Dios y Diosa Merú

From TSL Encyclopedia
Revision as of 09:05, 15 April 2020 by Pduffy (talk | contribs) (Created page with "<blockquote>Al final el resultado de la condenación hacia uno mismo es la rebelión contra la Deidad. Porque el hombre no puede vivir condenándose a sí mismo y por eso debe...")
Jump to navigation Jump to search
Other languages:
English • ‎español • ‎português • ‎русский

El Dios y la Diosa Merú son manús de la sexta raza raíz (el sexto de siete grupos primarios de almas destinados a encarnar en la Tierra). Son los legisladores y encarnan la imagen Crística para todos los miembros de esa raza raíz. Estos maestros también son patrocinadores de la enseñanza, el aprendizaje avanzado, la aceleración de la mente, el corazón, el alma y el total desarrollo del potencial del niño no nacido y de todos los niños a medida que maduran.

Los términos Dios y Diosa denotan que son seres cósmicos que animan la conciencia Divina de su cargo. El Dios Merú ha explicado que los nombres Dios y Diosa Merú provienen de la antigua Lemuria, donde sus llamas gemelas protegían la luz de la Tierra Madre. El foco físico de la llama de la Madre se perdió cuando Lemuria se hundió en el Pacífico. El Dios y la Diosa Merú han amparado la llama de la Madre en su retiro, que está en el plano etérico, para compensar por la pérdida del foco de la llama en la antigua Tierra Madre.

Su retiro

Artículo principal: Templo de la Iluminación

Este enorme retiro, el Templo de la Iluminación, se encuentra sobre el lago Titicaca, a gran altitud en las montañas de los Andes, sobre la frontera entre Perú y Bolivia. El centro del retiro está directamente sobre los restos de un antiguo templo en una isla de este lago, la Isla del Sol.

En su retiro, el Dios y la Diosa Merú concentran el rayo femenino de la Divinidad para el planeta, tal como Himalaya y su llama gemela, los manús de la cuarta raza raíz, concentran el rayo masculino en su retiro etérico de los Himalayas. La polaridad de estos rayos es evidente en las filosofías religiosas de Oriente y Occidente. La austeridad y la polaridad mental en la adoración de Oriente están equilibradas por la devoción hacia el principio de la Madre y el aspecto del sentimiento de la religión prevalente en Occidente.

El retiro del Royal Teton es una estación repetidora de las energías de Sabiduría de la Hermandad. De tal manera, hay un arco de iluminación desde los Andes a las Rocosas, y desde su foco en Norteamérica, el Dios y la Diosa Merú dirigen la acción de la llama de la iluminación hacia el corazón de los jóvenes del mundo. Su programa de educación de masas, gracias al cual las almas son llevadas a los templos de luz para ser preparadas mientras duermen sus cuerpos, se lleva a cabo en los retiros de la Hermandad por todo el mundo. Una expansión masiva de la Hermandad mediante los esfuerzos del Dios y la Diosa Merú está preparando el camino para la séptima raza raíz que ha de venir y para la era de oro.

El Dios Merú nos habla de la fundación de este retiro:

En las antiguas civilizaciones de aquí, de Suramérica, vimos cómo el trabajo cósmico produjo algo que está mucho más allá de lo que se ha visto en vuestro mundo moderno. Podíamos ver grandes carreteras construidas por los primeros incas. Podíamos ver vehículos de transporte que excedían con mucho aquello de lo que hoy disfrutáis. Podíamos ser testigos de los grandes templos de la verdad y la vida y la luz y el amor que crecían y se manifestaban gracias a la labor del corazón y la mente de los hombres, trabajando en armonía universal, hasta que su grandeza sobrepasó todo lo que la vida moderna –y la vida antigua en la mayoría de los casos en otros continentes– ha manifestado jamás. Sin embargo, hoy muchas de las regiones ocupadas por aquellos grandes templos y ciudades yacen como una enmarañada ruina de la jungla. ¿Por qué, queridos, esto es así?

Es así porque la mente y el corazón de aquellas personas no mantuvieron el ritmo del avance científico que la vida había salvaguardado para ellas. Más bien, las personas empezaron a expresar, en primer lugar dentro de sí mismas, alguna forma de discordia; y entonces esto se transmitió a otras partes de la vida. Y entraron en juego las rivalidades, buscando mérito y reconocimiento por los sueños de su vida y el desarrollo de estos.

Y así, fue debido al espíritu de competencia y la competitividad de las personas que la discordia entró. Y la civilización, guiada por sacerdotes de la luz sagrada que habían caído de su elevado cargo, acabó cayendo en la banalidad de la ruina. Y la ruina que se manifestó allí, en Suramérica, fue muy grande. Pero debido a la luz que habían enviado, una luz que ascendió a Dios alcanzando los cielos, la ley kármica decretó que debíamos tener aquí ¡un gran foco espiritual de majestuosa luz!

Y así, en el lago Titicaca, una región relativamente intacta por el pensamiento y el sentimiento mortal, surgió en la manifestación el pleno foco del impulso acumulado de todas las corrientes de vida y sus empeños constructivos, para fundirse en la gran llama cósmica de la iluminación. La sabiduría de Dios que construyó esas civilizaciones, pues, fue reunida y la llama que se eleva aquí, en Titicaca, es la llama de la sabiduría del Todopoderoso, que asciende como un gran pilar de testimonio para todos los pueblos y todas las naciones. Sin embargo, sólo unos pocos son capaces de entender la majestuosidad que ahora y por todos los tiempos se eleva hacia los éteres y late con la llama de la sabiduría divina para la liberación de la humanidadCite error: Invalid <ref> tag; refs with no name must have content.

Their plan for youth and families

En nuestra época, las familias, los niños y los jóvenes tienen grandes cargas. Al evaluar estas situaciones, el Dios y la Diosa Merú han desarrollado un plan para la cooperación del niño, la familia y la comunidad. Merú nos dice:

Os leo ahora un pergamino. Este pergamino ha sido escrito por los ángeles de nuestro retiro. Y es una producción de la amada Diosa Merú y mía sobre las prioridades que consideramos necesarias para proteger y salvaguardar a los jóvenes hasta una edad de madurez y Cristeidad de treinta y tres años:

En primer lugar, la dedicación de la enseñanza a la Palabra y al Sagrado Corazón– dedicando la lectura, la escritura y la aritmética como los tres rayos de la llama trina y por tanto estableciendo la base con la cual todo el aprendizaje pueda proceder del interior…

Los padres necesitan entendimiento y preparación. Por tanto, lo segundo en nuestra lista es la preparación de los padres

Debe haber, como tercer punto, un pacto entre padres, profesores y patrocinadores de los niños para trabajar juntos como una llama trina de devoción en esta comunidad y, después, de ciudad en ciudad. Esto conlleva la comprensión de que la muerte y el infierno desean devorar a vuestros hijos y, por consiguiente, ¡debéis rezar fervientemente! Debéis prometer, después de comprender el significado del voto, interponeros entre los jóvenes del mundo y la muerte y el infierno…

El cuarto punto en nuestra lista debe ser el bastión de fuego blanco del voto hecho… Una vez hecho el voto, debéis recordar a la primera Madre de la Llama, Clara Louise, que guardó una vigilia diaria por los jóvenes, comenzando a las cuatro de la mañana y terminándola nunca antes de estar muy entrada la mañana, rezando por el alma de todos los jóvenes, desde el no nacido hasta los que están en la universidad, y los demás…

La acción comunitaria es lo siguiente en nuestra lista: una involucración de la comunidad que refuerce a la familia, al asegurar estas columnas gemelas de familia y comunidad un sendero de individualismo para todas las edades. El desmoronamiento de la familia, el desmoronamiento de las comunidades de vecinos, esto es una fragmentación de la sociedad y es la separación de miembros de grupos kármicos así como de individuos de varias edades para que no puedan aprender unos de otros y criarse y madurar, inspirando los maduros a los que vienen detrás e introduciendo los jóvenes la nueva ola de una Nueva Era que también puede desafiar a los que están en la mitad de su vida o jubilándose.

La comunidad, pues, debe ser un fuerte de valores, de servir juntos, de satisfacer las necesidades mutuas y de establecer metas y prioridades, encontrándose entre las más importantes la protección de ese círculo de vidas. Benditos, una comunidad debe tener como meta algo más que la propia supervivencia o felicidad. Debe poseer una razón de ser como una totalidad hacia la cual cada miembro se mueve y se levanta.

A propósito de esto, nuestro siguiente punto en la lista es la preparación de todos los miembros de la sociedad, especialmente los niños, en ser ciudadanos responsables: asumir responsabilidad por las funciones necesarias del grupo, ya sea como una fuerza policial, como bomberos, como miembros del consejo de la ciudad o como los que proveen el ungüento y el servicio para que la comunidad pueda perdurar.

Cuando todas las fuerzas del caos intenten derrumbar un estilo de vida, dirijámonos a la música de las esferas. Dirijámonos a tranquilizar las almas, a la invocación de las armonías, a la producción de sonidos de la era de oro que no han sido escuchados. Así, este punto de nuestra lista es una activación del corazón de Ciclopea, que nos acompaña en el patrocinio de este llamado. Ciclopea tiene melodías secretas esperando su surgimiento que hará recordar a los jóvenes épocas antiguas, votos internos, otros años en los que la belleza y el amor, incluso en las octavas etéricas, era su destino.

Los jóvenes necesitan el consuelo del Espíritu Santo y no el exceso. Es trágico, es trágico que pocos de ellos realmente deseen un sendero y un discipulado. Por tanto, recomendamos el estudio y la estructuración de un programa que refuerce la individualidad y que disminuya así la necesidad en tiempos peligrosos de una interdependencia emocional tal entre los adolescentes que les haga temer defender una causa o un principio.

¿Por qué tiene tanta importancia la presión de los compañeros, amados? ¿Acaso se debe a la ausencia de refuerzo, comprensión e incluso camaradería por parte de los padres de una familia en la que no haya tantas distancias y que no ponga barreras artificiales entre una generación y la siguiente? No eduquemos a los niños tan mal como para que tengamos que ver que no conocen su mente, su corazón ni sus valores, no teniendo ningún ideal noble, ni historias de santos y héroes o ejemplos de consecuencias kármicas debido a fechorías…

Somos el Dios y la Diosa Merú. Somos los patrocinadores y los instructores de Jesús y de todos los que han venido a servir a la sexta raza raíz. Así, Jesús y muchos otros santos han estudiado mucho en nuestro retiro. Es para ellos un campo base. Os invitamos a que vengáis frecuentemente… Así sabéis que, junto con los Instructores del Mundo, nosotros estaremos con vosotros hasta que todos los niños de la Tierra tengan la oportunidad de ser instruidos en el corazón por el Santo Ser Crístico y por instructores, padres y patrocinadores ungidosCite error: Invalid <ref> tag; refs with no name must have content.

Self-condemnation

El Dios Merú ha dado una enseñanza excelente sobre la condenación hacia uno mismo:

Algunos de vosotros os sentáis en el asiento del desdeñoso. Sois desdeñosos hacia vosotros mismos. Os condenáis porque creéis que no sois lo que deberíais ser, que no os habéis esforzado lo suficiente. Quizá se os olvidó rezar esta mañana, o no tuvisteis tiempo. ¿Os pasaréis el día condenándoos a vosotros mismos? O si cometisteis por una indiscreción un acto pecaminoso del que os arrepentís sinceramente, ¿vais a seguir apesadumbrados con vuestra condenación propia todos los días de vuestra vida, pensando que sois inaceptables ante la Divinidad?

Al final el resultado de la condenación hacia uno mismo es la rebelión contra la Deidad. Porque el hombre no puede vivir condenándose a sí mismo y por eso debe desechar lo que imagina es un Dios iracundo que le condena. Y así puede hallar su libertad sólo negando a Dios totalmente. Pero ¿quién ha creado a ese Dios de condenación sino el propio hombre por su descontento consigo mismo?

I say, O precious children of the Sun, be not weary in welldoing. Be not burdened with a sense of guilt. For there is no condemnation in God, but the demons and the fallen ones stand before you to condemn you night and day. And they whisper here, and they whisper there, and they tell you what a terrible person you are, what a miserable sinner you are, and that there is no hope for your salvation. I tell you, precious hearts, the majority of mankind in this very hour are burdened with this sense of condemnation, which stifles creativity, stifles the beauty of the Godhead—the potential to bring forth the science of light, the music of the spheres, a golden-age culture.

People walk the streets feeling unworthy of life itself. God in you is worthy to be adored! God in you is worthy to be joyous, to be upheld! If you are burdened with a sense of the consciousness of sin, then I say, what is your consciousness of God? What do you think of God if you make sin so real that you can never be released from the bondage of sin? Is God aware of all that? I tell you, nay. And if he is not aware of it, why should you give it even a flicker of your consciousness of attention? For where your consciousness is, there your energy flows. And there your energy goes, and thus you give the great River of Life into a matrix of self-condemnation. And by and by you condemn yourself out of existence.

Some of you ... are suffering at the present time from physical diseases or impediments that are the direct result of your own condemnation of yourself that has become such a burden to your body elemental that it has outpictured in your physical form.

O precious hearts, arise and be free and Christ shall give thee light. You must be free of this sense of sin if you would progress one foot forward on the Path. You stop all progress as long as you conceive of yourself as a sinner. Has the Creator lost his power to forgive, to transmute, to dissolve sin? Nay. Our God is a God of mercy and a consuming fire. Prove him, therefore, as he has commanded you to do. Prove his law.

Thrust your sins into the fire as in the ancient sacrifice of the children of Israel, symbolical of putting into the flame the menagerie of the subconscious—the animal forms, the darkness, the density. How do you do this? You simply say: “In the name of Jesus the Christ, I cast all that is less than the Christ into the flame. O God, consume it! I ask it. Hear my plea and answer. I accept it done this hour in full power in fulfillment of the promise of the Creator.” If you will but make that call, all of heaven will move this very hour to lift the burden of the sense of sin from you.[1]

The corridor of light to the Royal Teton Ranch

In his Christmas Day address 1986, Jesus announced that the God and Goddess Meru had come from Lake Titicaca to “establish a corridor of light from the etheric retreat over the Royal Teton Ranch to the etheric retreat of the feminine ray at Lake Titicaca,” opening a highway whereby our calls might “reach South America in time.”

On October 10, 1988, Hercules said that because the physical area of Lake Titicaca in the Andes (where the feminine ray should be anchored physically) is covered over with astral substance, the Royal Teton Ranch “must suffice” as “the physical focus of the feminine ray to the earth here in the Northern Rockies ... until the dark period of earth’s travail does pass.” Because the ascended and unascended masters of the Himalayas keep the flame of the masculine ray, it is able to be anchored physically in the Himalayas from Lord Himalaya’s Retreat of the Blue Lotus.

Future service

The God and Goddess Meru serve directly under Helios and Vesta, and they are destined to assume the office of Helios and Vesta when these great beings of light move to higher service. The ascended master Casimir Poseidon announced on September 12, 1965, that the messengers Mark and Elizabeth Clare Prophet were being prepared to assume the offices of the God and Goddess Meru when these masters advanced in their own cosmic service.

Sources

Mark L. Prophet and Elizabeth Clare Prophet, The Masters and Their Retreats, s.v. “God and Goddess Meru.”

  1. God Meru, September 1, 1973.