Diosa de la Libertad

From TSL Encyclopedia
Revision as of 23:12, 4 August 2020 by Aguerrero (talk | contribs) (Created page with "<blockquote>Cuando estoy en el Templo del Sol, cuando estoy en el puerto de Nueva York, amados, me digo a mí misma, el mantra de los bodhisattvas: "todo depende de vosotros"....")
Jump to navigation Jump to search
Other languages:
English • ‎español • ‎português • ‎русский
La Estatua de la Libertad

La Diosa de la Libertad es la portavoz del Consejo Kármico y la representante del segundo rayo de ese Consejo. Es la jerarca del Templo del Sol, su retiro etérico sobre la isla de Manhattan (Nueva York). Ella tiene la conciencia de Dios de libertad para la tierra.

Encarnaciones

La Diosa de la Libertad estuvo encarnada en la Atlántida; y como miembro de la raza amazona, un pueblo de gran estatura cuyas mujeres gobernaron una antigua civilización donde actualmente se encuentra la cuenca del Amazonas.

Tan grande era su impulso acumulado de dedicación al Espíritu de la Libertad encarnado en la llama trina del corazón que, cuando ascendió, esta maestra fue llamada a llevar el título de Diosa de la Libertad, denotación de su cargo en la jerarquía como la autoridad de la conciencia cósmica de libertad en la Tierra.

Durante su encarnación en la Atlántida, erigió el Templo del Sol donde hoy se encuentra la isla de Manhattan, haciéndolo de acuerdo con el patrón del Templo Solar en el Gran Sol Central. El altar central se dedicó a la llama trina de la libertad del Cristo, que procede del núcleo de fuego blanco del Ser concentrado por los amados Alfa y Omega. Este santuario estaba rodeado por doce santuarios menores al cuidado de representantes de las doce jerarquías solares, quienes, junto con la Diosa de la Libertad, invocaban por las evoluciones de la Tierra la radiación espiritual del Sol detrás del sol.

Justo antes del hundimiento de la Atlántida, la Diosa de la Libertad transportó la llama de la libertad amparada en el templo hacia un lugar seguro en otro retiro de la Gran Hermandad Blanca, el Château de Liberté en el sur de Francia. Cuando la Atlántida se hundió en un cataclismo, el Templo del Sol se retiró a la octava etérica y las actividades de la Hermandad de la Libertad continúan en el plano etérico donde una vez estuvo el templo físico.

Su servicio después de su ascensión

El Espíritu de la Libertad inspiró a los primeros patriotas americanos a fundar una nueva nación «bajo Dios» y a forjar una constitución basada en el plan de la Hermandad para la emergente conciencia Crística que llegaría a su madurez en el suelo virgen bajo la dirección de Saint Germain, el Dios de la Libertad para la Tierra.

La Diosa de la Libertad se apareció al general Washington durante el invierno de 1777 y le desveló el destino de los Estados Unidos, dándole la fortaleza y el valor de terminar su misión como liberador de las primeras trece colonias. [Véase La visión de Washington.]

La Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad

No es de extrañar que la Estatua de la Libertad, un regalo del pueblo francés, fuera erigida en la Isla de Bedloe. La llama de la libertad atrajo el foco de la Estatua de la Libertad como símbolo exterior de esperanza por la liberación de todas las formas de tiranía hacia los «fatigados, los pobres, las masas hacinadas anhelando respirar en libertad»[1].

La Diosa de la Libertad lleva una corona de siete rayos que concentra el poder de los Elohim y su aplicación de los siete rayos en la forma, en la Materia (Mater), el aspecto madre de la Divinidad. Su corona es también un foco de los siete rayos afianzados en la frente de todo hijo e hija de Dios. La Diosa de la Libertad es esa «Señora con la lámpara» de quien Henry Wadsworth Longfellow profetizó que «quedaría en la gran historia del país como un tipo noble de mujer buena y heroica»[2].

La Diosa de la Libertad representa el patrón arquetípico de la Madre del Mundo que porta el Libro de la Ley Divina, el Libro de la Iluminación que contiene el conocimiento que mostrará a la humanidad el camino para salir de la noche del error humano. En la base de la Estatua de la Libertad hay unas cadenas rotas, símbolo de un ser libre de la esclavitud de la creación humana, avanzando para iluminar al mundo. Su antorcha es la llama de la iluminación cósmica.

Su servicio hoy

Libertad proclama:

¡El canto de la creación es el canto de la esperanza, y la esperanza que ha nacido del corazón de Dios es una tierna llama que arde en la antorcha que yo sostengo! La sostengo ahora y la sostengo para siempre y la sostengo por todos.

¿Me acompañaréis para sostener esa antorcha? ¿Me acompañaréis para permanecer firmes cuando todo el mundo os asalte? ¿Me acompañaréis en la hora del crepúsculo, sabiendo que conmigo estaréis pendientes del amanecer que se avecina?»[3].

La Diosa de la Libertad está en la línea de las siete de las doce jerarquías solares (del lado opuesto a Saint Germain) como la autoridad del atributo de la gratitud Divina por las evoluciones de este sistema solar. De la gratitud y el destino de los Estados Unidos, ella ha dicho:

Estimados, ¡YO SOY Dios en acción! Al acudir a vosotros hoy, lo hago para revelar el maravilloso pensamiento que hay en la idea de “Inmigración”: YO SOY gratitud en acción [En inglés, “Immigration”: I AM gratitude in action]. He aquí, pues, que Estados Unidos estaba destinado a ser un país donde la gratitud en acción produjera, por el poder de la campana cósmica de la libertad, esa actitud admirable de libertad que haría que los hombres respondieran a Dios en la ciudadela de su corazón…

La inmigración hacia el planeta Tierra procedente del corazón de Dios, queridos míos, es una oportunidad. Y la inmigración de vuelta al corazón de Dios es una oportunidad. Las personas, pues, deben reconocer el don de la gratitud. “¡YO SOY gratitud en acción!” Y por tanto, las salidas y entradas de la humanidad siempre han de ir acompañadas por una manifestación de gratitud hacia la Deidad[4].

Aunque ha alcanzado iniciaciones a niveles cósmicos y no necesita permanecer al lado del planeta, la Diosa de la Libertad ha hecho el voto de seguir al servicio de la Tierra hasta que el último hombre, la última mujer y el último niño hayan ascendido. Es el ideal del bodhisattva.

La Diosa de la Libertad ha dicho:

Cuando estoy en el Templo del Sol, cuando estoy en el puerto de Nueva York, amados, me digo a mí misma, el mantra de los bodhisattvas: "todo depende de vosotros". Por ello estoy y me quedo porque creo en el mantra de mi Gurú, la amada Vesta, que resplandece en el sol y repite el mantra de su Gurú: "Todo depende de vosotros". Cuando sepáis de principio a fin no fallaréis, pues el Ojo de la Compasión, el ojo de la madre, tan suave y puro, que observa a las corrientes de vida bajo sus pies, no puede escapar de la verdad. Todo depende de vosotros. Hijos de mi corazón, levantaos y atravesad la puerta de la objetividad y convertíos en la Mujer vestida del Sol.[5]

La Diosa de la Libertad ha llamado a mil fieles para que decreten con el fin de conservar el destino de los Estados Unidos. ¡Que el gran amor de los estudiantes por el destino de Dios en el hombre les inspire a dar respuesta a la llamada de Libertad!

Véase también

Templo del Sol

Estatua de la Libertad

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 1, “Libertad, Diosa de la”.

  1. Del poema “The New Colossus (El nuevo coloso)”, de Emma Lazarus, inscrito en el pedestal de la Estatua de la Libertad.
  2. Henry Wadsworth Longfellow, “Santa Filomena”, estanza 10.
  3. La Diosa de la Libertad, “The Awakening (El despertar)”, Perlas de Sabiduría, 1986, segundo libro, pág. 7.
  4. Las Diosa de la Libertad, Liberty Proclaims (Libertad proclama) (1975), págs. 13, 15–16.
  5. Diosa de la Libertad, 6 de diciembre de 1979.