Difference between revisions of "Jesus' descent into hell/es"

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
(Updating to match new version of source page)
Line 8: Line 8:
 
La tradición del descenso triunfal de Jesús a los infiernos, también conocido como “horrores del infierno”, pasó a formar parte de la teología de la Iglesia, tal como se afirma en el Credo de los Apóstoles, que es la declaración de los principios fundamentales de la creencia cristiana, cuyo origen se remonta al siglo II. La versión católica romana del credo afirma que Jesús “fue crucificado, padeció, falleció y fue sepultado. Descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos”. La 1ª carta de Pedro, capítulo 3, versículo 19 afirma que Cristo “predicó a los espíritus encarcelados”.
 
La tradición del descenso triunfal de Jesús a los infiernos, también conocido como “horrores del infierno”, pasó a formar parte de la teología de la Iglesia, tal como se afirma en el Credo de los Apóstoles, que es la declaración de los principios fundamentales de la creencia cristiana, cuyo origen se remonta al siglo II. La versión católica romana del credo afirma que Jesús “fue crucificado, padeció, falleció y fue sepultado. Descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos”. La 1ª carta de Pedro, capítulo 3, versículo 19 afirma que Cristo “predicó a los espíritus encarcelados”.
  
En su exégesis sobre este versículo en ''La Biblia del intérprete'', Archibald M. Hunter señala que  
+
<div class="mw-translate-fuzzy">
 +
En su exégesis sobre este versículo en ''La Biblia del intérprete'', Archibald M. Hunter señala que
 +
</div>
  
 
<blockquote>Los exegetas han diferido sobre la interpretación de cada palabra.... El significado más sencillo es que nuestro Señor descendió entre su pasión y su [[Special:MyLanguage/resurrection|resurrección]], para predicar a ciertos espíritus encarcelados en el Hades.... ¿Pero quiénes eran los espíritus encarcelados? Posiblemente los [[Special:MyLanguage/fallen angel|ángeles caídos]] de Génesis 6:1-4. Es muy probable que Pedro se refería a los espíritus de la generación rebelde que pereció en el [[Special:MyLanguage/Flood|Diluvio]].</blockquote>
 
<blockquote>Los exegetas han diferido sobre la interpretación de cada palabra.... El significado más sencillo es que nuestro Señor descendió entre su pasión y su [[Special:MyLanguage/resurrection|resurrección]], para predicar a ciertos espíritus encarcelados en el Hades.... ¿Pero quiénes eran los espíritus encarcelados? Posiblemente los [[Special:MyLanguage/fallen angel|ángeles caídos]] de Génesis 6:1-4. Es muy probable que Pedro se refería a los espíritus de la generación rebelde que pereció en el [[Special:MyLanguage/Flood|Diluvio]].</blockquote>
Line 30: Line 32:
 
<blockquote>Por eso Jesús descendió al plano astral para predicar a estas formas de vida inferiores. Esto no es solo el requisito de los que ascienden (porque es un requisito para los que pasan por el sexto rayo), sino que es la marca del conquistador pisciano. Y esto es lo que seréis: hijos e hijas que tienen la maestría sobre el elemento agua que llevan la cruz del Cristo, que llevan esa cruz en el [[Special:MyLanguage/Solar-plexus chakra|chakra del plexo solar]], destinado a ser el morado y el oro de los [[Special:MyLanguage/Elohim|Elohim]].</blockquote>
 
<blockquote>Por eso Jesús descendió al plano astral para predicar a estas formas de vida inferiores. Esto no es solo el requisito de los que ascienden (porque es un requisito para los que pasan por el sexto rayo), sino que es la marca del conquistador pisciano. Y esto es lo que seréis: hijos e hijas que tienen la maestría sobre el elemento agua que llevan la cruz del Cristo, que llevan esa cruz en el [[Special:MyLanguage/Solar-plexus chakra|chakra del plexo solar]], destinado a ser el morado y el oro de los [[Special:MyLanguage/Elohim|Elohim]].</blockquote>
  
 +
<div class="mw-translate-fuzzy">
 
<blockquote>Así, cada impulso de fuego, cada energía acumulada de victoria en el corazón se eleva a la garganta para ser liberada en la Palabra sagrada y luego desciende al plexo solar para hacer retroceder las mareas de oscuridad. Este es el impulso acumulado que habéis generado por vuestra devoción. Esta es la energía acumulada que debéis mantener. Este es el misterio que os muestro y que muestro a los santos ascendidos y a los que están en el [[Special:MyLanguage/etheric plane|plano etérico]] que sirven en el sexto rayo y toman sus iniciaciones.</blockquote>
 
<blockquote>Así, cada impulso de fuego, cada energía acumulada de victoria en el corazón se eleva a la garganta para ser liberada en la Palabra sagrada y luego desciende al plexo solar para hacer retroceder las mareas de oscuridad. Este es el impulso acumulado que habéis generado por vuestra devoción. Esta es la energía acumulada que debéis mantener. Este es el misterio que os muestro y que muestro a los santos ascendidos y a los que están en el [[Special:MyLanguage/etheric plane|plano etérico]] que sirven en el sexto rayo y toman sus iniciaciones.</blockquote>
 +
</div>
  
 
<blockquote>Estas almas llevan antorchas y descienden vestidos con túnicas blancas. Pasan por un túnel oscuro, que os recordará las catacumbas a las que huyeron los primeros cristianos, donde todo es tinieblas y oscuridad. Es un túnel oscuro, como si se adentrara en las mismas entrañas de la tierra. Estas almas descienden y llevan la llama que habéis invocado, la llama de la ministración y del servicio. Se les permite descender al plano astral porque vosotros mantenéis el equilibrio y el punto de apoyo en el plano físico mediante vuestros decretos e invocaciones.</blockquote>
 
<blockquote>Estas almas llevan antorchas y descienden vestidos con túnicas blancas. Pasan por un túnel oscuro, que os recordará las catacumbas a las que huyeron los primeros cristianos, donde todo es tinieblas y oscuridad. Es un túnel oscuro, como si se adentrara en las mismas entrañas de la tierra. Estas almas descienden y llevan la llama que habéis invocado, la llama de la ministración y del servicio. Se les permite descender al plano astral porque vosotros mantenéis el equilibrio y el punto de apoyo en el plano físico mediante vuestros decretos e invocaciones.</blockquote>

Revision as of 21:21, 11 October 2021

Other languages:
English • ‎español
Desgarradoras del infierno, de Petites Heures de Jean de Francia, Duc de Berry, folio 166 (siglo XIV)

La creencia cristiana es que, entre la crucifixión y la resurrección, Jesús descendió a los infiernos donde predicó y llevó la salvación a las almas que se encontraban allí. La tradición cristiana afirma que no se trataba del “infierno”, como el estado de castigo eterno por el pecado, sino de un reino donde moran todos los muertos.

Teología cristiana

La tradición del descenso triunfal de Jesús a los infiernos, también conocido como “horrores del infierno”, pasó a formar parte de la teología de la Iglesia, tal como se afirma en el Credo de los Apóstoles, que es la declaración de los principios fundamentales de la creencia cristiana, cuyo origen se remonta al siglo II. La versión católica romana del credo afirma que Jesús “fue crucificado, padeció, falleció y fue sepultado. Descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos”. La 1ª carta de Pedro, capítulo 3, versículo 19 afirma que Cristo “predicó a los espíritus encarcelados”.

En su exégesis sobre este versículo en La Biblia del intérprete, Archibald M. Hunter señala que

Los exegetas han diferido sobre la interpretación de cada palabra.... El significado más sencillo es que nuestro Señor descendió entre su pasión y su resurrección, para predicar a ciertos espíritus encarcelados en el Hades.... ¿Pero quiénes eran los espíritus encarcelados? Posiblemente los ángeles caídos de Génesis 6:1-4. Es muy probable que Pedro se refería a los espíritus de la generación rebelde que pereció en el Diluvio.

Hunter dice que los primeros cristianos también pueden haber estado preocupados por

... el destino de aquellos que habían muerto antes de que se predicara el evangelio ... Cristo descendió "en el espíritu", dice Pedro, al Hades, ... para ofrecer salvación a los pecadores que habían muerto sin escuchar el evangelio y tener la oportunidad de arrepentirse ... En el evangelio apócrifo según San Pedro (ca. A. D. 130), entre las maravillas Asistiendo a la Crucifixión leemos la pregunta: "¿Has predicado a los que se durmieron?" A lo que se escuchó la respuesta desde la Cruz: "Sí". Y en la Edad Media, la angustia del infierno era un tema común en la poesía y la teología populares.[1]

Relato de Jesús de este evento

En un dictado dado el Domingo de Resurrección, el 6 de abril de 1969, a través del Mensajero Mark L. Prophet, Jesús dijo que vino a exhortarnos con el mismo sermón que predicó a

... los espíritus rebeldes que en los días de Noé fueron desobedientes a Dios.... Prediqué y prediqué y hablé una y otra vez a cada alma que encontré allí encadenada por la esclavitud y la desesperanza. Muchos me miraban con unos ojos opacos, la opacidad de la desolación, de los siglos de fatiga, del miedo y la duda, desgastados por el tiempo. La luz misma de Dios pareció haberse apagado en ellos y yo traté de reavivarla entonces, como lo hago hoy, reavivarla en vosotros a la manera de Dios.

Un requisito para todos los que ascenderían

En un dictado del 19 de junio de 1975, Saint Germain habló sobre el llamado de los Guardianes de la Llama para que formen parte de esta misión continua para alcanzar a las almas atrapadas en el plano astral:

Cuando determináis que seréis un servidor del mundo con Jesús, Nada, Uriel y Aurora, prestad atención. Porque servís en el punto en el que la humanidad crea turbulencia, confusión y ritmos oscuros.

Por eso Jesús descendió al plano astral para predicar a estas formas de vida inferiores. Esto no es solo el requisito de los que ascienden (porque es un requisito para los que pasan por el sexto rayo), sino que es la marca del conquistador pisciano. Y esto es lo que seréis: hijos e hijas que tienen la maestría sobre el elemento agua que llevan la cruz del Cristo, que llevan esa cruz en el chakra del plexo solar, destinado a ser el morado y el oro de los Elohim.

Así, cada impulso de fuego, cada energía acumulada de victoria en el corazón se eleva a la garganta para ser liberada en la Palabra sagrada y luego desciende al plexo solar para hacer retroceder las mareas de oscuridad. Este es el impulso acumulado que habéis generado por vuestra devoción. Esta es la energía acumulada que debéis mantener. Este es el misterio que os muestro y que muestro a los santos ascendidos y a los que están en el plano etérico que sirven en el sexto rayo y toman sus iniciaciones.

Estas almas llevan antorchas y descienden vestidos con túnicas blancas. Pasan por un túnel oscuro, que os recordará las catacumbas a las que huyeron los primeros cristianos, donde todo es tinieblas y oscuridad. Es un túnel oscuro, como si se adentrara en las mismas entrañas de la tierra. Estas almas descienden y llevan la llama que habéis invocado, la llama de la ministración y del servicio. Se les permite descender al plano astral porque vosotros mantenéis el equilibrio y el punto de apoyo en el plano físico mediante vuestros decretos e invocaciones.

“¿Y por qué descienden al plano astral y por qué llevan antorchas? No solo lo hacen para iluminar su camino, sino que utilizan las antorchas para encontrar a los hijos de Dios que están perdidos en estas cavernas, en estas cuevas que son húmedas y oscuras, los hijos de Dios que se han perdido entre encarnaciones, durante cientos de años, que han estado allí, como en las peores películas de terror que puedan imaginar, mucho más allá de las que han sido creadas en la tierra.

Son almas de luz, hijos de la luz que han sido secuestrados por los caídos; y el ministerio de los seres Crísticos es descender más y más profundamente en el plano astral para rescatar a los hijos de la luz, para atraerlos de nuevo a la luz del día y al amanecer del Cristo y la victoria de la Madre. Pues estos seres Crísticos saldrán del plano astral esta noche porque vosotros os habéis ocupado lo suficiente por mantener la llama.[2]

Véase también

Crucifixión

Notas

Perlas de Sabiduría, vol. 32, núm. 23, 4 de junio de 1989.

  1. La Biblia del intérprete, 12 vols. (Nashville: Abingdon Press, 1957), 12: 132, 133.
  2. Saint Germain, “The Mark of the Piscean Conqueror” (La marca del conquistador pisciano”), primera parte, Perlas de Sabiduría, vol. 62, núm. 31, 15 de agosto de 2019.