Dios y Diosa Merú

From TSL Encyclopedia
Revision as of 18:52, 11 October 2021 by Dgonzalez (talk | contribs) (Created page with "El 28 de diciembre de 1977, el Dios y la Diosa Meru dedicaron el Ashram de la Madre del Mundo (Los Ángeles) en Los Ángeles como una extensión de su retiro.")
(diff) ← Older revision | Latest revision (diff) | Newer revision → (diff)
Jump to navigation Jump to search
Other languages:
English • ‎español • ‎português • ‎русский

El Dios y la Diosa Merú son manús de la sexta raza raíz (el sexto de siete grupos primarios de almas destinados a encarnar en la Tierra). Son los legisladores y encarnan la imagen Crística para todos los miembros de esa raza raíz. Estos maestros también son patrocinadores de la enseñanza, el aprendizaje avanzado, la aceleración de la mente, el corazón, el alma y el total desarrollo del potencial del niño no nacido y de todos los niños a medida que maduran.

Los términos Dios y Diosa denotan que son seres cósmicos que animan la conciencia Divina de su cargo. El Dios Merú ha explicado que los nombres Dios y Diosa Merú provienen de la antigua Lemuria, donde sus llamas gemelas protegían la luz de la Tierra Madre. El foco físico de la llama de la Madre se perdió cuando Lemuria se hundió en el Pacífico. El Dios y la Diosa Merú han amparado la llama de la Madre en su retiro, que está en el plano etérico, para compensar por la pérdida del foco de la llama en la antigua Tierra Madre.

Su retiro

Artículo principal: Templo de la Iluminación

Este enorme retiro, el Templo de la Iluminación, se encuentra sobre el lago Titicaca, a gran altitud en las montañas de los Andes, sobre la frontera entre Perú y Bolivia. El centro del retiro está directamente sobre los restos de un antiguo templo en una isla de este lago, la Isla del Sol.

En su retiro, el Dios y la Diosa Merú concentran el rayo femenino de la Divinidad para el planeta, tal como Himalaya y su llama gemela, los manús de la cuarta raza raíz, concentran el rayo masculino en su retiro etérico de los Himalayas. La polaridad de estos rayos es evidente en las filosofías religiosas de Oriente y Occidente. La austeridad y la polaridad mental en la adoración de Oriente están equilibradas por la devoción hacia el principio de la Madre y el aspecto del sentimiento de la religión prevalente en Occidente.

El retiro del Royal Teton es una estación repetidora de las energías de Sabiduría de la Hermandad. De tal manera, hay un arco de iluminación desde los Andes a las Rocosas, y desde su foco en Norteamérica, el Dios y la Diosa Merú dirigen la acción de la llama de la iluminación hacia el corazón de los jóvenes del mundo. Su programa de educación de masas, gracias al cual las almas son llevadas a los templos de luz para ser preparadas mientras duermen sus cuerpos, se lleva a cabo en los retiros de la Hermandad por todo el mundo. Una expansión masiva de la Hermandad mediante los esfuerzos del Dios y la Diosa Merú está preparando el camino para la séptima raza raíz que ha de venir y para la era de oro.

El Dios Merú nos habla de la fundación de este retiro:

En las antiguas civilizaciones de aquí, de Suramérica, vimos cómo el trabajo cósmico produjo algo que está mucho más allá de lo que se ha visto en vuestro mundo moderno. Podíamos ver grandes carreteras construidas por los primeros incas. Podíamos ver vehículos de transporte que excedían con mucho aquello de lo que hoy disfrutáis. Podíamos ser testigos de los grandes templos de la verdad y la vida y la luz y el amor que crecían y se manifestaban gracias a la labor del corazón y la mente de los hombres, trabajando en armonía universal, hasta que su grandeza sobrepasó todo lo que la vida moderna –y la vida antigua en la mayoría de los casos en otros continentes– ha manifestado jamás. Sin embargo, hoy muchas de las regiones ocupadas por aquellos grandes templos y ciudades yacen como una enmarañada ruina de la jungla. ¿Por qué, queridos, esto es así?

Es así porque la mente y el corazón de aquellas personas no mantuvieron el ritmo del avance científico que la vida había salvaguardado para ellas. Más bien, las personas empezaron a expresar, en primer lugar dentro de sí mismas, alguna forma de discordia; y entonces esto se transmitió a otras partes de la vida. Y entraron en juego las rivalidades, buscando mérito y reconocimiento por los sueños de su vida y el desarrollo de estos.

Y así, fue debido al espíritu de competencia y la competitividad de las personas que la discordia entró. Y la civilización, guiada por sacerdotes de la luz sagrada que habían caído de su elevado cargo, acabó cayendo en la banalidad de la ruina. Y la ruina que se manifestó allí, en Suramérica, fue muy grande. Pero debido a la luz que habían enviado, una luz que ascendió a Dios alcanzando los cielos, la ley kármica decretó que debíamos tener aquí ¡un gran foco espiritual de majestuosa luz!

Y así, en el lago Titicaca, una región relativamente intacta por el pensamiento y el sentimiento mortal, surgió en la manifestación el pleno foco del impulso acumulado de todas las corrientes de vida y sus empeños constructivos, para fundirse en la gran llama cósmica de la iluminación. La sabiduría de Dios que construyó esas civilizaciones, pues, fue reunida y la llama que se eleva aquí, en Titicaca, es la llama de la sabiduría del Todopoderoso, que asciende como un gran pilar de testimonio para todos los pueblos y todas las naciones. Sin embargo, sólo unos pocos son capaces de entender la majestuosidad que ahora y por todos los tiempos se eleva hacia los éteres y late con la llama de la sabiduría divina para la liberación de la humanidad[1].

El 28 de diciembre de 1977, el Dios y la Diosa Meru dedicaron el Ashram de la Madre del Mundo (Los Ángeles) en Los Ángeles como una extensión de su retiro.

Su plan para las familias y los jóvenes

En nuestra época, las familias, los niños y los jóvenes tienen grandes cargas. Al evaluar estas situaciones, el Dios y la Diosa Merú han desarrollado un plan para la cooperación del niño, la familia y la comunidad. Merú nos dice:

Os leo ahora un pergamino. Este pergamino ha sido escrito por los ángeles de nuestro retiro. Y es una producción de la amada Diosa Merú y mía sobre las prioridades que consideramos necesarias para proteger y salvaguardar a los jóvenes hasta una edad de madurez y Cristeidad de treinta y tres años:

En primer lugar, la dedicación de la enseñanza a la Palabra y al Sagrado Corazón– dedicando la lectura, la escritura y la aritmética como los tres rayos de la llama trina y por tanto estableciendo la base con la cual todo el aprendizaje pueda proceder del interior…

Los padres necesitan entendimiento y preparación. Por tanto, lo segundo en nuestra lista es la preparación de los padres

Debe haber, como tercer punto, un pacto entre padres, profesores y patrocinadores de los niños para trabajar juntos como una llama trina de devoción en esta comunidad y, después, de ciudad en ciudad. Esto conlleva la comprensión de que la muerte y el infierno desean devorar a vuestros hijos y, por consiguiente, ¡debéis rezar fervientemente! Debéis prometer, después de comprender el significado del voto, interponeros entre los jóvenes del mundo y la muerte y el infierno…

El cuarto punto en nuestra lista debe ser el bastión de fuego blanco del voto hecho… Una vez hecho el voto, debéis recordar a la primera Madre de la Llama, Clara Louise, que guardó una vigilia diaria por los jóvenes, comenzando a las cuatro de la mañana y terminándola nunca antes de estar muy entrada la mañana, rezando por el alma de todos los jóvenes, desde el no nacido hasta los que están en la universidad, y los demás…

La acción comunitaria es lo siguiente en nuestra lista: una involucración de la comunidad que refuerce a la familia, al asegurar estas columnas gemelas de familia y comunidad un sendero de individualismo para todas las edades. El desmoronamiento de la familia, el desmoronamiento de las comunidades de vecinos, esto es una fragmentación de la sociedad y es la separación de miembros de grupos kármicos así como de individuos de varias edades para que no puedan aprender unos de otros y criarse y madurar, inspirando los maduros a los que vienen detrás e introduciendo los jóvenes la nueva ola de una Nueva Era que también puede desafiar a los que están en la mitad de su vida o jubilándose.

La comunidad, pues, debe ser un fuerte de valores, de servir juntos, de satisfacer las necesidades mutuas y de establecer metas y prioridades, encontrándose entre las más importantes la protección de ese círculo de vidas. Benditos, una comunidad debe tener como meta algo más que la propia supervivencia o felicidad. Debe poseer una razón de ser como una totalidad hacia la cual cada miembro se mueve y se levanta.

A propósito de esto, nuestro siguiente punto en la lista es la preparación de todos los miembros de la sociedad, especialmente los niños, en ser ciudadanos responsables: asumir responsabilidad por las funciones necesarias del grupo, ya sea como una fuerza policial, como bomberos, como miembros del consejo de la ciudad o como los que proveen el ungüento y el servicio para que la comunidad pueda perdurar.

Cuando todas las fuerzas del caos intenten derrumbar un estilo de vida, dirijámonos a la música de las esferas. Dirijámonos a tranquilizar las almas, a la invocación de las armonías, a la producción de sonidos de la era de oro que no han sido escuchados. Así, este punto de nuestra lista es una activación del corazón de Ciclopea, que nos acompaña en el patrocinio de este llamado. Ciclopea tiene melodías secretas esperando su surgimiento que hará recordar a los jóvenes épocas antiguas, votos internos, otros años en los que la belleza y el amor, incluso en las octavas etéricas, era su destino.

Los jóvenes necesitan el consuelo del Espíritu Santo y no el exceso. Es trágico, es trágico que pocos de ellos realmente deseen un sendero y un discipulado. Por tanto, recomendamos el estudio y la estructuración de un programa que refuerce la individualidad y que disminuya así la necesidad en tiempos peligrosos de una interdependencia emocional tal entre los adolescentes que les haga temer defender una causa o un principio.

¿Por qué tiene tanta importancia la presión de los compañeros, amados? ¿Acaso se debe a la ausencia de refuerzo, comprensión e incluso camaradería por parte de los padres de una familia en la que no haya tantas distancias y que no ponga barreras artificiales entre una generación y la siguiente? No eduquemos a los niños tan mal como para que tengamos que ver que no conocen su mente, su corazón ni sus valores, no teniendo ningún ideal noble, ni historias de santos y héroes o ejemplos de consecuencias kármicas debido a fechorías…

Somos el Dios y la Diosa Merú. Somos los patrocinadores y los instructores de Jesús y de todos los que han venido a servir a la sexta raza raíz. Así, Jesús y muchos otros santos han estudiado mucho en nuestro retiro. Es para ellos un campo base. Os invitamos a que vengáis frecuentemente… Así sabéis que, junto con los Instructores del Mundo, nosotros estaremos con vosotros hasta que todos los niños de la Tierra tengan la oportunidad de ser instruidos en el corazón por el Santo Ser Crístico y por instructores, padres y patrocinadores ungidos[2].

Condenación hacia uno mismo

El Dios Merú ha dado una enseñanza excelente sobre la condenación hacia uno mismo:

Algunos de vosotros os sentáis en el asiento del desdeñoso. Sois desdeñosos hacia vosotros mismos. Os condenáis porque creéis que no sois lo que deberíais ser, que no os habéis esforzado lo suficiente. Quizá se os olvidó rezar esta mañana, o no tuvisteis tiempo. ¿Os pasaréis el día condenándoos a vosotros mismos? O si cometisteis por una indiscreción un acto pecaminoso del que os arrepentís sinceramente, ¿vais a seguir apesadumbrados con vuestra condenación propia todos los días de vuestra vida, pensando que sois inaceptables ante la Divinidad?

Al final el resultado de la condenación hacia uno mismo es la rebelión contra la Deidad. Porque el hombre no puede vivir condenándose a sí mismo y por eso debe desechar lo que imagina es un Dios iracundo que le condena. Y así puede hallar su libertad sólo negando a Dios totalmente. Pero ¿quién ha creado a ese Dios de condenación sino el propio hombre por su descontento consigo mismo?

Os digo, oh queridos hijos del Sol, que no os canséis de hacer el bien. Nos sintáis el peso del sentido de culpa. Porque en Dios no hay condenación, sino que los demonios y los caídos se ponen delante de vosotros para condenaros día y noche. Y susurran aquí, susurran allá, y os dicen lo horrible que sois como persona, que sois un desgraciado pecador y que no tenéis esperanza de salvación. Queridos corazones, os digo que la mayoría de la humanidad en este mismo momento se siente agobiada con el peso de este sentido de condenación, que sofoca la creatividad, sofoca la belleza de la Divinidad, el potencial de producir la ciencia de la luz, la música de las esferas, una cultura de oro.

La gente anda por las calles sintiéndose indigna de la propia vida. ¡Dios en vosotros es digno de ser adorado! ¡Dios en vosotros es digno de estar feliz, de ser apoyado! Si os abruma la sensación de la conciencia de pecado, entonces os pregunto, ¿cuál es vuestra conciencia de Dios? ¿Qué pensáis de Dios si hacéis del pecado algo tan real que jamás podréis estar libres de la esclavitud del pecado? ¿Es Dios consciente de todo eso? Os digo que no. Y si él no es consciente de ello, ¿por qué debierais dedicarle vosotros tan siquiera una pizca de atención? Porque donde esté vuestra conciencia, allá fluye vuestra energía. Y allá va vuestra energía, y así ponéis al gran Río de la Vida en una matriz de condenación propia. Y poco a poco os condenáis tanto, que dejáis de existir.

Algunos de vosotros… sufrís en el presente enfermedades físicas o impedimentos que son un resultado directo de una condenación hacia vosotros mismos que se ha convertido en una carga tal para vuestro elemental del cuerpo, que se ha exteriorizado en vuestra forma física.

Oh queridos corazones, levantaos y sed libres y Cristo os dará luz. Debéis estar libres de este sentido de pecado si deseáis avanzar un solo paso en el Sendero. Mientras os concibáis a vosotros mismos como pecadores, detendréis todo progreso. ¿Ha perdido el Creador su poder de perdonar, de transmutar, de disolver el pecado? No. Nuestro Dios es un Dios de misericordia y un fuego consumidor. Ponedle a prueba, por tanto, como él os ha ordenado. Poned a prueba su ley.

Arrojad vuestros pecados al fuego como en el antiguo sacrificio de los hijos de Israel, símbolo de arrojar a la llama la colección del subconsciente: las formas animales, la oscuridad, la densidad. ¿Cómo debéis hacerlo? Simplemente decid: «En el nombre de Jesús el Cristo, arrojo a la llama todo lo inferior al Cristo. ¡Oh Dios, consúmelo! Lo pido. Escucha mi súplica y responde. Lo acepto hecho ahora con pleno poder en cumplimiento de la promesa del Creador». Si tan sólo hacéis ese llamado, todo el cielo se moverá en esta hora para levantar la carga del sentido de pecado en vosotros[3].

El pasillo de luz al Rancho Royal Teton

En su discurso del día de Navidad de 1986 Jesús anunció que el Dios y la Diosa Merú habían venido del lago Titicaca para «establecer un pasillo de luz desde el retiro etérico sobre el Rancho Royal Teton hasta el retiro etérico del rayo femenino en el lago Titicaca», abriendo una avenida para que nuestros llamados puedan «llegar a Suramérica a tiempo».

El 10 de octubre de 1988 Hércules dijo que debido a que la zona física del lago Titicaca, en los Andes (donde se debería afianzar el rayo femenino físicamente), está cubierta por sustancia astral, el Rancho Royal Teton «debe bastar» como «foco físico del rayo femenino para la Tierra aquí, en las Rocosas del norte… hasta que el período oscuro del afán de la Tierra pase». Debido a que los maestros ascendidos y no ascendidos de los Himalayas guardan la llama del rayo masculino, es posible afianzarlo físicamente en los Himalayas desde el Retiro del Loto Azul del Señor Himalaya.

Su servicio a futuro

El Dios y la Diosa Merú sirven directamente bajo Helios y Vesta, y están destinados a asumir el cargo de Helios y Vesta cuando estos grandes seres de luz pasen a realizar un servicio más alto. El maestro ascendido Casimir Poseidón anunció el 12 de septiembre de 1965 que los mensajeros Mark y Elizabeth Clare Prophet estaban siendo preparados para asumir los cargos del Dios y la Diosa Merú cuando estos maestros avanzaran en su servicio cósmico.

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Merú, Dios y la Diosa”.

  1. Dios Merú, 28 de agosto de 1966.
  2. Dios Merú, “To Plead the Cause of Youth (Suplicar por la causa de la juventud)”, Perlas de Sabiduría, vol. 30, núm. 19, 10 de mayo de 1987.
  3. Dios Merú, 1 de septiembre de 1973.