Vishtaspa decidiera no aceptar la religión, su fin no estaría lejos. El rey aceptó la fe y toda la corte hizo lo mismo. Las escrituras dicen que los arcángeles hicieron entonces su morada con Vishtaspa.

Mensajero de Sanat Kumara

En un dictado del 1 de enero de 1981 el maestro ascendido Zaratustra habló del rey Vishtaspa y la reina Hutaosa:

YO SOY el que ha venido para emitir el fuego sagrado del Sol detrás del sol para elevaros y establecer en vosotros la enseñanza original de Ahura Mazda, Sanat Kumara, entregada hace mucho tiempo en la tierra de la antigua Persia a mí y al rey y la reina, quienes recibieron la conversión de los arcángeles y del fuego sagrado y de los santos ángeles gracias al descenso de la luz. Así, debido a que sus corrientes de vida aceptaron mi profecía, tuvo lugar la multiplicación del pan de la vida desde el corazón de Sanat Kumara, cuyo mensajero fui, cuyo mensajero sigo siendo…

La enseñanza de las huestes del SEÑOR y la venida del gran avatar de luz, la enseñanza de la traición y la posterior guerra de sus huestes contra los malvados, fue comprendida y difundida. La ley del karma, la ley de la reencarnación e incluso la visión de los últimos días, cuando el mal y el Malvado serían conquistados, todo eso se produjo debido a la conversión del rey y la reina y porque la fe se extendió a todos los súbditos del país. Así, los arcángeles, a través de mi cargo, pusieron pruebas a estos dos elegidos. Al pasar las pruebas, fueron bendecidos como emisarios secundarios de Sanat Kumara. Y por tanto, yo como profeta y ellos manteniendo el equilibrio en la Tierra manifestamos una trinidad de luz y el flujo en forma de ocho.

Comprended los ingredientes necesarios para la propagación de la fe por la Tierra. Los arcángeles envían a su mensajero con un don de profecía que es la Palabra de Sanat Kumara para todas las culturas y todas las épocas. Así, el profeta llega con la visión, con la unción y con el fuego sagrado. Pero a menos que el profeta encuentre el campo fértil de corazones encendidos y receptivos, la autoridad de la Palabra no pasará a las personas[14].

Ahura Mazda en el disco alado, del Salón de las 100 Columnas, Persépolis, Persia aqueménida, 486–460 A.C.

Ahura Mazda

Zaratustra reconoció a Ahura Mazda, el Señor Sabio, como el creador de todo, pero no lo vio como una figura solitaria. En el zoroastrismo, Ahura Mazda es el padre de Spenta Mainyu, el Espíritu Santo. "Spenta" significa "santo" o "generoso". "Mainyu" significa "espíritu" o "mentalidad". El Espíritu Santo es uno con Ahura Mazda, pero distinto de él. Ahura Mazda expresa su voluntad a través de Spenta Mainyu.

Boyce explica:

Para Zarathushtra Dios era Ahura Mazda, quien ... había creado el mundo y todo lo bueno en él a través de su Espíritu Santo, Spenta Mainyu, quien es su agente activo y, sin embargo, uno con él, indivisible y sin embargo distinto.[15]

En pocas palabras, el Espíritu es siempre el Espíritu del Señor. Cuando hablamos del Espíritu Santo, es el Espíritu de Dios.

Ahura Mazda también es el padre de los Amesha Spentas, o seis "santos" o "inmortales generosos". Boyce dice que el término "spenta" es uno de los más importantes en la teología de Zaratustra. Para él, significaba "poseer poder". Cuando se usa en relación con las deidades benéficas, significa "poseer poder para ayudar" y, por lo tanto, "promover, apoyar, beneficiar".[16]

Zaratustra enseñó que Ahura Mazda creó el mundo en siete etapas. Lo hizo con la ayuda de los seis grandes Santos Inmortales y su Espíritu Santo. El término "Amesha Spenta" puede referirse a cualquiera de las divinidades creadas por Ahura Mazda, pero se refiere especialmente a las seis que ayudaron a crear el mundo. Según Boyce:

Estas divinidades formaron una heptada con el mismo Ahura Mazda ... Se dice que Ahura Mazda es su "padre", o que se "mezcló" con ellos, y en un ... texto su creación de ellos es en comparación con el encendido de antorchas de una antorcha.

Los seis grandes seres a su vez, enseñó Zoroastro, evocaron a otras divinidades benéficas, que son de hecho los dioses benéficos del panteón pagano iraní ... Todos estos seres divinos, que son ... directa o indirectamente las emanaciones de Ahura Mazda, se esfuerzan bajo su mando, de acuerdo con sus diversas tareas asignadas, para promover el bien y derrotar al mal.[17]

Los seis inmortales santos o generosos también representan atributos de Ahura Mazda. Los Santos Inmortales son los siguientes:

Vohu Manah, cuyo nombre significa "Buena Mente", "Buen Pensamiento" o "Buen Propósito". Según Boyce, "Para cada individuo, como para el profeta mismo", Vohu Manah es "el Inmortal que abre el camino a todos los demás". Asha Vahishta, cuyo nombre significa “Mejor Justicia”, “Verdad” u “Orden”, es el aliado más cercano de Vohu Manah.[18]

Spenta Armaiti, “Rectitud mental” o “Santa devoción”, dice Boyce, encarna la dedicación a lo que es bueno y justo. Khshathra Vairya, “Dominio deseable”, representa el poder que cada persona debe ejercer para la justicia, así como el poder y el reino de Dios.[19]

Los dos últimos son un par. Son Haurvatat, cuyo nombre significa "Totalidad" o "Salud", y Ameretat, cuyo nombre significa "Larga vida" o "Inmortalidad". Boyce dice que estos dos mejoran la existencia terrenal y confieren bienestar y vida eternos, que los justos pueden obtener en presencia de Ahura Mazda.[20] Ella dice:

The doctrine of the Heptad is at the heart of Zoroastrian theology. Together with [the concept of Good and Evil] it provides the basis for Zoroastrian spirituality and ethics, and shapes the characteristic Zoroastrian attitude of responsible stewardship for this world.[21]

In later tradition, the six Holy Immortals were considered to be Archangels.

La naturaleza del bien y del mal

En lo que respecta al bien y al mal, Zaratustra tendía a ver las cosas en blanco y negro. Según Zaehner:

El Profeta no conocía ningún espíritu de compromiso ... Por un lado estaba Asha — Verdad y Rectitud— [y] por el otro el Druj — la Mentira, la Maldad y el Desorden. Este no era un asunto en el que fuera posible un compromiso [en lo que respecta a Zaratustra] ... El Profeta [prohibió] a sus seguidores tener cualquier contacto con los "seguidores de la Mentira".[22]

El origen del conflicto entre la Verdad y la Mentira se describe en los Gathas. Se presenta como un mito sobre dos Espíritus, llamados gemelos, que deben elegir entre el Bien y el Mal al principio de los tiempos. Uno de los dos es el Espíritu Santo, el hijo de Ahura Mazda. El otro es la Mente Malvada o el Espíritu Maligno, Angra Mainyu.

Zaratustra introdujo el mito con las siguientes palabras, que subrayan el importantísimo concepto del libre albedrío y que todo hombre debe elegir la Verdad o la Mentira: “Escuche con sus oídos, contemple con la mente clara las dos elecciones entre las que debe decidir, cada hombre [decidiendo] por sí mismo, [cada hombre] sabiendo cómo nos parecerá en el [momento de] la gran crisis”.[23] Luego procedió a relatar el mito:

Al principio, esos dos Espíritus que son los gemelos bien dotados eran conocidos como uno bueno y el otro malo, en pensamiento, palabra y obra. Entre ellos, los sabios eligieron correctamente, no así los necios. Y cuando estos Espíritus se encontraron, establecieron al principio la vida y la muerte que al final los seguidores de la Mentira deberían encontrarse con la peor existencia, pero los seguidores de la Verdad con la Mejor Mente.

De estos dos Espíritus, el que era de la Mentira eligió hacer las peores cosas; pero el Espíritu Santísimo, revestido de un cielo escarpado, [eligió] la Verdad como lo hicieron [todos] los que procuraron con celo hacer el agrado del Señor sabio [haciendo] buenas obras.

Entre los dos los daevas [los demonios] no eligieron correctamente; porque, mientras deliberaban, el engaño los venció de modo que eligieron la Mente más Malvada. Luego, de común acuerdo, se lanzaron de cabeza hacia Fury para así extinguir la existencia de hombres mortales.[24]

El Espíritu Santo y el Espíritu Maligno están, como dice Zaehner, "irreconciliablemente opuestos el uno al otro".[25] Zarathustra dijo:

Hablaré acerca de los dos Espíritus de los cuales, al comienzo de la existencia, el Santo así le habló al Maligno: “Ni nuestros pensamientos, ni nuestras enseñanzas, ni nuestra voluntad, ni nuestras elecciones, ni nuestras palabras , ni nuestras acciones, ni nuestra conciencia, ni nuestras almas concuerdan ”.[26]

Zaehner señala que este estado de conflicto afectó a todas las esferas de actividad humana o divina. En el ámbito social, el conflicto se produjo entre las comunidades pastoriles de ganaderos pacíficos, “seguidores de la Verdad o la Rectitud”, y las bandas de nómadas depredadores, que asaltaban a los ganaderos. Zarathustra llamó a estos nómadas depredadores los "seguidores de la Mentira".[27]

En el plano religioso, el conflicto tuvo lugar entre Zaratustra y sus seguidores y aquellos que eran seguidores de la religión tradicional iraní y adoraban a los daevas. Los seguidores de esta antigua religión dijeron que fue fundada por Yima, el hijo del Sol. Zaratustra atacó a Yima y el ritual de sacrificio de animales que había introducido.[28]

También condenó el rito asociado con beber haoma, el jugo fermentado de una planta que causaba una “borrachera inmunda”.[29] Los estudiosos no están seguros de qué era haoma, pero de la descripción de los efectos que tuvo en quienes lo bebieron concluyeron que probablemente contenía un alucinógeno. Zaehner escribe: "Para Zoroastro, todo el culto con su sacrificio sangriento y su embriaguez ritual es anatema, un rito ofrecido a dioses falsos y por lo tanto una 'mentira'".[30]

Zaratustra dijo que "los seguidores de la Mentira" destruyeron la vida y se esforzaron por "separar a los seguidores de la Verdad de la Buena Mente".[31] Los seguidores de la Mentira sabían quién era Zaratustra, reconocieron el peligro que representaba e hicieron todo lo posible para destruirlo. Para ello, continuaron sacrificando toros y participando en el rito haoma. Según Zaehner:

Parece haber pocas dudas de que existía un estado de guerra real entre las dos partes, Zoroastro y su patrón Vishtaspa de pie a un lado y los supuestos seguidores de la Mentira, muchos de los cuales menciona por su nombre, por el otro.[32]

Finalmente, la batalla continuó dentro del hombre. John Noss, autor de Las religiones del hombre, observa que "quizás fue el principio moral cardinal de Zoroastro, que el alma de cada hombre es el asiento de una guerra entre el bien y el mal".[33]

Una de las principales armas utilizadas para atacar demonios y hombres malvados fue la oración escrita por Zaratustra, el Ahuna Vairya. Esta breve oración es la más sagrada de las oraciones de Zoroastro:

Como Maestro, también es el Juez elegido de acuerdo con la Verdad. Establecer el poder de los actos que surgen de una vida vivida con buen propósito, para Mazda y para el señor a quien hicieron pastor de los pobres.[34]

Se cree que el señor en la última línea de esta oración es el mismo Zaratustra. La oración es antigua. Está escrito al estilo del Rigveda. Según Simmons, esta oración es un mantra. Simmons dice que los zoroastrianos creen que "pronunciar palabras en el ritual zoroastriano tiene un efecto en el mundo externo". Creen que si un mantra en particular se pronuncia correctamente, afectará las circunstancias externas.[35]

Zaehner resume:

Para Zoroastro hay un solo Dios, Creador del cielo y la tierra y de todas las cosas. En sus relaciones con el mundo, Dios actúa a través de sus principales "facultades", de las que a veces se habla de engendradas por él: su Espíritu Santo, [su] Justicia, [su] Buena Mente y Rectitud mental. Además, es el amo del Reino, la Totalidad y la Inmortalidad, que también forman aspectos de sí mismo.

Rectitud o Verdad es el estándar objetivo del comportamiento correcto que Dios elige ... La maldad o el desorden ... es el estándar objetivo de todo lo que lucha contra Dios, el estándar que el Espíritu Maligno elige al comienzo de la existencia. El mal imita a la buena creación: y así encontramos al Espíritu Maligno operando contra el Espíritu Santo, la Mente Malvada contra la Mente Buena, la Mentira o la maldad contra la Verdad o la Rectitud, y el Orgullo contra la Rectitud mental.

El mal se deriva de la elección incorrecta de un ser libre que en algún sentido debe derivar de Dios, pero de cuya maldad Dios no puede ser considerado responsable. Angra Mainyu o Ahriman, [nombres para] el Diablo, aún no es co-eterno con Dios como se convertiría en el sistema posterior: él es el Adversario del Espíritu Santo solamente, no de Dios mismo.[36]

Pero al final, según la doctrina zoroástrica, el Bien triunfará sobre el Mal. Estos conceptos sobre el nacimiento del Mal son muy paralelos al concepto del nacimiento del Mal que se encuentra en la Cabalá.

Moralidad

El concepto de moralidad de Zaratustra se puede resumir con las palabras "buenos pensamientos, buenas palabras, buenas obras".[37] Esta es la ética triple del zoroastrismo. Boyce escribe:

Todos los zoroastrianos, hombres y mujeres por igual, usan [un] cordón como una faja, se pasan tres veces alrededor de la cintura y se anudan por detrás y por delante. La iniciación tuvo lugar a los quince años; ya partir de entonces, todos los días por el resto de su vida, el creyente debe desatar y atar el cordón repetidamente cuando ora. El simbolismo del cinturón (llamado en persa "kusti") fue elaborado a lo largo de los siglos; pero es probable que desde el principio las tres espirales estuvieran destinadas a simbolizar la ética triple del zoroastrismo, y así concentrar los pensamientos del usuario en la práctica de su fe.

Además, el kusti está atado sobre una camisa interior de color blanco puro, la "sudra", que tiene un pequeño bolso cosido en la garganta; y esto es para recordarle al creyente que debe estar continuamente llenando su vacío con el mérito de buenos pensamientos, palabras y hechos, y así acumular tesoros para sí mismo en el cielo.[38]

Un sacerdote de Zoroastro lee un libro mientras realiza un sacrificio, Bernard Picart (1673-1733)

Fuego en el zoroastrismo

El fuego también juega un papel central en la religión de Zaratustra. El fuego era un símbolo de Ahura Mazda. También era un símbolo de la Verdad debido a su poder para destruir la oscuridad.[39] Bernard Springett escribe en su libro Zoroastro, el gran maestro:

El fuego, el gran objeto de reverencia de los discípulos de Zoroastro, ... siempre ha sido considerado como un símbolo del Espíritu y de la Deidad, que representa la luz eterna y siempre activa: la esencia del Ser Supremo. La preservación perpetua del fuego es la primera de las cinco cosas consagradas por Zoroastro ... La preservación perpetua del fuego tipifica la verdad esencial de que todo hombre debe, de la misma manera, tener como objetivo constante preservar en sí mismo el principio divino que simboliza.[40]

Legado

Según la tradición, cuando Zaratustra tenía setenta y siete años, fue asesinado por un sacerdote de la antigua religión iraní. Springett escribe que “los escritores patrísticos griegos y latinos dan relatos fabulosos de la muerte de Zoroastro, quienes afirman que murió por un rayo o una llama del cielo”.[41]

Mucho de lo que ocurrió tras la muerte de Zaratustra está envuelto en el misterio. Los eruditos dicen que sus sucesores introdujeron de nuevo en el sistema los antiguos dioses que él había destronado.

Para cuando Medes llegó al poder, en el siglo VII a.C., el zoroastrismo era una fuerza principal en Persia. Cuando Alejandro Magno conquistó Persia, en 331 a.C., mató a los sacerdotes y quemó el palacio real, destruyendo todo lo que podía haber dejado escrito la tradición zoroástrica.

Como lo describe Boyce:

Los zoroastrianos sufrieron pérdidas irreparables por la muerte de muchos de sus sacerdotes. En aquellos días, cuando todas las obras religiosas se transmitían oralmente, los sacerdotes eran los libros vivientes de la fe, y con las matanzas en masa, muchas obras antiguas (sostiene la tradición) se perdieron, o sólo se conservaron de forma vacilante.[42]

Alrededor de 225 d.C. el zoroastrismo emergió de nuevo en Persia y fue la religión del Estado hasta aproximadamente 651, cuando los musulmanes conquistaron Persia. Aunque el zoroastrismo era tolerado oficialmente, los conquistadores árabes fomentaban la conversión al Islam mediante presión social, incentivos económicos o por la fuerza. Muchas personas pertenecientes a la doctrina del zoroastrismo se convirtieron o marcharon al exilio. Los que siguieron fieles al zoroastrismo y permanecieron en Persia se vieron obligados a pagar un impuesto por poder practicar su fe. En siglos posteriores la persecución a los seguidores del zoroastrismo aumentó. En 1976 sólo quedaban 129 000 seguidores de esa religión en el mundo.[43]

Templo del fuego de Yazd, Irán. Este templo de Zoroastro fue construido en 1934. Se dice que el fuego sagrado del templo ha estado ardiendo desde aproximadamente D.C. 470.

Según Zaehner:

El zoroastrismo prácticamente ha desaparecido del mundo actual, pero gran parte de lo que enseñó el profeta iraní sigue vivo en no menos de tres grandes religiones: el judaísmo, el cristianismo y el islam. Parece bastante seguro que las principales enseñanzas de Zoroastro eran conocidas por los judíos durante el cautiverio babilónico, y así fue que en esos siglos vitales pero oscuros que precedieron a la venida de Jesucristo, el judaísmo había absorbido en su torrente sanguíneo más de las enseñanzas del Profeta iraní de lo que bien podría admitir.

Parece probable que fue de él y de sus seguidores inmediatos que los judíos derivaron la idea de la inmortalidad del alma, de la resurrección del cuerpo, de un diablo que trabaja no como un siervo de Dios sino como su Adversario, y quizás también de un Salvador escatológico que iba a aparecer al final de los tiempos. Todas estas ideas, de una forma u otra, han pasado tanto al cristianismo como al Islam.[44]

El sendero místico del zoroastrismo

Algunos zoroastrianos de la actualidad dicen que Zaratustra enseñó un camino de unión mística con Dios. El Dr. Farhang Mehr, fundador de la Organización Mundial Zoroástrica, dice que el místico zoroástrico busca la unión con Dios pero conserva su identidad. En su libro "La tradición zoroástrica", escribe: "Al unirse con Dios, el hombre no desaparece como una gota en el océano". [45]

Mehr dice que Zaratustra fue "el místico más grande" y que el camino del misticismo tiene sus raíces en los Gathas. Según Mehr, el camino del misticismo en el zoroastrismo se llama el camino de Asha, o el camino de la verdad o la rectitud.[46]

Mehr delinea seis etapas en este camino, que él correlaciona con los atributos de los seis Santos Inmortales. En la primera etapa, el místico fortalece la mente buena y descarta la mente maligna. En la segunda etapa, encarna la justicia. En el tercero adquiere valor y poder divinos. Esto le permite servir desinteresadamente a su prójimo.

En la cuarta etapa, el místico adquiere el amor universal. Esto le permite reemplazar el amor propio con un amor universal: el amor de Dios por todos. En la quinta etapa logra la perfección, que es sinónimo de autorrealización. Y en la sexta y última etapa, logra la inmortalidad, la comunión (o unión) con Dios.[47]

Su servicio como maestro ascendido

Hoy Zaratustra es un maestro ascendido cuya conciencia tiene una emanación áurica de fuego que es un amor omniconsumidor, una luz perforante que llega hasta el núcleo de todo lo que es irreal. Nosotros lo llamamos Buda porque ha logrado la expansión de la llama trina y de la mente Crística hasta el nivel iniciático que denominamos el nivel búdico.

Estar ante la presencia de Zaratustra es como estar ante la presencia del mismísimo sol físico. La maestría que tiene sobre el fuego espiritual y el físico es, si no la más grande, se encuentra entre las más grandes entre cualquier adepto ascendido desde este planeta. Si usted quiere guardar la llama de Zaratustra, visualícelo guardando la llama, la chispa divina, en su propio corazón. Él es el mayor «cuidador del fuego» de todos, por así decirlo. Y cuando usted lo llame, recuerde que, al estar involucrado en la batalla de la Luz contra la Oscuridad y haga el llamado para atar las fuerzas anti-Cristo, no existe un devorador más grande de las fuerzas oscuras que el propio Zaratustra. Es un maestro ascendido de logro búdico, cuya emanación áurica es de un amor omniconsumidor.

Retiro

Artículo principal: Retiro de Zaratustra

El retiro de Zaratustra está formado según la cámara secreta del corazón, que es el lugar donde arde la llama trina en el altar del ser. Nuestro Sumo Sacerdote, que es nuestro Santo Ser Crístico, se retira a esa cámara para guardar esa llama. Él y otros maestros ascendidos pueden visitarnos en este lugar e instruir a nuestra alma, y así lo hacen. Zaratustra ha dicho que seremos bienvenidos en su retiro cuando tengamos el necesario desarrollo del corazón. Zaratustra no ha revelado su ubicación.

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 2, “Zaratustra”.

Elizabeth Clare Prophet, “The Light of Persia—Mystical Experiences with Zarathustra,” Perlas de Sabiduría, vol. 35, núm. 35, 30 de agosto de 1992.

  1. Mary Boyce, Zoroastrians, Their Religious Beliefs and Practices (Londres: Routledge y Kegan Paul, 1979), pág. 1.
  2. R. C. Zaehner, "Zoroastrismo", en La enciclopedia concisa de los credos vivos, ed. R. C. Zaehner (1959; reimpresión, Boston: Beacon Press, 1967), págs. 222, 209.
  3. Boyce, Zoroastrians , pág. 18.
  4. Boyce, Zoroastrianos, p. 19.
  5. Gathas: Yasnas 50.6, 46.2, 43.8, citado en Zaehner, "Zoroastrianismo", p. 210.
  6. Boyce, Zoroastrians, p. 19.
  7. Zaehner, "Zoroastrismo", pág. 210.
  8. David G. Bradley, A Guide to the World's Religions (Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice-Hall, 1963), pág. 40.
  9. Ibid.
  10. Entrevista telefónica con H. Michael Simmons, Centro de Investigación Zoroástrica, 28 de junio de 1992.
  11. Zaehner, “Zoroastrianismo”, pag. 210.
  12. R. C. Zaehner, The Dawn and Twilight of Zoroastrianism (Londres: Weidenfeld y Nicolson, 1961), p. 35.
  13. Dinkart 7.4.75-76, citado en Bernard H. Springett, Zoroaster, the Great Teacher (Zoroastro, el gran instructor) (London: William Rider and Son, 1923), pág. 25.
  14. Zarathustra, “A Moment in Cosmic History—The Empowerment of Bearers of the Sacred Fire,” Perlas de Sabiduría, vol. 24, núm. 13, 28 de marzo de 1981.
  15. Mary Boyce, ed. y traducción, Fuentes textuales para el estudio del zoroastrismo (1984; reimpresión, Chicago: University of Chicago Press, 1990), p. 12.
  16. Boyce, Zoroastrians, pág. 22.
  17. Ibid., p. 21.
  18. Ibid., p. 22; Boyce, Fuentes textuales, pág. 13.
  19. Boyce, Zoroastrianos, p. 22
  20. Ibid.
  21. Boyce, Textual Sources, p. 14.
  22. Ibid.
  23. Gatha: Yasna 30, citado en Zaehner, Dawn, pag. 42.
  24. Ibid.
  25. Zaehner, Dawn, págs. 42-43.
  26. Gatha: Yasna 45.2, citado en Zaehner, Dawn, p. 43.
  27. Zaehner, "Zoroastrianismo", págs. 211, 210.
  28. Ibid., p. 211.
  29. Gatha: Yasna 48.10, citado en Zaehner, “Zoroastrismo”, p. 211.
  30. Zaehner, "Zoroastrismo", p. 211.
  31. Gatha: Yasna 32.11, citado en Zaehner, "Zoroastrismo", p. 211.
  32. Zaehner, Dawn, p. 36.
  33. John B. Noss, Man's Religions, 5a ed. (Nueva York: Macmillan Publishing Co., 1974), pág. 443.
  34. Ahuna Vairya, en Boyce, Textual Sources, p. 56.
  35. Simmons, entrevista telefónica, 28 de junio de 1992.
  36. Zaehner, "Zoroastrismo", pág. 213.
  37. Zaehner, "Zoroastrismo", pág. 221.
  38. Boyce, Zoroastrians, pp. 31–32.
  39. Zaehner, Dawn, págs. 47-48.
  40. Springett, Zoroastro, pág. 60.
  41. Ibid., p. 32.
  42. Boyce, Zoroastrianos, pág. 79.
  43. Ibid., p. 226.
  44. Zaehner, "Zoroastrianism", p. 222.
  45. Farhang Mehr, La tradición zoroástrica: una introducción a la sabiduría antigua de Zaratustra (Rockport, Mass .: Element, 1991), p. 93.
  46. Ibid., Págs. 94, 93, 70; entrevista telefónica con Farhang Mehr, 1 de julio de 1992.
  47. Mehr, Zoroastrian Tradition, págs. 94–96.