Elementales

From TSL Encyclopedia
Revision as of 00:35, 21 July 2020 by Aguerrero (talk | contribs) (Created page with "<blockquote>Con mayor frecuencia los elementales cruzan hacia el reino animal, acelerando su evolución al servir al hombre a través de las especies sumamente inteligentes, c...")
Jump to navigation Jump to search
Other languages:
English • ‎español • ‎português

Seres de la tierra, el aire, el fuego y el agua; espíritus de la naturaleza que son los siervos de Dios y el hombre en los planos de la Materia para el establecimiento y sostenimiento del plano físico como plataforma para la evolución del alma. A los elementales que sirven al elemento fuego se les llama salamandras; a los que sirven al elemento aire, silfos; a los que sirven al elemento agua, ondinas; a los que sirven al elemento tierra, gnomos.

Orómasis y Diana son los directores del elemento fuego y de todas las salamandras; Neptuno y Luara dirigen a las ondinas y a las aguas poderosas; Aries y Thor supervisan a los elegantes silfos y a los reinos sin rastro del aire; y Virgo y Pelleur son la madre y el padre de la tierra y de los gnomos.

La labor de los elementales

Kuthumi, quien tenía una gran comunión con la vida elemental en su encarnación como San Francisco, en las "Lecciones de la clase de la corona" habla de la labor de los elementales:

La vida de Dios está presente en los reinos mineral, vegetal y animal y en todo el mundo invisible de los espíritus de la Naturaleza, un reino que abunda en "vida elemental", charlas felices de elfos, y hadas, gnomos trabajando (¡aunque no siempre silbando!), silfos ordenando nubes y dando volteretas en los vientos, ondinas chapoteando en las olas y salamandras danzando en los ardientes anillos de los rayos del arco iris.

Gnomos

Soportan un peso tan grande del karma de la humanidad que los gnomos mismos imitan las maneras del hombre, volviéndose malhumorados y gruñones, hasta que aparece una dulce instructora (como la bendita Madre disfrazada de Blanca Nieves) para guiarlos suavemente hacia arriba por la escalera de la evolución terrenal bajo sus jerarcas, Virgo y Pelleur, los seres magistrales que sostienen el equilibrio de fuerzas en la Tierra. Los gnomos sirven en el plano físico detrás del velo (espectro) de la vista ordinaria. Aquí se les conoce como elementales de la tierra. Algunas veces los avistáis con el rabillo del ojo, ¡y luego os parece que los habéis imaginado!

Silfos

Los silfos sirven en el reino de los cielos y en la purificación del aire y de los sistemas de presión. Esto es observable en los cambios alquímicos del clima y los ciclos de la fotosíntesis y las precipitaciones. Estos elementales son criaturas magistrales que expanden y contraen su 'cuerpo' aéreo desde niveles microscópicos, siempre guardando la llama para el reino de la mente, el plano mental que corresponde al elemento aire, uno de los cuatro elementos señalados por los antiguos alquimistas. Por eso, los silfos son conocidos como los elementales del aire. Obedecen las órdenes de sus jerarcas, Aries y Thor.

La configuración del cuerpo de la Tierra y la química de la tierra, reducida a cuatro diferentes etapas o características de la sustancia (fuego, aire, agua y tierra) por la hermandad mística de los antiguos científicos cuya búsqueda del control de las fuerzas naturales incluía la meta ilusoria de transformar los metales básicos en oro por la transmutación, de hecho no estaba tan lejos de la verdad superior.

Los cuatro cuerpos inferiores del hombre se relacionan con los llamados cuatro planos de la Materia a los que sirven fuerzas cósmicas que se canalizan a través de los seres menos evolucionados de la Naturaleza. De hecho tal vez os interese saber que los elementales fueron también creados por los Elohim para servir a los hijos e hijas de Dios cuando ellos también logran maestría en las ciencias de la Tierra y toman el dominio del espacio (tanto interno como externo) y del tiempo. Cuando el hombre trata de conquistar su mundo en el mar de las aguas y en el mar de la luz, en las vibraciones de los reinos subatómico y supersónico por la vía de probar paso a paso su control divino del universo en todos los aspectos de los cuatro reinos, está cooperando sin saberlo en su conciencia externa con los elementales que han mantenido el control de las cosas por millones de años.

Salamandras

Las ardientes salamandras guardan los secretos del elemento fuego que corresponde al cuerpo etérico. En qué punto precisamente el fuego físico, evasivo y de lo más difícil de controlar, se convierte en el fuego sagrado es un misterio que enseña el Espíritu Santo, que se observa en el sagrado corazón de los santos, que rozan levemente los científicos nucleares, pero retenido firmemente en la mano por los elementales del fuego.

En obediente y amoroso servicio a sus jerarcas, Orómasis y Diana, su dominio se extiende desde el núcleo de cada átomo y célula de la Vida hasta el corazón de la Tierra. Son instructores compasivos y brillantes, preparados para enseñar a los hombres modos prácticos de hacer uso de la energía universal, desde el corazón del electrón hasta el corazón del sol.

Ondinas

Los elementales del agua representados en las evasivas pero encantadoras ninfas marinas, han inspirado muchas fábulas de romances entre los humanos y las evoluciones elementales. 'Cruzar' del reino elemental al reino humano es un fenómeno conocido. Es una puerta que se ha abierto y ha sido cerrada de nuevo para permitir, en ciertos casos aislados, a un elemental particularmente precioso en virtud y realización avanzar en la escala de evolución a través de la familia de la humanidad, para finalmente adquirir la chispa divina.

Con mayor frecuencia los elementales cruzan hacia el reino animal, acelerando su evolución al servir al hombre a través de las especies sumamente inteligentes, como los elefantes, las ballenas, los delfines, e incluso los perros y caballos especialmente amorosos y sensibles.

The race memory of such occurrences goes back to the mists of Lemuria and Atlantis and is held today as legend or fairy tale, myth or make-believe by those whose lives would be too turned around to suit their pace or personal self-esteem, were they to take seriously this ‘sub-level’ of a lifewave, perceived at subconscious levels but denied everywhere except in the play of a midsummer night’s dream.

Nevertheless, the serious work of the undines moves on as the oceans and the rivers and the lakes, streams and rivulets and raindrops all play a part in the formation and re-formation of the body of our planet and of man, utterly dependent upon the elementals.

The undines, who also laugh and play in the waves and waterfalls, lovingly follow the example of their hierarchs. Neptune is the king of the deep and his consort, Luara, is mother of tides, governing cycles of fertility and the water element as it affects the emotional body (known as the water, feeling, or desire body) and the communications of mankind’s joy, grief, guilt, anger, and love through the astral plane, strongly influencing the collective unconscious of the race.

The consciousness of the elementals

There is a great difference in the consciousness of the mineral, vegetable, animal, and human kingdoms serviced by the four types of elementals. Just as the body of man is not aware of itself in sleep, so the mineral kingdom does not possess self-awareness but manifests a specific quality of ‘mineral density’ which elemental life has charged into the substance of matter.

For example, the gnomes, although scarce recognized by the average Westerner—yet made known to the Irish as the “little people,” or as mischievous fairies called leprechauns—do exist and impart to the mineral kingdom a wonderful quality of spiritual radiance which passes through the consciousness of the elemental’s own being directly from the sun parents of this system—Helios and Vesta. The gnomes are charged with the responsibility of administering the divine pattern for each rock, precious stone, and element of mineral life. By a like token, there are also many ethereal angelic beings (of the devic evolution) responsible for ensouling the God-design in the natural order.

Trees and plants, of course, do not possess the awareness of either the human or the elemental consciousness but have imparted to them, by the advanced Devas who watch over them, a greater degree of Life awareness than that retained by the mineral kingdom.

The ensoulment of trees and plants by the devas who direct the specific plant elementals assigned to categories of flora—and exist in such numberless numbers as to tend, literally, everything that grows—accounts for the undeniable fact that people who attune their spiritual centers to the Nature kingdom are able to speak to trees and plants and receive a physically perceptible response to the spark of consciousness communicated to the plant through its “nerve system.” The life-force in plants and animals has been isolated in Kirlian photography, revealing an aura of universal energy, an electromagnetic field, also common to man.

Stepping up in the scale of Life-expressions from flora to fauna, we discover by like attunement the group-soul of animal species manifesting qualities of higher intelligence. Many animals possess almost human characteristics and an uncanny sense, almost psychic in its display. This is especially true of certain breeds of dogs and horses, and is marked in the elephant and the lower primates.

Mammals of the sea, fish, seals, and penguins are not excluded from a very wonderful intelligence, and further study by sensitive scientists will reveal a marvelous attunement, through the heart of all Life, everywhere in the Nature kingdom. Entomologists never cease to be amazed at the wonders of the ant; and the goad of the wise man “Go to the ant, thou sluggard...”[1] indicates that man has a great deal to learn from the veritable mysteries of Nature.[2]

Man’s influence on the elementals

La humanidad tiene una influencia enorme en la vida elemental, para bien o para mal. Los elementales son fácilmente influenciables; lo son más que un niño. Por ejemplo: los pensamientos y sentimientos erróneos esparcidos en un pequeño pueblo día tras días por esposos y esposas al discutir podría provocar que un tornado sacudiera ese pueblo. ¡Así es! Los pensamientos y sentimientos de la gente de ese pueblo pueden generar un tornado si los elementales lo captan. Pero los silfos se pueden controlar, y ellos trabajan para los hijos de Dios.

Mark Prophet cuenta una de sus experiencias al trabajar con los elementales:

Recuerdo ir conduciendo un automóvil cerca de la ciudad de Chicago, en el estado de Illinois. Y cuando nos encontrábamos en las cercanías de Chicago, toda la zona estaba oscura, cubierta con nubes de tormenta. Era una escena absolutamente horrorosa, porque en esas nubes tormentosas había ciclones y tornados. Así que cuando percibimos el peligro inquietante y amenazador para la ciudad, todo nuestro grupo en el automóvil se puso en acción inmediatamente para contactar a los silfos del aire.

Antes de comenzar, las tormentas y los vientos empezaron a aullar. Su aullido sonaba a algo terrible, y sollozaban como lo haría un niño, se podía oír en el viento. Hicimos los decretos, cantamos a los elementales y pedimos que se disolviera la tormenta, y todo se llevó a cabo tal y como nosotros los invocamos. Las nubes tormentosas desaparecieron y la ciudad se salvó de una terrible destrucción gracias a los llamados a los elementales[3].

Cuando nuestro corazón está grabado en el de Dios, nada es imposible.

Kuthumi speaks of the influence of man on the elementals:

All this lovely creation imbued with a portion of the Divine Intelligence is deemed the “footstool kingdom” of God and was originally placed under the dominion of man as the manifestation of God. Through contaminating vibrations of cruelty, Nature has absorbed human imperfection. The savage qualities of jungle beasts are considered animalistic, whereas in reality, when the truth of life is known and the record of akasha and the planetary aura is accurately read, it will be learned that animal as well as elemental life originally absorbed their gross and sometimes grotesque outpicturings from mankind.

Savagery, cannibalism, violence, revenge, and killing originated in mankind’s lowest evolutionary descent and were transmitted directly by vibration (here proving that the power of example can also be the worst teacher) to the subspecies. Therefore, the animal magnetism in humans—often sub-animal, wreaking a devilish wrath—must be redeemed (i.e., transmuted by the violet flame) in the process of freeing the planet.

This you can begin to effect right now by fervent calls for the action of the circle and sword of blue flame of Astrea, the universal Mother figure functioning at the level of Elohim (personified in the East as Kali) who cuts free her children evolving in every kingdom from the imposed evil matrix of the vengeful fallen angels. The violet fire that flows from your determined, heartfelt decrees literally lifts the pall of human consciousness from all elemental life. It is integral to the reclamation of Nature’s beauty.

Beloved Saint Germain and other ascended masters have in various associations of their embodiments had contact with elemental life evolving through the animal kingdom. In some cases, this necessitated their later intercession on behalf of certain elementals embodied in animal form. The freeing of these blessed elementals “imprisoned” in dense bodies has on more than one occasion been the gift of love and violet fire from the ascended one to that elemental part of Life with whom they had prior contact.

Through the radiation of kindness, joy, and gratitude, all Nature will ultimately attain a pristine state of Edenic perfection where “the wolf shall dwell with the lamb, the leopard with the kid, the calf and the young lion together...”[4] The law of the savage jungle will be abrogated by Christ-power, and those men so fortunate as to remain upon this planet will be living Christs. Through their intercession, all elementals will be set free from confinement to the temporary animal forms. The radiation of divine Love rising to a pulsation of great power will instantaneously sever and dissolve the connection of the evolved elementals with the self-limiting animal matrix and consciousness.

Some of you will recall reading of my love for the birds and creatures and that they came to me without fear. Beloved hearts, in most animals fear is the result of mankind’s own feelings which are, or have been, projected to the animals through the mass mind. Man’s survival instincts retained from prehistoric times sustain a fierce desire to self-protect. Race memories of past encounters with savage beasts keep alive a record and an automatic reflex whereby man reverts to a defensive posture when sensing the presence of certain wild animals.

Through Christ-power, men can make an appeal to the great Law of Life to free them from this latent fear that engenders alienation from all elemental life. We do not advocate recklessness in approaching wild animals, for until the inner action of transmuting all fear and doubt into love is complete, people would do well not to expose themselves unduly to dangers from animal life which yet responds to man from the lowest levels of world consciousness—for the flame of resurrection is yet to be transferred to them by sons and daughters of a God-mastery regained.

Remember, dear hearts, only when all fear is removed from within yourself, especially the subconscious, by the Great God Presence of Life will the lower-vibrating energy of the cobra, the lion, and all destructive beasts yield to the mighty power of your real attainment in Christ. Thus, we remind those who are beginning to realize that their own self-mastery is the key to the victory of all earth’s evolutions: “He who keepeth himself (his four lower bodies) and the gateway to his own house (his consciousness, body temple, and chakras) is greater than the ruler of a city.”[5]

The karmic burden on the elementals

La Tierra podría ser muy diferente si los elementales no estuvieran abrumados con la polución y el peso del karma de la humanidad. En Génesis, Dios dice a Adán: «Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida»[6]. «La tierra» simboliza la vida elemental. Es decir, debido a la caída de la gracia de la humanidad (representada en las figuras de Adán y Eva), los elementales fueron «maldecidos» (lo cual quiere decir que el karma negativo de la humanidad fue introducido en su mundo) y los elementales recibieron la tarea de mantener el equilibrio donde el desequilibrio kármico había aparecido.

El peso del karma se ha ido acumulando a lo largo de los siglos y los milenios. Sin embargo, los elementales continúan trabajando heroicamente para limpiar la tierra, el aire y el agua de nuestro planeta. Día tras día ellos trabajan para mantener la Tierra estable. Sin el incansable trabajo de los elementales, no tendríamos una plataforma física en la que vivir. No tendríamos un lugar en el que resolver nuestro karma o crecer espiritualmente.

En 1990 el amado Orómasis dijo que los elementales llevan una gran carga de opresión y depresión, desesperación y desánimo. Como los hombres, los elementales «se vuelven lánguidos. Se cansan. Se abruman. Tienen los síntomas de haber trabajado demasiado… Pero, amados», nos dijo, «vosotros los podéis purificar de eso».

Los elementales no poseen llama trina y Orómasis dijo que hasta que se ganan esa llama trina, «se ven obligados a depender de vuestra llama del corazón. Sí, ellos decretan con vosotros, pero han de teneros para decretar. Porque dependen del altar de vuestro corazón del mismo modo en que vosotros dependéis del altar del corazón de Dios y de la llama no alimentada… No sólo dependen de vosotros vuestra familia y vuestros hijos, sino que todos y cada uno de vosotros podría tener millones de elementales dependiendo de vuestra llama del corazón»[7].

En 1990 la llama gemela de Orómasis, Diana, anunció una dispensación que iniciaba una nueva ola de cooperación entre los hijos e hijas de Dios y la vida elemental. Diana dijo lo siguiente:

He traído hoy conmigo a unos representantes de los cuatro reinos. A cada uno de vosotros se os da una tropa de elementales, de cada uno de los reinos para algunos. Podéis verlo como si hoy adoptarais a una pequeña tribu de doce miembros. Se quedarán con vosotros y obedecerán vuestras órdenes si estas están centradas en el corazón diamantino de María y El Morya. Y se quedarán siempre y cuando os preocupéis y cuidéis de ellos.

Incluidlos en vuestros llamados y dadles tareas, pero sólo de acuerdo con la voluntad de Dios. Invocadlos para muchos, muchos propósitos en vuestra vida, sin excluir la curación de los cuatro cuerpos inferiores o el cuidado de asuntos prácticos. Y a medida que veáis los resultados de vuestras interacciones con ellos y los llevéis con vosotros a vuestras caminatas, llegaréis a comprender qué es ese segmento del ejército del Señor.

Así, cuando los que se encuentran en puestos más altos de la escala de la jerarquía perciban vuestra amabilidad así como vuestra firmeza y vuestra capacidad de dirigir a las fuerzas del reino elemental para realizar buenas obras, empezarán a considerar convertirse también en obedientes siervos vuestros… Guardianes de la Llama, caminad con Dios; y a medida que lo hacéis, sabed que Dios en la vida elemental camina con vosotros[8].

En 1996 Lanello nos dijo que los elementales seguían trabajando duro bajo una carga muy pesada.

Los elementales y sus jerarcas han llegado a su límite. No pueden y no quieren llevar sobre sí los pecados del mundo por más tiempo. Acudimos a vosotros para que recéis por ellos, porque cuando ya no puedan realizar sus trabajos, podréis contar con que habrá cataclismos planetarios. Os interesa, por tanto, acordaros de los elementales, caminar y hablar con ellos, llamar a sus cuatro jerarcas y darles ánimo, darles esperanza y apoyarlos. De otro modo, veréis cómo se rinden uno a uno…

¿Qué sucedería si toda la Tierra se convirtiera en un lugar donde los seres de los elementos hacen huelga, diciendo: «¡Ya no podemos lidiar con las montañas de karma y sustancias contaminadas que la humanidad tira al agua, en la tierra, al aire!»?[9].

Los elementales nos han ayudado durante muchísimo tiempo. Ahora nos toca a nosotros ayudarles a ellos. Poseemos las herramientas espirituales, la llama violeta y el poder del Espíritu Santo, para hacerlo.

Working with the elementals

En 1990 la llama gemela de Orómasis, Diana, anunció una dispensación que iniciaba una nueva ola de cooperación entre los hijos e hijas de Dios y la vida elemental. Diana dijo lo siguiente:

He traído hoy conmigo a unos representantes de los cuatro reinos. A cada uno de vosotros se os da una tropa de elementales, de cada uno de los reinos para algunos. Podéis verlo como si hoy adoptarais a una pequeña tribu de doce miembros. Se quedarán con vosotros y obedecerán vuestras órdenes si estas están centradas en el corazón diamantino de María y El Morya. Y se quedarán siempre y cuando os preocupéis y cuidéis de ellos.

Incluidlos en vuestros llamados y dadles tareas, pero sólo de acuerdo con la voluntad de Dios. Invocadlos para muchos, muchos propósitos en vuestra vida, sin excluir la curación de los cuatro cuerpos inferiores o el cuidado de asuntos prácticos. Y a medida que veáis los resultados de vuestras interacciones con ellos y los llevéis con vosotros a vuestras caminatas, llegaréis a comprender qué es ese segmento del ejército del Señor.

Así, cuando los que se encuentran en puestos más altos de la escala de la jerarquía perciban vuestra amabilidad así como vuestra firmeza y vuestra capacidad de dirigir a las fuerzas del reino elemental para realizar buenas obras, empezarán a considerar convertirse también en obedientes siervos vuestros… Guardianes de la llama, caminad con Dios; y a medida que lo hacéis, sabed que Dios en la vida elemental camina con vosotros[10].

Dé tareas a su tropa de doce elementales todos los días. Pueden consistir en cualquier empeño constructivo que sea útil, no sólo para una, dos o diez personas, sino para decenas de miles de millones de personas. Pídales que se ocupen de asuntos prácticos, como la curación suya o la de otras personas. Toda la vida elemental sabe curar. Asegúrese de que sus peticiones están de acuerdo con la voluntad de Dios. A medida que sea diligente en dirigir a las fuerzas de los elementales para el bien, otros seres que son mucho más poderosos que los elementales también se convertirán en sus siervos. ¡Piense en lo que puede lograr con más y más asistentes a su disposición!

En 1993 Orómasis y Diana volvieron con una súplica y una oración para los elementales. Describieron otros planetas que hoy son áridos porque los elementales no tenían patrocinio: ningún hijo y ninguna hija de Dios que guardara la llama por ellos.

Elementals in a golden age

La Tierra podría ser muy diferente si los elementales no estuvieran abrumados con la polución y el peso del karma de la humanidad. Mark Prophet una vez nos describió la escena:

Si hubiéramos seguido el plan divino, habríamos podido ver a los espíritus de la naturaleza y ser sus amigos. No tendríamos que lidiar con tormentas mayores o menores. No caería la lluvia, sino que aparecería el rocío del aire para regar nuestros campos. El aire estaría saturado de humedad en las cantidades justas en todas partes en la Tierra. Los desiertos florecerían como la rosa y no habría exceso de humedad ni falta de ella. Habría justo la adecuada para cada clima.

Habría el clima más hermoso y tendríamos las flores más bellas por todo el mundo. Tendríamos gran cantidad de alimentos y la gente no mataría a los animales para vivir. Habría fruta en abundancia. Muchas de las frutas que se manifestarían ni siquiera están en el planeta ahora… Comulgaríamos con los elementales, enseñándoles cómo avanzar hacia una manifestación más elevada. Y recibiríamos nuestra enseñanza de los ángeles[11].

Véase también

Aries y Thor

Neptuno y Luara

Virgo y Pelleur

Orómasis y Diana

Elemental del cuerpo

Para más información

Elizabeth Clare Prophet, Espiritus de la naturaleza.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, El sendero del Yo Superior, capítulo 7.

Jesús y Kuthumi, Corona Class Lessons: For Those Who Would Teach Men the Way, págs. 371–76.

“Cosmic Cooperation between the Children of the Sun and Elemental Life,” a four-part series dictated by the Hierarchs of the Elements, 1980 Pearls of Wisdom, vol. 23, nos. 14–17.

Violet Flame for Elemental Life—Fire, Air, Water and Earth 1 and 2, audio recordings of violet flame decrees and songs to help lift the burden from elemental life.

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Saint Germain Sobre Alquimia: Fórmulas para la autotransformation.

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 2.

  1. Prov. 6:6.
  2. Jesus and Kuthumi, Corona Class Lessons: For Those Who Would Teach Men the Way, chapter 44.
  3. Mark Prophet, “The Kingdom of the Elements: Fire, Air, Water, Earth (El reino de los elementos: fuego, aire, agua, tierra)”, 2 de julio de 1972.
  4. Isa. 11:6.
  5. Jesus and Kuthumi, Corona Class Lessons: For Those Who Would Teach Men the Way, chapter 44.
  6. Génesis 3:17.
  7. Orómasis y Diana, “Call for the Rainbow Fire! (¡Invocad el fuego arco iris!)”, Perlas de Sabiduría, vol. 33, núm. 32, 19 de agosto de 1990.
  8. Orómasis y Diana, “Call for the Rainbow Fire! (¡Invocad el fuego arco iris!)”, 8 de julio de 1990, citado por Elizabeth Clare Prophet, 9 de octubre de 1998.
  9. Lanello, “In the Sanctuary of the Soul (En el santuario del alma)”, Perlas de Sabiduría, vol. 40, núm. 52, 28 de diciembre de 1997.
  10. Orómasis y Diana, “Call for the Rainbow Fire! (¡Invocad el fuego arco iris!)”, 8 de julio de 1990, citado por Elizabeth Clare Prophet, 9 de octubre de 1998.
  11. Mark L. Prophet, citado por Elizabeth Clare Prophet, “Renewal for Elemental Life (Renovación para la vida elemental)”, 9 de octubre de 1998.