Difference between revisions of "Pallas Athena/es"

From TSL Encyclopedia
Jump to navigation Jump to search
(Created page with "El autor David Kinsley escribe:")
(Created page with "<blockquote> Un tema constante en la mitología y el culto de Atenea es su identificación con la ciudad de Atenas. La ciudad es una extensión de ella, por así decirlo, algo...")
Line 48: Line 48:
 
El autor David Kinsley escribe:  
 
El autor David Kinsley escribe:  
  
<blockquote>A consistent theme in the mythology and cult of Athena is her identification with the city of Athens. The city is an extension of her, as it were—something that spreads and grows from the sacred center, the Acropolis, which is not only the dwelling of the goddess but the goddess herself.... Athena personifies or embodies the spirit of Athens as the expression of ideal civilized human existence.<ref>David Kinsley, ''The Goddesses’ Mirror: Visions of the Divine from East and West'' (Albany, N.Y.: State University of New York Press, 1989), p. 145.</ref></blockquote>
+
<blockquote> Un tema constante en la mitología y el culto de Atenea es su identificación con la ciudad de Atenas. La ciudad es una extensión de ella, por así decirlo, algo que se extiende y crece desde el centro sagrado, la Acrópolis, que no es solo la morada de la diosa sino la diosa misma ... Atenea personifica o encarna el espíritu de Atenas. como expresión de la existencia humana civilizada ideal. <ref> David Kinsley, "The Goddesses 'Mirror: Visions of the Divine from East and West" (Albany, NY: State University of New York Press, 1989), p. 145. </ref> </blockquote>
  
 
En el arte, Atenea se representa como una figura imponente, vestida con armadura y peto, la égida, que ninguna flecha podía perforar. La égida tiene borlas de serpientes y está adornada con la cabeza de la gorgona Medusa. Atenea lleva con frecuencia un dorado casco y en su mano derecha lleva una lanza, con la que golpea a una serpiente que tiene cerca de sus pies. Así, se ha dicho que blande la lanza del conocimiento contra la serpiente de la ignorancia. Para los antiguos griegos Atenea era conocida como la «agitadora de la lanza». Ponían su estatua en los templos y, cuando los rayos del sol bailaban sobre su lanza, parecía como si ella la estuviera agitando.
 
En el arte, Atenea se representa como una figura imponente, vestida con armadura y peto, la égida, que ninguna flecha podía perforar. La égida tiene borlas de serpientes y está adornada con la cabeza de la gorgona Medusa. Atenea lleva con frecuencia un dorado casco y en su mano derecha lleva una lanza, con la que golpea a una serpiente que tiene cerca de sus pies. Así, se ha dicho que blande la lanza del conocimiento contra la serpiente de la ignorancia. Para los antiguos griegos Atenea era conocida como la «agitadora de la lanza». Ponían su estatua en los templos y, cuando los rayos del sol bailaban sobre su lanza, parecía como si ella la estuviera agitando.

Revision as of 15:45, 12 October 2021

Other languages:
English • ‎español • ‎português • ‎русский
Estatua de Pallas Athena fuera del edificio del parlamento austríaco, Viena

Palas Atenea, la Diosa de la Verdad, es un ser de luz formidable que anima la conciencia cósmica de la Verdad.

La llama de la verdad es de un verde esmeralda intenso y brillante. Combina el flamígero poder azul de la voluntad de Dios con la brillante iluminación dorada de la inteligencia de Dios. Su presencia en el universo es la exaltación de la llama de la Verdad viva. Palas Atenea sostiene esta verdad por las evoluciones de la Tierra como miembro del Consejo Kármico, donde presta servicio como representante del quinto rayo de la verdad, la curación, la provisión y la precipitación.

La que ocupa el cargo de Diosa de la Verdad siempre ha ofrecido una gran ayuda a los mensajeros de la Gran Hermandad Blanca. Su cetro de poder es la espada flamígera de la Verdad que separa lo Real de lo irreal y protege el camino del Árbol de la Vida en el Jardín del Edén.

Encarnaciones

Palas Atenea estuvo encarnada como la suma sacerdotisa del Templo de la Verdad de la Atlántida, sirviendo bajo Vesta.

Más tarde guardó la llama de la verdad de la Madre en la antigua Grecia, cuando ese templo y esa llama del templo fueron transferidas desde la Atlántida a aquella tierra. Prestó servicio como directora de las vírgenes y los oráculos del templo de Delfos, que eran mensajeros de los dioses y las diosas que hablaban la Verdad y la sabiduría de la Ley a los antiguos. Palas Atenea y los miembros de la Hermandad quisieron mantener vivos los misterios interiores de los retiros. Los recuerdos de los dioses, las funciones de las vírgenes del templo y los oráculos de Delfos fueron los últimos vestigios de la comunicación por parte de los maestros ascendidos en la cultura griega. Tras el cierre de esas fuentes debido a la discordia y rebelión de la gente, comenzamos a seguir el curso del pensamiento moderno cuando alcanza y culmina en lo que hoy se manifiesta como humanismo.

Copia romana de una escultura griega original de Pallas Athena

En la antigua Grecia

Palas Atenea es la llama gemela del Maha Chohán, el representante del Espíritu Santo para la Tierra. Juntos forman una pareja indómita en defensa de la verdad. El Maha Chohán estuvo encarnado como el poeta griego Homero, que habló de Palas Atenea en sus poemas épicos, La Ilíada y La Odisea.

Palas Atenea es una de las deidades más importantes de la mitología griega, y en la romana se la identifica como Minerva. Su influencia lo abarca todo, desde la administración del gobierno y los empeños militares hasta las delicadas artes de hilar y tejer. Se la considera como la mismísima personificación de la sabiduría que preside sobre el lado intelectual y moral de la vida humana.

Atenea estaba en el centro de la vida espiritual de la antigua Atenas. Los griegos la adoraban como defensora de sus ciudades y la honraron con muchos títulos. Es reverenciada como la Diosa de la Guerra y la Paz, la Diosa de la Sabiduría, patrona de las artes y los oficios y protectora de ciudades. También es honrada como la inventora y protectora de la cultura y como la protectora de la vida civilizada y la agricultura. Ha sido llamada Diosa consejera y Diosa de la Asamblea debido a su papel en el mantenimiento de la ley y el orden en los juzgados y la administración de la justicia. También se la considera como la Diosa de la Mujer Trabajadora debido a su maestría en el hilar, el tejer y la costura.

Entre las muchas invenciones que se le atribuyen están el arado, el rastrillo, la flauta, el barco y la ciencia de los números. Su emblema es el olivo, emblema de paz; y su pájaro es el mochuelo, representante de la sabiduría.

Atenea es admirada popularmente como la «doncella marcial» que inspira y acompaña a los héroes en sus aventuras y batallas, sin sucumbir jamás a los avances amorosos, defendiendo con fiereza su virginidad. Ella era una de las tres diosas vírgenes que no pudieron ser movidas por las influencias de Afrodita, la Diosa del Amor. Uno de los primeros relatos sobre Atenea aparece en La Ilíada, donde es una diosa de la guerra, inspirando y luchando al lado de los héroes griegos. Poseer su amparo está considerado como sinónimo de habilidad militar.

El emperador romano Juliano dijo de ella: “A los hombres, Atenea les da cosas buenas, a saber, sabiduría, comprensión y artes creativas. Y ella habita en sus ciudadelas como fundadora del gobierno civil a través de la comunicación de su propia sabiduría ”. [1]

Según las tradiciones de la mitología griega, Palas Atenea era la hija favorita de Zeus, el poderoso padre de los Dioses y rey del monte Olimpo. Su madre era la diosa Metis, cuyo nombre significa «pensamiento » o «inteligencia». Se creía que Metis era tan sabia que sabía más que todos los dioses y hombres juntos.

Zeus fue advertido de que si tenía hijos con Metis, estos serían más poderosos que él y acabarían destronándolo. Así, cuando Metis quedó embarazada de Atenea, Zeus se tragó a Metis para evitar el nacimiento de la hija. Poco después, Zeus se vio afligido por un violento dolor de cabeza. Acudió al dios herrero Hefesto, quien le partió en dos el cráneo con un hacha de bronce con el fin de poner fin al dolor. ¡De ahí salió Atenea, la de ojos de lechuza, con toda la armadura, gritando triunfantemente y blandiendo una afilada lanza!

El nacimiento de Atenea de la cabeza de Zeus puede verse como un símbolo del temperamento racional de la diosa. Su propia naturaleza refleja el triunfo de la razón sobre la pasión, permaneciendo inmutable ante las emociones de la pasión o el amor romántico. Su padre es el más poderoso y su madre la más sabia de los dioses y las diosas. Atenea es, por tanto, un producto de la unión del poder y la sabiduría.

The New Century Classical Handbook da el siguiente perfil de Pallas Athena:

Ella personifica la claridad del aire superior, así como la claridad y agudeza mental, encarnando el espíritu de la verdad y la sabiduría divina. Participa con habilidad y sabiduría en las guerras para defender el estado, pero no lucha, como el Dios de la Guerra, con una ferocidad incontrolada por puro amor a la lucha. Sus actividades en la guerra restablecen el orden y, por lo tanto, es una diosa de la paz. Ella defiende la ley y el orden, fomenta las artes mediante las cuales se fortalece el estado y ha inventado tantas ayudas para la humanidad que se la llama la Contribuyente. Es la protectora de la juventud, la patrona de la agricultura, de la construcción de todo tipo, de la curación y de la música. Está especialmente dedicada a los intereses de la humanidad, ya que, según algunos, cuando Prometeo modeló hombres de arcilla y agua, fue Atenea quien les infundió vida. [2]

Atenea fue adorada en toda Grecia, pero especialmente como la deidad protectora de Atenas y Ática. Según cuenta la leyenda, tanto Poseidón como Atenea deseaban gobernar Atenas. Los dioses decidieron que el que produjera un regalo más útil para los mortales ganaría la ciudad. Según algunas versiones, Poseidón golpeó el suelo con su tridente y sacó un caballo. Según otros relatos, produjo una fuente de agua salada. Pero fue el regalo de Atenea lo que ganó el favor de los dioses: plantó un olivo. Los dioses decidieron que su regalo era más útil para los mortales y le otorgaron la ciudad. El olivo se convirtió más tarde en la base de la economía de la ciudad.

La Acrópolis y el Partenón

Los atenienses conocían a Atenea como «Partenos», que significa Virgen o Doncella, y construyeron el Partenón en su honor, sobre la Acrópolis de Atenas. El hermoso Partenón fue uno de los templos griegos más grandes y una obra maestra de arquitectura griega. Era el centro espiritual de Atenas. Construido sobre una alta colina, era visible desde varias millas de distancia y se erigía como símbolo de la cultura, riqueza y poder atenienses. Dentro, hacia el ala oeste, se erigía altísima una estatua de la diosa en oro y marfil de cuarenta pies de altura, esculpida por Fidias.

El autor David Kinsley escribe:

Un tema constante en la mitología y el culto de Atenea es su identificación con la ciudad de Atenas. La ciudad es una extensión de ella, por así decirlo, algo que se extiende y crece desde el centro sagrado, la Acrópolis, que no es solo la morada de la diosa sino la diosa misma ... Atenea personifica o encarna el espíritu de Atenas. como expresión de la existencia humana civilizada ideal. [3]

En el arte, Atenea se representa como una figura imponente, vestida con armadura y peto, la égida, que ninguna flecha podía perforar. La égida tiene borlas de serpientes y está adornada con la cabeza de la gorgona Medusa. Atenea lleva con frecuencia un dorado casco y en su mano derecha lleva una lanza, con la que golpea a una serpiente que tiene cerca de sus pies. Así, se ha dicho que blande la lanza del conocimiento contra la serpiente de la ignorancia. Para los antiguos griegos Atenea era conocida como la «agitadora de la lanza». Ponían su estatua en los templos y, cuando los rayos del sol bailaban sobre su lanza, parecía como si ella la estuviera agitando.

Palas Atenea fue la musa e inspiración de Sir Francis Bacon, autor de las obras de Shakespeare y una encarnación de Saint Germain. En su honor, él fundó una sociedad literaria secreta llamada los Caballeros del Casco. Se cree que utilizó el nombre Shakespeare en parte como tributo a la diosa Palas Atenea, la «agitadora de la lanza»[4].

La Revolución Venidera en Conciencia Superior

El 30 de junio de 1976, en Washington D.C., Palas Atenea pidió la elevación de la conciencia del pueblo de la Tierra mediante la llama de la verdad, la Revolución Venidera en Conciencia Superior. Ella dijo:

Quisiera que hoy comprendierais que cuando digo que YO SOY la Verdad encarnada, me veo obligada a depender de vuestro cuerpo, vuestra carne y vuestra sangre, vuestra mente y vuestra alma, para ser la encarnación de la Palabra de Verdad que YO SOY…

YO SOY Palas Atenea. YO SOY griega. YO SOY romana. YO SOY nacida libre. YO SOY miembro de todas las naciones. YO SOY americana. Desde hoy y hasta siempre, os reclamo para la causa de la Verdad porque os habéis apropiado de esa causa. En la llama viva de la Verdad, estoy agradecida por vuestro amor a la Verdad, a la libertad, por vuestro valor y sacrificio. Estoy agradecida, y me inclino ante la llama de la Verdad en vosotros. ¡Y utilizaré esa llama para alumbrar a un país y para alumbrar al mundo entero![5]

Como resultado de este dictado, Palas Atenea, Saint Germain y El Morya enviaron a la mensajera y sus chelas por el mundo a llevar la verdad del mensaje de los maestros ascendidos.

Retiro

Artículo principal: Templo de la Verdad

Palas Atenea atiende las necesidades de la humanidad desde el Templo de la Verdad, sobre la isla de Creta. Sirviendo directamente bajo Vesta, la Diosa del Sol, concentra la verdad del amor de Dios para la Tierra. Palas Atenea también trabaja con Hilarión, el chohán del quinto rayo, y con otros maestros de la curación y del rayo verde.

Las almas acuden al Templo de la Verdad en sus cuerpos sutiles por la noche (durante el sueño) para ser instruidas sobre las cuestiones sutiles de la ley cósmica, la ciencia de la curación, las matemáticas, la música, la geometría divina y las leyes de la alquimia y la precipitación. Muchas de las personas que llegan a la sociedad actual con formas ingeniosas para abrir las puertas de la comprensión superior en estos campos han estudiado con los maestros en este retiro.

Cuando esté involucrado en un servicio para los maestros ascendidos, llame a Palas Atenea y sus legiones de la Verdad para que vayan delante, para que sean los portadores de la poderosa espada de la Verdad y aten a la fuerza antiverdad o anti-Cristo.

Notas

Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet, Los Maestros y sus Retiros, Volumen 2, “Palas Atenea”.

Elizabeth Clare Prophet, 30 de junio de 1993.

  1. G. A. Gaskell, "Diccionario de todas las escrituras y mitos" (Nueva York: Random House, 1981).
  2. Catherine Avery, ed., The New Century Classical Handbook (Nueva York: Appleton-Century-Crofts, 1962), pág. 186.
  3. David Kinsley, "The Goddesses 'Mirror: Visions of the Divine from East and West" (Albany, NY: State University of New York Press, 1989), p. 145.
  4. En inglés shake es “agitar” y spear es “lanza” (Shakespeare).
  5. Pallas Athena, “America: Ye Shall Know the Truth and the Truth Shall Make You Free,” Perlas de Sabiduría, vol. 44, núm. 17, 29 de Abril de 2001.